El Senado debate los incentivos a pymes y al sector autopartista

La Cámara alta sesiona desde las 15 para convertir en ley los proyectos para fomentar a pequeñas y medianas empresas y a las fábricas de autopartes nacionales.

El Senado de la Nación sesiona desde las 15 para aprobar dos proyectos de ley con media sanción de la Cámara de Diputados que benefician a la industria nacional con incentivos fiscales: uno destinado a las pequeñas y medianas empresas afectadas por la coyuntura económica y otro para promover al sector de autopartes de origen argentino.

Ambas iniciativas obtuvieron dictamen de comisión este martes y ahora se espera que sean aprobadas por amplio número, al igual que otro proyecto complementario del senador Omar Perotti (FpV-PJ) destinado a la fabricación de maquinaria agrícola, que obtendría media sanción.

Se trata de la última sesión del Congreso antes del inicio del receso de invierno, que comenzará este lunes y durará dos semanas.

La sesión inició con la aprobación de cuatro proyectos de comunicación y declaración para suspender los aumentos tarifarios, con 42 votos a favor de la oposición y 13 en contra, de parte de Cambiemos.

Los proyectos fueron presentados por Miguel Pichetto (FpV-PJ), Fernando “Pino” Solanas (Proyecto Sur), Magdalena Odarda (Coalición Cívica) y Miriam Boyadjián (MPF).

El debate

El senador sanjuanino Roberto Basualdo defendió el proyecto que incluye beneficios impositivos para las pymes –que generan entre el 70% y el 80% del empleo nacional-, al asegurar que “estamos incentivando a crear fuentes de trabajo”.

“Es un proyecto para producir y para combatir la inflación”, sostuvo el presidente de la Comisión de Economías Regionales, y sintetizó: “La mejor ley antidespidos es ésta que estamos aprobando”.

La iniciativa promueve la eliminación de la Ganancia Mínima Presunta a partir de 2017; la deducción de un 10% de las inversiones del monto del Impuesto a las Ganancias; poder tomar como pago a cuenta de Ganancias el 100% del impuesto al Cheque; 90 días para pagar el IVA; y estabilidad tributaria para las pymes hasta 2018.

El proyecto original del Poder Ejecutivo había recibido numerosas modificaciones en la Cámara de Diputados, entre ellas la institucionalización de los REPRO (Programas de Recuperación Productiva).

Por su parte, el titular de la Comisión de Industria y Comercio, Alfredo Luenzo (Chubut Somos Todos) destacó los beneficios del proyecto para fomentar el sector autopartista, al indicar que “favorece el trabajo nacional”.

Según explicó Luenzo, “actualmente existe una obligación de integrar (los vehículos) con partes nacionales en un 20%”, que con la ley será llevado al 30%, y por cada punto de incremento se generarán “cinco mil puestos de trabajo” que llegarán a 20 mil en la primera etapa.

Si bien expresó su respaldo al proyecto aprobado en Diputados, el chubutense reconoció que le hubiese gustado incluir a la industria petrolera en los reintegros que establece la norma.

El texto establece un incentivo a la compra de autopartes nacionales para las terminales automotrices y autopartistas, a través de un reintegro mediante un bono electrónico de crédito fiscal –que será transferible- para el pago de impuestos nacionales.

La autopartistas podrán acceder a este reintegro –que va del 4% al 15% del valor de compra de la autoparte incorporada- cuando alcancen un nivel mínimo de integración local y los vehículos a los que están destinadas las autopartes sean de producción exclusiva en el Mercosur.

Omar Perotti, senador del FpV-PJ por Santa Fe, informó sobre su proyecto para otorgar beneficios fiscales a fabricantes de maquinaria agrícola y de agropartes asentados en el territorio nacional.

Si bien este tipo de maquinarias fue incluido en el proyecto de autopartes durante el debate en Diputados, el Senado acordó avanzar con la iniciativa de Perotti de manera complementaria.

“Nos parece clave que la maquinaria agrícola esté incorporada en un régimen: estamos dándole estabilidad”, justificó el santafesino, y añadió: “Estamos dando estabilidad a sectores estratégicos y quitando los cortoplacismos de los DNU sobre maquinaria agrícola”.

A diferencia de las autopartes para vehículos, en el caso de las agropartes la integración a la que deben llegar las fábricas será del 60% para poder acceder al bono electrónico de crédito fiscal.

La senadora María de los Ángeles Sacnun, que suscribió el proyecto con Perotti, se refirió al “contexto adverso” que atraviesa el sector por el “temor a los despidos”, y llamó a sostener las fuentes de trabajo.

Las propuestas sobre auto y agropartes también fueron bien ponderadas por el radical cordobés Ernesto Martínez. “El autopartismo y la industria de maquinaria agrícola son la esencia del desarrollo de la provincia de Córdoba”, explicó.

Desde el Frente para la Victoria, Graciela De la Rosa y Liliana Fellner manifestaron sus dudas con respecto a si los beneficios para las pymes podrán subsanar los aumentos de tarifas. La jujeña apuntó además que “hay una apertura indiscriminada de las importaciones que va contra el trabajo argentino”.

En igual sentido, la camporista Anabel Fernández Sagasti analizó que “las medidas adoptadas por el Gobierno han producido un cóctel explosivo para las pymes”.

La peronista puntana Liliana Negre, mano derecha de Adolfo Rodríguez Saá en el Senado, fue una de las que enarboló el reclamo por la coparticipación, y pidió que sea el Estado nacional el que financie la ley de pymes. “No podemos acallar la voz de las provincias que representamos”, dijo.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Juan Manuel Abal Medina (FpV-PJ) lamentó por su parte que “todos los proyectos tienen un impacto presupuestario importante y ninguno fue girado a la Comisión de Presupuesto”, y habló del riesgo de “votar leyes sin saber el impacto fiscal que tienen”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password