¿Jugaremos el segundo tiempo?

Por Ivana Bianchi. Ante el descalabro del fútbol argentino, la diputada pide dirigentes a la altura de las circunstancias y priorizar el deporte por encima de todo.

La situación actual que atraviesa el deporte argentino no es la mejor y como nunca antes ha estado en la agenda diaria de los medios como así también en la charla cotidiana de muchas personas.

No puedo dejar de mencionar que El argentino en sí mismo es fanático, casi por naturaleza, del fútbol. La pasión de alentar a su equipo como así también de idolatrar a jugadores, colocan a esta disciplina por sobre muchas otras, si de pasión y fanatismo hablamos.

Lamentablemente , el fútbol, nuestro fútbol, atraviesa una situación muy delicada que excede hasta lo deportivo. La actual situación dirigencial y financiera de la Asociación de Fútbol Argentino [AFA], la renuncia del actual Presidente, la baja del Director Técnico del Seleccionado mayor (el Tata Martino), como así también la intervención judicial dictada junto con un comité propuesto por la FIFA, dejan a las claras una serie de inconvenientes que durante estos últimos años se fue incrementando hasta el punto de que hoy nuestro país ha quedado al borde de quedar desafiliado de la FIFA con una postura deportiva netamente vulnerable frente al resto del mundo.

En lo futbolístico, me atrevo a decir que la República Argentina siempre ha sido y es un gran semillero de grandes jugadores que integran reconocidos equipos de Europa; como así en éste último tiempo diferente selecciones han optado por los Directores Técnicos de nuestro país.

Entonces: Qué nos ha pasado?, es algo que constantemente me pregunto.

La realidad es que Tenemos grandes deportistas distribuidos en diferentes equipos del mundo, directores técnicos que son elegidos para hacerse cargo de otras selecciones, como así también de equipos del extranjero. Por ello, es evidente que están dadas las condiciones para poder lograr grandes metas y desafíos pero hoy en día veo un partido en el cual me pregunto si llegaremos al segundo tiempo.

Si. Un segundo tiempo en el cual ya no solo involucra al fútbol sino también a todo un país.

Me resulta irrisorio e inadmisible que a un mes de los Juegos Olímpicos en el vecino país de Brasil; la delegación argentina se encuentre con una enorme incertidumbre sobre la participación del seleccionado masculino de fútbol; si bien muy criticado pero que está integrado de grandes figuras que más allá de lo económico, nacieron de nuestros potreros, de nuestras escuelas y que muchos tuvieron su infancia en nuestras plazas y en cada rinconcito inhóspito de nuestro bello país.

Hoy me cuesta creer que la pasión por el deporte este condicionada por contratos y negocios financieros; y que asimismo los Clubes no están dispuestos a ceder a nuestros jugadores para integrar la Lista Olímpica porque están sujetos a contratos con otros equipos. Esto demuestra a las claras que la seriedad y el respeto por los valores de los Juegos Olímpicos ha quedado en la historia.

Esa historia por la cual durante muchos días los deportistas se preparaban para poder representar a su país de la mejor manera. Pero hoy, lamentablemente la realidad es otra.

Finalmente, quiero expresar que El segundo tiempo está lleno de interrogantes y que estos interrogantes ya superan a once jugadores y a un DT.

¿Como argentina tengo la duda de saber que pasará en los próximos Juegos Olímpicos?, ¿qué pasará con los clubes argentinos involucrados?, ¿qué pasará con los dirigentes de la AFA involucrados en el Programa Futbol para Todos? ¿Y finalmente, donde terminará éste partido que en forma directa afecta a todas las disciplinas deportivas como así también a cada argentino?

Lamentablemente, muchas preguntas, muchas dudas y pocas respuestas. El panorama es incierto. Por ello, como argentinos merecemos tener dirigentes a la altura de las circunstancias y priorizar el deporte por encima de todo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password