Sin mayoría, Cambiemos buscará exponer los votos en contra de la remoción de De Vido

Firmará el dictamen este martes junto al Frente Renovador y el bloque Justicialista, pero no llega a los dos tercios para triunfar en la sesión. Según cálculos previos del oficialismo, dependen de un quiebre importante en el FpV-PJ, aunque no creen que una derrota numérica signifique un fracaso político.

El interbloque Cambiemos se prepara para salir bien parado de una sesión donde todos los pronósticos numéricos apuntan al fracaso. A dos días del debate en el recinto, el oficialismo no llega a reunir los dos tercios de los votos para expulsar a Julio De Vido de la Cámara de Diputados, pero buscará capitalizar el debate de modo tal de exponer con nombre y apellido a los legisladores que voten por “salvar” al ex ministro de Planificación Federal, que no serán sólo kirchneristas.

El primer paso para la remoción será este martes en la Comisión de Asuntos Constitucionales, que reanudará la discusión a partir del mediodía tras el cuarto intermedio dispuesto la semana pasada. Allí Cambiemos no tendrá inconvenientes: firmará el dictamen de mayoría junto a la alianza 1País, el bloque Justicialista de Diego Bossio y Oscar Romero y dos diputados propios que en la previa se habían rebelado, los radicales Ricardo Alfonsín y Carla Carrizo.

Según el acuerdo alcanzado, se propondrá la remoción de De Vido por “indignidad moral” -una figura inexistente en el ordenamiento legal argentino-, al amparo del artículo 66 de la Constitución Nacional, referido a la expulsión de un legislador. Esa postura se terminará imponiendo sobre la posibilidad de la suspensión, prevista en el artículo 70 de la Carta Magna.

El obstáculo mayor se presentará en el recinto, donde el Frente para la Victoria-PJ -con 72 votos entre propios y aliados- lograría bloquear la expulsión del exfuncionario. ¿Cómo? Con el respaldo de otros diputados que con el correr de los días fueron confirmando su rechazo a la iniciativa: seis del Frente Cívico por Santiago -que responde al exgobernador Gerardo Zamora-, cinco del Movimiento Evita, tres del Frente Renovador de la Concordia -los misioneros comandados por Maurice Closs-, al menos tres del Frente de Izquierda y el monobloquista Omar Plaini.

Esa cuenta arroja un piso de 90 votos, que superan la barrera del tercio. La cifra podría incluso ampliarse a 94 si se suman Alcira Argumedo y los tres integrantes de Compromiso Federal, el bloque que responde a los hermanos Rodríguez Saá, ahora aliados al kirchnerismo. La bancada de Héctor Recalde sólo admite hasta ahora una baja, la de la camporista santafesina Josefina González, quien se recupera de un grave accidente automovilístico.

De la vereda de enfrente, en Cambiemos cuentan con una base de 150 apoyos al dictamen, que podría ampliarse a 160 según las voces más optimistas. En el primer caso, serían necesarias más de 30 ausencias para triunfar, algo improbable en una sesión de estas características. “Un quiebre en el FpV es lo único que podría salvarnos”, admiten en el interbloque.

Votarían junto al oficialismo el Frente Renovador-UNA, el bloque Justicialista, el Frente Amplio Progresista -hoy aliado al massismo-, los bonaerenses de Juntos por Argentina, dos ex radicales tucumanos, dos representantes del gobernador cordobés Juan Schiaretti y los monobloquistas Claudio Poggi, Alfredo Olmedo, Graciela Caselles y Sandro Guzmán. Sin embargo, en los bloques de Massa, por un lado, y de Diego Bossio, por otro, no habría una postura unánime y podría haber sorpresas.

En ambos casos entraría a jugar el rol de los gobernadores. Según trascendió, los pampeanos Sergio Ziliotto y Gustavo Fernández Mendía, quienes representan a Carlos Verna, podrían no apoyar la expulsión, como tampoco los riojanos Luis Beder Herrera y Teresita Madera, por el antecedente que significaría para el caso del expresidente Carlos Menem, quien se postula nuevamente por una banca en el Senado. En el interbloque massista, había dudas entre los dasnevistas Sixto Bermejo y Elia Lagoria.

Con ese escenario Cambiemos irá al recinto resignado por los números, pero confiado en que el debate servirá para señalar a quienes voten por “salvar” a De Vido, investigado en más de cien causas y procesado en cinco de ellas. “La sociedad tiene que evaluar cuando vote que una de las candidatas es la que tuvo a De Vido 12 años, que organizó el robo de la Nación”, lanzó este lunes el “lilito” Fernando Sánchez, en alusión a Cristina Kirchner.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password