Legisladores del oficialismo y la oposición expusieron en la audiencia pública

El exministro de Economía Axel Kicillof y la izquierda fueron de los más críticos, en tanto que el presidente provisional del Senado abogó por aquel 40% de argentinos que no tienen acceso a las redes de gas.

En la segunda jornada de la audiencia pública por el aumento del gas, fue el turno de los legisladores nacionales. Del oficialismo y la oposición.

Por estos últimos, lo más esperado era escuchar al exministro de Economía Axel Kicillof, quien formuló duras críticas al aumento y expresó su deseo porque la audiencia “no sea una puesta en escena” de parte del Gobierno. A su juicio, “el Gobierno aun no entiende de donde viene esta enorme y masiva oposición al tarifazo del gas. La verdad es que hubo ruidazos, recursos judiciales, manifestaciones en todo el país y hay números también que hablan la situación social que explican el enorme descontento que genera el tarifazo”.

“Este tarifazo no se aplica en cielo despejado, es un tarifazo que viene después del aumento del 370% en la electricidad, del 200% del agua, del 100% del transporte, y viene además, después una devaluación que se aplicó en los primeros días del gobierno, que ya supera el 50%. Entiendan, una devaluación de más del 50% que el Gobierno sostenía que no se iba a ir a precios, pero ya tenemos los valores de inflación para este año –reconocidos por el gobierno- arriba del 40%”, se quejó.

Señaló en ese sentido que “no hay salario y no hay ingreso en la Argentina, salvo el de las grandes empresas, que se haya movido en esta proporción. Los salarios crecieron 20, 25, 30 %, están aplicando un tarifazo cuando el bolsillo de los argentinos ya sufrió de más del 10% del salario. No se puede hacer un tarifazo de gas después de todo lo que ya hicieron”.

El exministro de Cristina Kirchner sostuvo que “hoy tendríamos que estar haciendo una audiencia por la reapertura de las paritarias, por el aumento del salario”. En su discurso cargó ya no contra el ministro de Energía, Juan José Aranguren, sino directamente contra el presidente Mauricio Macri y “las corporaciones”.

Kicillof estimó que “este es un tarifazo a la medida de las empresas y para las empresas aplicado en un momento inoportuno. Podríamos haber hablado si convenía, si no convenía, cómo tenía que ser la trayectoria. Y después, voy a eso, a algunas cuestiones confusas o tramposas de la propuesta del gobierno”.

Para el exministro “hoy estamos discutiendo no una mejor propuesta, una peor propuesta, donde se propone que se multiplique por 5, casi por 6, la tarifa de gas, no ahora, en cuotas. Entonces nosotros lo que tendríamos que aceptar es la multiplicación por 6, es peor de lo que teníamos antes y además en dólares. Están dolarizando la tarifa para los hogares. El señor ministro Aranguren tampoco es culpable de las devaluaciones que ya le están pidiendo al Ministerio de Economía los grandes empresarios, los grandes exportadores de granos. ¿Pero qué pasa si hay una devaluación? Este aumento se potencia. Es decir que este es un proyecto de las corporaciones que consiste en dolarizar las tarifas y que los usuarios la paguen en dólares. Además a un precio internacional, que tiene que ver con la situación actual del mercado. Es decir, es el proyecto de los ’90. Por eso a mí no me cabe duda que el Gobierno no quiere volver al autoabastecimiento. Ha dado vuelta todo el sistema energético”.

Por el lado del oficialismo, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, y el diputado Eduardo Amadeo, defendieron el aumento. El senador puso énfasis en destacar que “el 40 por ciento de los argentinos no tiene acceso a las redes de gas. Las garrafas cuestan 400 por ciento más que el gas de los más ricos”, y se preguntó si “eso es justo”.

El senador advirtió además que “los subsidios a la energía del año pasado equivalen a 18 millones de asignaciones universales por hijo, o 480 mil viviendas sociales”.

A su turno, la diputada de izquierda Myriam Bregman cuestionó que el debate “no está hecho para acatar la voluntad popular”, sino que representa “una puesta de escena para no discutir las cuestiones esenciales como que se trata de un servicio público que no tiene por qué dar ganancias”.

Por su parte, el diputado Néstor Pitrola denunció que “el aumento del gas es un tarifazo a libro cerrado en favor de las privatizadas que nos llevaron al fracaso energético de los últimos 20 años”. “Aranguren, que está aquí presente -dijo Pitrola señalándolo- nos oye pero no nos escucha, es un hombre de las petroleras. No explicó nunca el destino de los 30 mil millones de dólares que fueron cobrados en subsidios por estas empresas que giraron ganancias al exterior legal e ilegalmente, porque significaría revelar secretos industriales, comerciales y financieros. Al revés, el gobierno de Macri debutó haciendo kirchnerismo al prolongar el pacto secreto entre YPF y Chevrón”.

Y finalizó: “Planteamos la anulación del tarifazo, la apertura de las cuentas de las empresas y reafirmamos el planteo de nacionalizar los hidrocarburos, reabrir paritarias, un aumento de emergencia a los jubilados, abrir una gran deliberación y movilización popular e impulsar un paro nacional activo y un plan de lucha del movimiento obrero, contra el tarifazo y el conjunto del ajuste en curso”.

Fernando “Pino” Solanas, senador nacional de Proyecto Sur, participó en la segunda jornada de audiencias públicas, criticando duramente el aumento impuesto por el macrismo. “El proyecto oficial de tarifas es una traición a los intereses del pueblo de la Nación. Este es el fracaso del modelo privatizador. Perdimos el autoabastecimiento y ahora se pretende castigar en un momento de emergencia laboral con aumentos del 200 al 400 por ciento a los trabajadores. Se está triturando la economía de los trabajadores. Hay que democratizar la energía”, cuestionó el senador.

“Es injustificable que la Argentina pague el gas y el combustible más caro del mundo. Tenemos que hablar de sincerar los costos. El gas no es de las empresas. Es del pueblo. El gas es un Derecho Humano y un bien social garantizado por la carta de Derechos Humanos de la ONU”; finalizó Solanas.

La mendocina Soledad Sosa, diputada nacional bloque Frente de Izquierda-PO, sostuvo que “la eliminación de la tarifa diferenciada para toda la Patagonia que acá escuchamos va a perjudicar muy fuerte a las familias trabajadoras de toda la zona, que ya pagan una canasta familiar mucho más alta”.

En tanto que el diputado nacional salteño Pablo López, del bloque Frente de Izquierda-PO consideró que “teniendo el gas de la provincia, la mayoría de la población salteña no cuenta con gas natural y pagamos las boletas más caras del país. Este tarifazo va a agravar aún más la situación de la provincia de Salta”.

También participó el legislador porteño Marcelo Ramal, del FIT-PO, quien en su intervención dijo que “lo paradójico de esta audiencia es que ayer, en sus primeras horas, se presentaron como víctimas los que fueron salvados sistemáticamente por el Estado los últimos veinte años. Pero la realidad es que los que provocaron la penuria de gas van a ser premiados con un valor abusivo”. Ramal agregó “la audiencia va a terminar en una crisis política, porque reafirma el tarifazo que llevó a una conmoción popular. El país no puede funcionar con las tarifas que acá se han anunciado”.

Ramal concluyó: “Esto no es una vuelta al mercado, como presentan algunos. Es una suerte de estatización para salvar los beneficios. La izquierda plantea la nacionalización, pero para que nuestra riqueza y recursos sean colocados en función del desarrollo nacional”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password