Frondizi y Macri: Volver al desarrollo

Por Aníbal Hardy. El autor recuerda que el discurso de asunción del presidente contuvo una sola cita concreta y atribuida a un autor en particular: el expresidente desarrollista.

El modelo que ha elegido el presidente Mauricio Macri, es el del desarrollismo, pero no sólo en lo aspiracional, sino que el gobierno de Arturo Frondizi le sirve de inspiración, por lo que significó el desarrollismo que impulsó junto a Rogelio Frigerio. En rigor, debemos recordar que el mandato de Frondizi y su forma en la que se las ingenió para llegar al poder y destrabar los problemas que tenía nuestro país, que curiosamente son los mismos que hoy enfrenta Macri: casi nada de reservas en el Banco Central y una economía con fuertes controles en materias de precios y en el mercado cambiario.

Además de abordar distintas problemáticas que implicaban cuestiones relativas al mundo empresario (expropiaciones) el 30 de diciembre del 58, Frondizi había anunció su “Plan de Estabilidad y Desarrollo” que consistía en la eliminación del intervencionismo estatista en el mercado. En esta línea, una de las primeras medidas fue suprimir el control de cambio y los permisos de importación. También suprimió los controles de precios a los productos del agro y decidió retirar los subsidios al consumo. Como podrá suponerse, esto generó suba en los precios, pero a lo largo de dos años pudo domar relativamente la inflación: pasó de más del 100% en el primer año, a 27,1% en el segundo y casi 14% un año después. ¿Cómo hizo? Como se dijo, el costo de vida y la inflación habían aumentado al principio y fue entonces que se adoptaron medidas tendientes a restringir los gastos de Administración del Estado y se trató de poner freno al incremento salarial.

Además de su nueva política petrolera (firmar convenios con empresas extranjeras para YPF), el Poder Ejecutivo promovió una Ley para nacionalizar yacimientos de hidrocarburos. Se sabe: el Desarrollismo, política propuesta desde el gobierno, buscaba principalmente poner en marcha obras de infraestructura que iban a dar frutos a través de la industrialización, autoabastecimiento de petróleo y energía. En tres años de gestión la producción de petróleo y gas natural aumentó 150%. El país de importador pasó a ser exportador de petróleo. La red vial creció en 10.000 kilómetros y la producción industrial aumentó un 10%. La industria automotriz produjo, en 1961, 100.000 automóviles y camiones. En 1958 se fabricaron 10.000 tractores y tres años después 25.000.

Recordemos que en el discurso de asunción de Mauricio Macri contuvo una sola cita concreta y atribuida a un autor en particular: el expresidente Arturo Frondizi, cuando asumió la Presidencia ante la Asamblea Legislativa, el 1° de mayo de 1958.: “Por su magnitud, la empresa que nos aguarda no puede ser de un hombre ni de un grupo de hombres. Es tarea de todo el pueblo argentino, e implica, también, una responsabilidad compartida por todos”.

Hay otras frases, más sombrías, en aquel discurso de Frondizi que, sintomáticamente, también podría aplicarse hoy letra por letra. Por ejemplo, esta, que parece describir con exactitud el actual déficit fiscal: “La situación económica del país es dramática. El Tesoro Nacional está exhausto y los recursos normales que deben concurrir a sufragar las expensas de la Administración Pública no alcanzan en forma alguna a cubrir los enormes gastos comprometidos”.

O esta, sobre las reservas internacionales: “Por el otro lado, las magras reservas de oro y divisas que aún quedan en el Banco Central, están afectadas a obligaciones financieras de forzoso cumplimiento”. Y una más, vinculada a la inflación: “A esos dos desequilibrios básicos hay que agregar, con sus complejas derivaciones económicas y sociales, la vigencia de un proceso inflacionario, para cuyo aceleramiento se han dado ya todas las condiciones requeridas”.

Para los militantes del MID el desarrollismo simboliza la preocupación por los problemas estructurales del país, la visión de largo plazo, que es lo contrario de las prácticas populistas de los doce últimos años de gobierno kirchnerista. La visión estratégica que tenían Frondizi y Frigerio es lo que necesita nuestro país para resolver sus problemas y superar la desigualdad y la falta de oportunidades, y nuestro Presidente Mauricio Macri representa el cambio respecto del populismo y un compromiso genuino con el desarrollo nacional.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password