Peña se centró en la política internacional del Gobierno y repudió las muertes en Venezuela

En la introducción de su informe ante el Senado, el jefe de Gabinete puso el foco en materia de relaciones exteriores y apostó a que Argentina pueda “salir al mundo”. Afirmó que en el país caribeño la situación es “angustiante y preocupante” y pidió al Congreso que manifieste su “solidaridad”.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dedicó la introducción de su primer informe de gestión en el Senado a la política internacional del Gobierno. Ante los legisladores, el funcionario repudió las muertes en Venezuela y pidió al Congreso que exprese su “solidaridad” con el país vecino.

Al inicio de la sesión informativa de este martes, Peña señaló que el momento que atraviesa el pueblo venezolano es “angustiante y preocupante”. “Es claramente una situación de alta irregularidad institucional, con violación de los derechos humanos”, enfatizó.

Dijo que desde el Gobierno se realiza un “seguimiento permanente” de lo que sucede allí y repudió las 21 muertes que se produjeron en distintas jornadas.

El ministro coordinador contó que habló con el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Julio Borges, quien le solicitó que “transmita a esta Cámara la enorme preocupación que ellos tienen por sus vidas”.

“El pedido como Gobierno es que tengamos la misma solidaridad que la República de Venezuela tuvo con Argentina en momentos dictatoriales”, resaltó y expresó que la “solución” a la crisis del país “surge a través de elecciones libres, de la liberación de los presos políticos, del respeto a la independencia de los poderes”.

En esta línea, agregó: “Pero creemos también que la comunidad internacional, y particularmente nuestra región, debe alzar la voz y debe poder plantearle al régimen de (Nicolás) Maduro que debe parar con la violencia y la necesidad de normalizar la situación democrática”.

“Queremos que sea un tema de debate en el Senado”, sentenció y reiteró así la exhortación que hizo días atrás el presidente Mauricio Macri.

Al igual que lo hizo en la Cámara de Diputados, donde se abocó al conflicto docente, Peña centró su discurso inicial en un solo tema. El funcionario trasladó a la Cámara alta lo alcanzado en política exterior “considerando los desafíos que vienen” y el rol del Senado en tal tarea.

Destacó que, desde su asunción, Macri “se reunió con cerca de 50 mandatarios y recibió a más de 100 líderes del mundo”, y añadió que “lo primero” fue “construir confianza” con el resto de los países.

El jefe de Gabinete remarcó que “lucha contra la pobreza” y “el desarrollo de empleo” tiene que ver “con cómo resolvemos la reinserción internacional de una manera inteligente”. En ese sentido, sostuvo que “la relación internacional siempre comienza con la relación bilateral con Brasil, que es nuestro socio estratégico”.

Abogó por una “profundización de la integración, tanto en lo económico como en lo comercial e infraestructura” con el país hermano, para “juntos poder salir al mundo” y “no pensar el Mercosur como un lugar cerrado”.

Peña planteó “dos agenda de integración”. Por un lado, una sobre “convergencia con la alianza del Pacífico”. “Es muy importante que vayamos pensando una agenda biocéanica de integración física y política y de proyección hacia el mundo”, dijo.

Mientras que también apostó por una agenda “de conversaciones con la Unión Europea” para llegar a acuerdos comerciales con “el mayor marco de transparencia”. “No creemos que la Argentina tenga que relacionarse con un solo país”, advirtió y elogió la labor de la canciller Susana Malcorra: “Ha hecho un enorme trabajo”.

“Es necesario que nos abramos y nos integremos para que de esa manera podamos ver cómo fortalecer la generación de empleo”, continuó.

En otro pasaje de su exposición, el ministro coordinador afirmó la “defensa clara de soberanía y reivindicación de Malvinas”, pero remarcó que hay que “trabajar sin ceder un segundo en ese principio básico” y “retomar un diálogo con el Reino Unido. Creemos que las dos cosas no son incompatibles”.

El funcionario además mencionó que Argentina tendrá “el desafío más importante” en política exterior al “encabezar el G-20 a partir de diciembre próximo”. “Queremos que sea un evento federal”, aseguró y manifestó que “implica una enorme responsabilidad” porque “la presidencia no es sólo una formalidad, sino una cuestión de conducción”.

Instó a que este suceso “nos permita como sociedad poder debatir sobre el vínculo con el mundo y los valores e ideas que tenemos como sociedad” desde “una mirada optimista y positiva” en época de globalización. “Estemos los más unidos posibles frente al mundo”, pidió.

Por último, destacó que de los “50 mil millones de dólares” proyectados en inversiones para 2016-2019, “el 61 por ciento es de capitales extranjeros”, lo que muestra “que hay un mundo que mira a la Argentina con buenos ojos”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password