En el Senado, los bancos pidieron una baja gradual de las comisiones de tarjetas

A diferencia del sector empresario, representantes de las entidades bancarias aseguraron que fijar los mismos aranceles en todos los rubros “va en contra de la competencia” y perjudica a los pequeños comercios. Objeciones por los límites de financiación.

La Comisión de Industria y Comercio del Senado continuó este martes con el debate sobre la rebaja de las comisiones de tarjetas de crédito y débito y recibió a representantes del sector bancario, quienes coincidieron en avanzar en una baja gradual.

En primer lugar, Daniel Llambias, presidente de la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA), advirtió que “fijar mismos aranceles para los mismos rubros” genera “poco incentivo a la competencia”.

También sostuvo que lo que “afecta fundamentalmente a las tarjetas del interior del país” es la propuesta de reducir al 1% el arancel en las zonas de frontera y las provincias del Plan Belgrano y el Plan Perito Moreno.

Llambias aseguró que el límite al financiamiento propuesto en el nuevo proyecto de ley “va a provocar un problema en determinados tipos de emisores”. Sobre este aspecto, la iniciativa plantea que el límite de los intereses compensatorios tendrá como base el promedio de tasas por operaciones de préstamos personales, y los intereses punitorios que el emisor aplique no podrán superar en más del 25% al aplicado en concepto de interés compensatorio frente al 50% de la actual ley.

Por otra parte, reconoció que aunque apoyó el programa “Precios Transparentes”, implementado por el Gobierno, hubo una “mala implementación” y “nos costó 50 por ciento de baja de consumo en algunos rubros, con un promedio del 30 por ciento”.

A su turno, el titular de la Asociación de Bancos de la Argentina, Claudio Cesario, señaló que “establecer aranceles o topes, o pretender beneficiar a determinadas zonas, termina complicando el consumo y la actividad de las propias tarjetas regionales” porque “los costos de operación son más altos para ellas”.

Además, afirmó que “empezar a regular tasas de financiamiento en forma uniforme complica las operaciones” y pidió que la AFIP y los gobiernos provinciales puedan analizar las propuestas del proyecto. Cesario defendió el acuerdo firmado con el Gobierno nacional que busca que “todos crezcamos” y establece una baja gradual de las comisiones.

Demetrio Bravo Aguilar, de Asociación de Bancos Públicos y Públicos de la República Argentina, coincidió con que “es importante que hablen con los gobernadores para conocer el panorama” en cada uno de los distritos.

Durante la reunión, el senador Roberto Basualdo (Producción y Trabajo) resaltó que “el problema de fondo es que debemos bajar el costo argentino, poniendo todos el esfuerzo para ello”. En tanto, María de los Ángeles Sacnun (PJ-FpV) pidió que “el sector bancario acompañe a los sectores dinámicos a los fines de que no se derrumbe la economía argentina”.

El chubutense Alfredo Luenzo, presidente de la comisión e impulsor de la iniciativa, informó que en la próxima reunión se recibirá a representantes de las tarjetas regionales, a fin de consensuar modificaciones favorables para este sector.

Asimismo, ratificó la intención de avanzar en un nuevo proyecto, y aseguró que mantiene conversaciones con diputados para lograr que la nueva propuesta no quedé truncada en la cámara revisora.

“La traba está en los límites a la financiación. Los bancos hablaron a favor de las tarjetas”, expresó Luenzo y manifestó que “no puede haber progresividad” -en referencia a la reducción de las comisiones- con “un sector de la economía que el año pasado se llevó una ganancia de 16 mil millones de pesos”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password