La sesión en Diputados arrancó con una polémica por las cuestiones de privilegio

Atendiendo la situación de familiares presentes en los palcos, para evitar que tuvieran que aguardar largas horas para asistir al debate por el que habían concurrido, pidieron postergar las cuestiones de privilegio para el final. Apoyado por Pitrola y Recalde, Emilio Monzó no lo aceptó.

De un tiempo a esta parte, pero fundamentalmente a partir de que Cambiemos es oficialismo, el espacio dedicado a las cuestiones de privilegio se extiende durante horas, cosa que ha merecido cuestionamientos de parte de varios legisladores. Atento a eso que volvería a suceder este miércoles, en el inicio de la sesión en Diputados la socialista Alicia Ciciliani pidió hacer una excepción y dejar para el final las cuestiones de privilegio.

Lo hacía, aclaró, como “una excepcionalidad”, atendiendo la situación de las familias que asistieron para presenciar el debate de los temas especiales que los habían traído y para que no tuvieran que esperar entonces tanto tiempo. La diputada santafesina remarcó que “la intencionalidad del pedido es en virtud de la importancia de los temas que nos llevaron a pedir esta sesión especial”.

El presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, aclaró que, en efecto, el tema de las cuestiones de privilegio estaba siendo usado de manera irregular y exagerada, y que eso ameritaba a que en algún momento el tema fuera debatido por los diputados para aclarar el tema en el reglamento, pero al no haber sido modificado el mismo, todo debía seguir como de costumbre. Ante ello, el presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri, aclaró que si se estaba pidiendo un “apartamiento especial”, eso podía votarse, sin necesidad de polémica, y coincidió con su par radical el jujeño Alejandro Snopek.

Sin embargo Graciela Camaño expresó su disidencia. Si bien aclaró “por las dudas” que “excepcionalmente estaríamos dispuestos a votar la moción que hizo la diputada”, señaló que veía “muy inconveniente” que “nos tomáramos por costumbre postergar las cuestiones de privilegio”. La jefa del bloque massista aceptó que las cuestiones de privilegio están siendo utilizadas de manera irregular: “El diputado tiene que decir a quién está dirigida; nos encontramos muchas veces que no está dirigida a nadie, la cuestión de privilegio es una abstracción… Hacemos planteos abstractos que no se vinculan a lo que el reglamento dice que es una cuestión de privilegio”.

Sin embargo aclaró que “no vamos a acompañar esto de postergar las cuestiones de privilegio, porque hacemos mal cuando confundimos su sentido y hacemos cuestiones de privilegio por cualquier cosa, pero haríamos más mal si las postergáramos” alejándose de lo que dice el reglamento.

La puntana Ivana Bianchi coincidió con el pedido de Ciciliani, pero Néstor Pitrola expresó su disidencia y por una vez coincidió con la presidencia de la Cámara. El legislador del PO fijó “la clara posición de nuestro bloque en apoyo a la postura de cumplimiento estricto del reglamento. Respaldamos la posición de la presidencia de la Cámara”.

Luego, y para sorpresa de todos por lo infrecuente de su elogio hacia alguien del oficialismo, Pitrola destacó la manera como viene manejando la presidencia las cuestiones de privilegio, “dándole la oportunidad a todas las expresiones políticas” para hablar de los temas “que espera el país”. Así las cosas, rechazó la moción para postergarlas, pidiendo “el estricto cumplimiento del reglamento, y rescatamos la manera como esta presidencia maneja las cuestiones de privilegio”.

El salteño Alfredo Olmedo se alineó luego con el pedido de Ciciliani señalando, risueño, que “siempre los extremos se unen”, y el radical Jorge D'Agostino apoyó definir en una votación: “Estamos cumpliendo el reglamento, el apartamiento del reglamento es un punto del reglamento. Nadie lo incumple”.

Por último, desde el kirchnerismo Héctor Recalde apoyó la interpretación de Emiio Monzó, y propuso que la Comisión de Peticiones, Poderes y Reglamento “cambie la denominación de estas cuestiones”, porque “para nosotros los peronistas los peronistas los únicos privilegiados son los niños, no los legisladores”.

Por último, Margarita Stolbizer sacó a colación el tema de las sesiones especiales y reclamó que la Cámara “deje de sesionar de manera especial” y vaya a las sesiones ordinarias.

Finalmente, Monzó declinó la posibilidad de votar la cuestión: “La presidencia considera que se deben tratar las cuestiones de privilegio”, dijo, aunque admitió paralelamente considerar que “hay un exceso” en la maateria, por lo que invitó a los diputados a “que tengan cierto criterio, porque hay familiares personas interesadas para que cuanto antes”.
A continuación se inició una larguísima serie de cuestiones de privilegio que demandó alrededor de dos horas. Al cabo, la radical Karina Banfi presentó una cuestión de privilegio contra “todos los diputados que violan lo que el reglamento establece para las cuestiones de privilegio”. Picante, la legisladora definió como un “show” lo que se estaba dando y fue más irónica al sostener que “están haciendo 678”, en referencia al recordado programa periodístico kirchnerista que se difundía en la Televisión Pública durante los años del kirchnerismo. Por eso, les recomendó a los diputados kirchneristas: “Junten la plata que se llevaron tantos años y pongan un programa de televisión”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password