Polémica entre diputados tucumanos

Desde la oposición cargaron contra el Gobierno nacional por su papel frente a las inundaciones en esa provincia. La réplica del diputado Casañas.

Los diputados de la oposición de la provincia de Tucumán cuestionaron duramente al Gobierno nacional por la reacción que tuvo respecto de la catástrofe por las inundaciones en esa provincia, lo que recibió una dura réplica del radical Juan Casañas.

La primera en emprenderla contra el Gobierno fue la camporista Nilda Carrizo, quien denunció en el recinto la supuesta “utilización partidaria” por parte de dirigentes de Cambiemos de las visitas que realizan a su provincia, afectada por las graves inundaciones. Sostuvo que desde el Gobierno “negaron los aportes solicitados por el gobernador, destinados a reconstruir las zonas afectadas por la catástrofe”, y por el contrario, dijo, entregaron “dos ATN para intendencias de Cambiemos”.

En ese sentido cuestionó al presidente Mauricio Macri de no querer “ayudar a mi provincia y sí a los aliados”, y afirmó luego que “la semana pasada fueron a mi provincia algunas figuras de Cambiemos, pero no a las zonas afectadas por las inundaciones, sino que fueron a un hotel de lujo a realizar un encuentro regional a discutir candidaturas”, cosa que consideró una falta de respeto a todos los tucumanos.

Según Nilda Carrizo, “la estrategia de Macri es asfixiar a Tucumán, es desgastar a los distritos que no son serviles al Gobierno”. Sostuvo que “están llegando recursos, pero de menos”, y citó luego la situación en Santa Cruz y los reproches exteriorizados por Máximo Kirchner.

Luego su comprovinciana Miriam Gallardo hizo un planteo en principio no por las inundaciones, sino por “la crisis que están sufriendo las industrias”, y puso como ejemplo una fábrica de calzados de su provincia, en el municipio de Aguilares, donde suspendieron a 1.100 empleados, crisis derivada, dijo, de la incidencia de las importaciones. Para la diputada peronista, “las mentiras del Gobierno no se han terminado, nos siguen mintiendo”, dijo, y puso como ejemplo el compromiso suscripto con la industria textil el 4 de abril, con el objeto de crear “empleo de calidad”. Planteó su cuestión de privilegio contra todo el gabinete, pero en particular contra los ministros Francisco Cabrera, Jorge Triaca y Nicolás Dujovne, “porque no están cumpliendo con lo que han prometido”.

Sostuvo que “este Gobierno nos está ahogando, no está ayudando a las provincias, no está mandando lo que corresponde”, y finalmente pidió al presidente que intervenga ante su par norteamericano para lograr la reapertura del ingreso de limones al mercado estadounidense.

La réplica llegó a través del diputado radical Juan Casañas, también tucumano, que planteó la cuestión de privilegio “contra los diputados que hacen campaña política usando las cuestiones de privilegio”. El legislador aclaró que de las partidas que fueron a Tucumán, hubo una del 17 de marzo que fue al municipio de Banda del Río Salí, gobernado por el Frente para la Victoria, y otras dos a Bella Vista y Yerba Buena, municipios de Cambiemos, acordadas antes de las inundaciones.

Luego apuntó que “cuando uno recorre las zonas inundadas, los lugareños son los que normalmente tienen algún trato descortés con el oficialismo tucumano, porque saben que ellos son los responsables de su situación”, y citó la situación vivida por la exprimera dama tucumana Beatriz Rojkés de Alperovich. En cambio, dijo, “cuando el presidente fue y sufrió un escrache, el mismo fue organizado por el Frente para la Victoria”.

Luego la emprendió contra el gobernador Juan Manzur, que “en televisión salio´a decir en 2015 que el Gobierno nacional y popular le daba 290 millones de pesos para solucionar definitivamente los problemas de inundacines que tiene Tucumán en el sur de la provincia. Hoy es un misterio lo que pasó con esos 290 millones”.

Y finalmente le apuntó a su par Miriam Gallardo, quien había hablado de los problemas de la industria, por lo que él presentó una cuestión de privilegio contra el intendente de Lules, “que prohíbe la instalación de una fábrica que generaría 200 puestos de trabajo, porque este empresario no está dispuesto a pagarle la coima que le pide”.

Casañas concluyó diciendo que “cuando escucho a los referentes del Frente para la Victoria decir que este gobierno no sabe cómo se hacen las cosas y ellos sí, viendo lo que pasó en Paraguay, donde robaron un millón de dólares, me digo: sí, ustedes tienen experiencia”.

Miriam Gallardo volvió a hacer uso de la palabra minutos después, para replicarle a Casañas, al que definió como “un diputado tucumano, sojero, rey del glifosato”, por haber hablado de “mi gobernador”, y retrucó que hubiera recibido 290 millones de obras para obras de parte del Gobierno anterior, asegurando que ya se había demostrado que no había sido así. “Acá viene y miente”, dijo de Casañas, contra quien planteó su cuestión de privilegio por “mentir y hablar mal de la gente”, y rechazó también la imputación de un pedido de coimas a un empresario en Lules, precisamente su ciuidad. Gallardo dijo que la empresa en cuestión era una citrícola que querían instalar a la par de un barrio residencial y por una cuestión de “ordenamiento territorial” había sido rechazada. “Nos han acusado de coimeros, pero el pueblo se puso de pie y los rechazó”, sostuvo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password