Comenzó a tomar vuelo la reforma tributaria

En la cartera de Economía empezaron a delinear los primeros pasos de la reforma tributaria por competitividad. La idea es plasmarlo lo antes posible.

El gabinete económico comienza a profundizar la iniciativa de una reforma tributaria, que se trabajará en consenso con los legisladores, provincias y diversos sectores económicos, aspectos que consideran esencial para la economía argentina hacia el mediano y largo plazo.

Un importante funcionario del equipo económico consideró que si el país no encara en forma rápida una reforma tributaria profunda, la capacidad productiva y la viabilidad de generar más inversiones y empleo se verán seriamente afectadas en poco tiempo.

En ese sentido, la misma fuente señaló que la presión tributaria argentina se ha ido incrementando en el transcurso de los años y que en la actualidad llegó a un nivel límite para diversas industrias y sectores económicos.

“También ha llegado a niveles límite para los ciudadanos. Sin dudas, hay que trabajar esto en forma inmediata y plantear lo antes que se pueda la sanción de una reforma tributaria profunda”, resaltó otro de los funcionarios consultados.

Claro que no es sólo el tema impositivo que acapara gran parte de la preocupación de los integrantes del equipo económico actual.

Un punto central que considera que deberían acompañar la reforma tributaria sería una reestructuración de la administración pública y buscar el esquema para que el balance de las cuentas públicas sea más previsible y estable.

“El nivel de déficit fiscal de la Argentina no es sostenible mucho tiempo más”, advirtió un asesor de Casa de Gobierno.

Sin dudas que todo este debate comenzó a tomar más vuelo en momentos donde la economía volvió a mostrar un signo preocupante como fue la caída del 2,2 por ciento en el nivel de actividad en febrero en su comparación interanual.

De todas maneras, el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, quien anticipó que el primer trimestre del año había dado un crecimiento aproximado del 0,7 por ciento, producto de una recuperación del nivel de actividad en marzo.

En forma coincidente, el estudio Orlando Ferreres anticipó que el Indice General de Actividad (IGA) de marzo registró una recuperación del 1,2 por ciento en marzo y el primer trimestre con un crecimiento del 0,8 por ciento.

En realidad, el Gobierno estimaba un crecimiento económico para el primer trimestre del orden el 1,5 por ciento, y las cifras finales están dando la mitad de lo previsto, lo que hizo que muchos analistas reformularan hacia la baja las perspectivas de mejora de este año.

Dentro del Gobierno sin dudas hubo muchas caras de preocupación, pero aseguran que marzo tomó impulso de vuelta, con importantes mejoras en el sector de la construcción y en la confianza del consumidor.

Igualmente, el panorama es aún bastante distinto a lo que se estimaba en el Gobierno para esta época del año, ya se había calculado una inflación más baja y un nivel de actividad más firme, horizonte que parece que recién se podría cumplir en mayo o junio.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password