Frigerio abrió el debate por la boleta electrónica en el Senado

El ministro de Interior defendió en un plenario de comisiones el proyecto de reforma electoral aprobado por la Cámara de Diputados, mientras senadores peronistas presionan con una iniciativa propia. También expusieron apoderados de los partidos políticos.

El oficialismo inició este martes en el Senado el difícil camino de cara a la aprobación de la reforma electoral, mientras el peronismo presiona para impedir que la boleta electrónica contenga un dispositivo que pueda alterar el voto.

El debate sobre el proyecto del Poder Ejecutivo se desarrolló en un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Asuntos Penales, y Presupuesto, presidido por el senador kirchnerista Marcelo Fuentes, en el Salón de las Provincias.

Allí expusieron nueve apoderados de partidos políticos, que dieron paso a la presentación del ministro de Interior, Rogelio Frigerio, acompañado por el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez.

Frigerio detalló el proyecto que aprobó la Cámara de Diputados la madrugada del 20 de octubre, y cuyo eje es la implementación de la boleta electrónica en reemplazo de la boleta en papel, a partir de 2017 en todo el país.

El ministro explicó que la iniciativa busca “la incorporación de tecnología en el proceso electoral”, a través de un dispositivo digital que no estará especificado en la ley, según reiteró en varias oportunidades.

En ese sentido, reconoció que “no hay un sistema infalible, pero la combinación de la incorporación de tecnologías con el conteo manual agrega certezas y confiabilidad al proceso electoral”.

Señaló además que durante el desarrollo de los comicios “habrá fiscales de mesa, fiscales informáticos y fiscales generales”, y “un mayor control de la Justicia electoral de todo el proceso electoral”, además de auditorías antes, durante y después del acto.

Asimismo, “se agregan al Código Electoral los delitos informáticos” y “se crea una comisión bicameral para supervisar la implementación del régimen”, puntualizó el funcionario.

En cuanto a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), Frigerio recordó que “se va a poder elegir candidatos de diferentes opciones en diferentes categorías”, tal como habilita la ley actual.

En esa instancia, indicó, no se elegirá fórmula presidencial, sino al candidato a presidente, que en 48 horas deberá escoger a su candidato a vicepresidente.

En el proyecto original, el Poder Ejecutivo limitaba las PASO de modo de obligar al ciudadano a votar en una sola interna, no pudiendo combinar candidatos de distintas fuerzas. Pero ese cambio, bautizado como “el corralito de las PASO”, no prosperó en el recinto.

Al abrir la ronda de preguntas, la senadora Lucila Crexell (Movimiento Popular Neuquino) pidió conocer el costo de implementación del nuevo sistema, pero Frigerio se excusó de dar precisiones.

“Es cierto que tenemos que acelerar los tiempos para llegar tranquilos a la próxima elección, pero también tenemos que respetar los tiempos del Congreso. No hemos avanzado (sobre los costos) porque no contamos con la autorización legislativa”, aclaró.

Frigerio insistió en que “la ley habla de incorporar tecnología, pero no habla de un sistema en particular”. “El detalle de qué dispositivo utilizamos va a ser dinámico, como lo es la evolución tecnológica. Será la Justicia electoral la que determine si esa tecnología nos da confianza”, dijo.

El peronista Omar Perotti defendió el proyecto que presentó junto a su par Juan Manuel Abal Medina para eliminar el chip de la boleta, como modo de prevenir una posible alteración del voto. “No estamos en contra de la tecnología; estamos a favor de su utilización en todas las etapas del proceso”, aclaró.

Tanto Perotti como su par Rodolfo Urtubey remarcaron la necesidad de un plan de contingencia “frente a los inconvenientes que puedan darse en distintas regiones del país”.

Pero se produjo un contrapunto: mientras que el santafesino consideró que “la celeridad (en el escrutinio) no es un tema central”, el hermano del gobernador salteño opinó que la rapidez “hace a la legitimidad del elegido”.

La gradualidad en la aplicación de la boleta electrónica fue otro de los reclamos levantados en el plenario de este martes. “No ha habido ningún lugar donde todo un país cambie el sistema electoral de la noche a la mañana”, sostuvo Perotti.

En la Cámara de Diputados, esa progresividad no pudo ser introducida por la negativa de algunos bloques –sobre todo, el Frente Renovador- a dejar librada al Ejecutivo la decisión de los distritos que aplicarían primero la boleta electrónica.

El senador José Mayans, también del Frente para la Victoria, negó que los legisladores que no están de acuerdo con el proyecto del Poder Ejecutivo “estén con el fraude”.

Por su parte, el salteño Juan Carlos Romero, del Peronismo Federal, no sólo cuestionó la “confiabilidad tecnológica”, sino que también reclamó “una autoridad electoral imparcial independiente”.

Antes, expusieron ante el plenario los apoderados Jorge Landau –Partido Justicialista-, Guillermo Ermili –Partido de los Trabajadores por el Socialismo-, Carlos Traboulsi – Partido Demócrata Cristiano- y Javier Pablo Hermo -Frente Grande-.

También estuvieron Pablo Sanseverino -Instrumento Electoral por la Unidad Popular-, Alberto Asseff- Partido Nacionalista Constitucional-, María Elena Barbagelata -Partido Socialista- y Daniel Madeo -Partido Federal a nivel nacional-.

El debate continuará el jueves a las 13 con la presencia de los jueces de la Cámara Nacional Electoral (CNE) Alberto Dalla Via y Hernán Corcuera, y especialistas a propuesta de los senadores.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password