El Ejecutivo removió por decreto a Pedro Biscay

El director del Banco Central fue desplazado por “mala conducta”. El día anterior una comisión del Congreso había cuestionado su papel, con objeciones de dos senadores del PJ-FpV.

El Gobierno no dio más vueltas y removió al director del Banco Central de la República Argentina Pedro Biscay, atribuyéndole “mala conducta e incumplimiento de los deberes de funcionario público”. La información se conoció este jueves a través de la publicación del decreto 571/2017 en el Boletín Oficial, con las firmas del titular del Poder Ejecutivo, Mauricio Macri, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

El decreto señala textualmente: “Remuévese del cargo de Director del Banco Central de la República Argentina al señor D. Pedro Martín Biscay por mediar mala conducta e incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

En los considerandos de la medida se expresa que “existen variados y consistentes elementos de juicio que determinan la violación de la Carta Orgánica del Banco Central de la República Argentina por parte del señor Pedro Martín Biscay”.

El día anterior, una comisión bicameral del Congreso había emitido un dictamen por mayoría que expresaba que “las actitudes del mencionado director no se compadecen con las obligaciones de su cargo y que afectan el marco de legalidad del Banco Central y los objetivos constitucionales del mismo”. Se trata de un dictamen no vinculante, donde se expresaba que eso “configura un caso de mala conducta y violación de los deberes de prudencia y responsabilidad requeridos por la función que desempeña”.

El dictamen legislativo señalaba que las declaraciones públicas de Biscay “no se adecúan en lo más mínimo a las políticas de comunicación de cualquier Banco Central mínimamente responsable”.

El dictamen corresponde a la Comisión Bicameral Especial creada a solicitud del Poder Ejecutivo de la Nación, de acuerdo con el artículo 9 de la Carta Orgánica del BCRA, para analizar el pedido de remoción de Pedro Biscay, director del Banco Central de la República Argentina. La solicitud del Ejecutivo estaba basada en declaraciones a medios periodísticos que Biscay realizó en distintas oportunidades. Ante la falta de causales presentadas para la remoción, los senadores del PJ-FpV Juan Manuel Abal Medina y Eduardo Aguilar presentaron un dictamen rechazando la expulsión de Biscay. Al emitir opinión sobre las decisiones tomadas por BCRA, Abal Medina y Aguilar consideraron que no se encuentran fundamentos para sostener que Biscay incurre en mala conducta: ni la Carta Orgánica, ni ningún otro documento obliga a los directores a mantener silencio sobre cuestiones de política, siempre que no impliquen violación de información reservada. Además, ambos senadores dejaron constancia expresa del “riesgo que podría correr el Estado Nacional, al tener que enfrentar posibles acciones judiciales que el propio Biscay pudiera realizar”.

La comisión está conformada por Federico Pinedo, Juan Manuel Abal Medina, Eduardo Aguilar, Luciano Laspina y Eduardo Amadeo.

Por su parte, Biscay consideró la medida “un ataque claro a la libertad de pensamiento y de expresión”, asegurando que “no hay motivo legal ni constitucional para prohibirle a un director [del BCRA] hablar públicamente sobre cuestiones técnicas de la política económica”.

Según el exfuncionario, “quedó de forma muy contundente y clara que el Gobierno nacional y el presidente del Banco Central no guardan ningún criterio de independencia y no están cómodos con que en el Directorio existan voces críticas que reflejen la pluralidad de criterios que establece la Carta Orgánica del Banco Central”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password