Tras las elecciones, gobernadores y legisladores pondrán en marcha el rearmado del peronismo

Se reunirán entre el 25 y el 26 de octubre en el CFI. Lo acordaron este martes en una reunión donde el anfitrión fue Pichetto. Unificarán criterios en torno al Presupuesto 2018 y el resto de los proyectos económicos. El futuro, con CFK afuera.

Por Carolina Ramos

Gobernadores, diputados y senadores del peronismo se congregarán después de las elecciones para empezar a andar en una “mesa conjunta” el largo camino hacia la unificación del PJ sin Cristina Kirchner. El encuentro será entre el 25 y el 26 de octubre en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) con la excusa del proyecto de ley de Presupuesto 2018, que Cambiemos quiere sancionar con la nueva composición parlamentaria.

La cumbre post-electoral fue acordada este martes en una reunión a puertas cerradas que tuvo como anfitrión a Miguel Pichetto, jefe del bloque de senadores del PJ-FpV. Allí se dieron cita senadores de esa bancada, diputados del bloque Justicialista y el gobernador de La Rioja, Sergio Casas, quien peregrina por los pasillos del Congreso ante la amenaza de la pérdida de recursos para su provincia en 2019.

PAE

Del encuentro participaron los senadores Juan Manuel Abal Medina, José Alperovich -exgobernador de Tucumán- e Hilda Aguirre de Soria, y los diputados Oscar Romero –jefe del BJ-, Diego Bossio, Luis Beder Herrera, Pablo Kosiner, Gustavo Martínez Campos, Sergio Ziliotto, Rubén Miranda y Gustavo Fernández Mendía.

La aspiración de Pichetto es conocida: generar en el Senado un espacio despojado del kirchnerismo con los gobernadores del PJ como actores estelares. La expresidenta, quien arribará a la Cámara alta el 10 de diciembre, no figura en los planes del rionegrino, y un armado similar es el que se daría en Diputados, donde el bloque de Diego Bossio y Oscar Romero pretende ser el punto de encuentro del peronismo.

Según supo parlamentario.com, el plan de esa bancada se divide en dos etapas. La primera apunta a sumar a esas filas a los diputados electos por los peronismos provinciales, para alcanzar un piso de 40 integrantes. La segunda parte de esa estrategia no es para nada mezquina: se trata de conformar un interbloque con diputados del Frente Renovador, el Movimiento Evita, algunos del Frente para la Victoria y representantes de provincias como Córdoba, Misiones y Santiago del Estero.

Esa idea, que asoma casi tímidamente entre los legisladores del BJ, comenzará a tomar forma en el cónclave post-electoral, con los resultados sobre la mesa. “Será la ‘pata institucional’ para el peronismo que viene. Cristina optó por construir otra opción política. Es cierto que la provincia de Buenos Aires es muy importante, pero la Argentina y el peronismo lo son más”, graficó el diputado Kosiner en diálogo con la prensa acreditada.

El salteño, emisario del gobernador Juan Manuel Urtubey, planteó la necesidad de “comenzar a construir sobre la agenda de los problemas de la Argentina” con “la necesidad de que la relación con los gobernadores sea la columna vertebral” de ese renacer del PJ. Kosiner es consciente de que el golpe electoral de 2015 tuvo sus efectos hasta en las propia conformación de las listas, donde el dedo lo tuvieron esta vez los mandatarios provinciales y no Cristina, que decidió jugar con Unidad Ciudadana.

¿Qué pasará con el Frente Renovador? Si bien en las huestes de Sergio Massa prefieren no apresurarse y manejar el tema con cautela, el tigrense será invitado a la reunión con gobernadores. Entre el massismo y el BJ ya existe un puente de diálogo permanente que desde el año pasado se traduce en acuerdos parlamentarios. Lo que esperan ahora es formalizar ese vínculo en un interbloque.

En el Senado, la expresidenta podría liderar una tropa de nueve legisladores afines a ella, aunque una veintena seguiría los pasos de Pichetto. Son números que se manejan, claro está, en la previa de las elecciones, pues todo dependerá del ánimo con que Cristina regrese al Senado. Si gana el 22 de octubre e ingresa con Jorge Taiana, el ímpetu será diferente a la decepción que significaría una derrota a manos de Esteban Bullrich, como pronostica la mayoría de las encuestas.

La agenda económica

El Presupuesto 2018 fue el tema central del mitín de este martes en las oficinas de Pichetto. El oficialismo ya dio señales de que buscará aprobarlo después del 10 de diciembre junto con la ley de Responsabilidad Fiscal para controlar los gastos de las provincias, y la prórroga del impuesto al Cheque. A ese paquete se sumaría nada menos que la reforma tributaria, que la oposición aguarda con ansias.

Sobre el Presupuesto, Pichetto hizo circular la semana pasada dos informes entre los gobernadores peronistas, que en los próximos días remitirán sus planteos y propuestas. Según detalló Kosiner, muchas obras previstas para este año no se ejecutaron -por ejemplo, las transferencias a universidades del interior-. Por si fuera poco, el Plan Belgrano registraría una caída de cinco puntos en la inversión, advirtió el diputado salteño.

Además, gobernadores y legisladores intercambiaron posturas sobre la distribución de los ATN (Adelantos del Tesoro Nacional) y coincidieron en los riesgos que implicaría para las provincias un fallo de la Corte Suprema de Justicia a favor de Buenos Aires por la actualización del Fondo del Conurbano, que se alimenta del 10% de lo recaudado por el impuesto a las Ganancias, que es coparticipable.

Los gobernadores, que ya hicieron sus respectivas presentaciones ante la Justicia, están convencidos de que la salida a esta discusión es política, y la quieren dar en el Congreso. Otro de los temas que debería rediscutirse por vía de una ley, según legisladores de ese espectro, es el mayor protagonismo del Parlamento en la toma de deuda.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password