El reclamo por el Fondo del Conurbano debe unir a los bonaerenses

Por Sergio Buil. El diputado nacional fundamenta los motivos por los que se debe eliminar el tope al Fondo del Conurbano y respalda a la gobernadora Vidal "en un reclamo justo que ningún otro mandatario se dignó a realizar".

La provincia de Buenos Aires es el distrito más poblado de la República Argentina, con el 38,9 % de la población. Es, además, la que más aporta a la recaudación nacional, con el 37,4%. Sin embargo, sólo recibe el 18,1% de Nación y si se hace la comparación de la coparticipación efectiva, per cápita cada bonaerense sólo recibe $ 5.784, siendo el número más bajo respecto al resto de las provincias.

Esta discriminación explica, en parte, el grave déficit de vivienda, rutas, agua y cloacas, hospitales y obras hidráulicas. Provocando que gran parte del Presupuesto se destine al pago de sueldos y no a la realización de las transformaciones que se necesitan.

Pero para poder entender el escenario actual hay que remontarse a la historia. En el año 1988, por la sanción de la Ley 23.548, la provincia de Buenos Aires resignó más de 6 puntos de coparticipación, quedando con el 19,92% de los recursos. Esta renuncia se explica desde una perspectiva solidaria y en beneficio del progreso de las provincias menos desarrolladas.

Sin embargo, esa resignación derivó en una demanda de mayores recursos para la provincia, por lo que cuatro años después se creó por Ley 24.073 modificatoria del Impuesto a las Ganancias, el “Fondo de Reparación Histórica del Conurbano Bonaerense”, que pasó a integrarse con un 10% de lo recaudado por dicho gravamen.

Gracias al Fondo del Conurbano, la provincia de Buenos Aires recibió $ 427 millones en 1993, $ 582 en el 1994 y $ 623 en el 1995. Pero un año más tarde, por Ley 24.621, se estableció un tope de $ 650 millones para la provincia, y se fijó que el excedente debía distribuirse entre las 22 provincias restantes según los coeficientes de distribución secundaria de la Ley de Coparticipación.

Según estimaciones, en las últimas dos décadas la provincia de Buenos Aires perdió $132.000 millones por no discutir el tope fijado en 1996. Por caso, en 2015, en lugar de 10 % del impuesto a las ganancias destinado a la reparación de esa zona, sólo se le envió el 0,2 %, y en este 2016 será del 0,13 %. La desigualdad es tal, que de las 23 provincias Buenos Aires se ubica en el último lugar en el reparto. Y sólo por dar un ejemplo, Santa Fe y Córdoba reciben 10 veces más.

Buenos Aires hoy alberga más del 30% del total de los hogares y la población con Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) del país, por lo que resulta más que necesario recuperar su participación en la distribución de la renta tributaria federal.

Y una de las alternativas que surge es la eliminación del tope al fondo del conurbano, reclamo que debe ser defendido por todos los bonaerenses. De concretarse, a la provincia de Buenos Aires le ingresarían $ 47.527 millones y no 650 como sucede actualmente. Pero para que eso suceda primero se debe dar el debate en el Congreso de la Nación.

Es por eso que respaldamos a la gobernadora María Eugenia Vidal en un reclamo justo que ningún otro mandatario se dignó a realizar. Y confiamos además en la convicción y el compromiso del presidente Mauricio Macri de fortalecer la autonomía de las provincias para terminar con las épocas donde el Gobierno Nacional repartía discrecionalmente los recursos según las pertenencias políticas.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password