Evita. El amor al pueblo como proyecto político

Por Carlos Castagneto. El diputado nacional recuerda el natalicio de la Abanderada de los Humildes, con una referencia crítica a la actualidad política.

Su nombre es sinónimo de Amor. Su vida y su obra no puede ser recordada sin asociarla al sentimiento más sublime del ser humano.

Con Evita, la manifestación del amor desborda lo individual y para convertirse en un componente central del proyecto político conducido por el General Perón, de una gestión de Estado y de una concepción profundamente humanista de la vida, como la que hoy predica el Papa Francisco.

Una forma de interpretar lo político que pone a la persona en el centro de la escena y que entiende al trabajo incansable sin límites ni horarios, codo a codo al lado del pueblo, como la mejor manera de honrar el servicio público y la política.

Hoy recordamos su natalicio en un momento en el que todos estos elementos están siendo cuestionados. La persona ha dejado de ser el centro de las políticas públicas para, tristemente, volver al libre mercado, a la falaz idea del “derrame”, a un darwinismo social donde se naturaliza la exclusión. Los trabajadores pierden sus empleos mientras son estigmatizados como “vagos” y el “amor y la igualdad” como categorías políticas fueron suplantadas por una supuesta “felicidad” a la que, cada vez más claramente, las mayorías no están invitadas; olvidando que como dijera Evita “donde existe una necesidad nace un derecho”.

Por eso el recuerdo de Evita hoy nos impulsa a profundizar nuestras convicciones y nuestra militancia para volver a una Patria donde quepamos tod@s, porque “la patria no es patrimonio de ninguna fuerza. La patria es el pueblo y nada puede sobreponerse al pueblo sin que corran peligro la libertad y la justicia”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password