Diputado del Pro criticó el congelamiento salarial fueguino

Héctor Stefani se diferenció de su par kirchnerista y jefe de la UOM de Río Grande al sostener que no era necesario el acuerdo con los empresarios, que a su juicio resultan beneficiados.

Fueguinos ambos, diputados nacionales los dos, pero con visiones absolutamente encontradas, el kirchnerista Oscar Martínez y el macrista Héctor Stefani mostraron posturas enfrentadas nuevamente, esta vez por el acuerdo alcanzado entre el gremio metalúrgico y las cámaras empresarias de Tierra del Fuego para congelar los salarios para evitar despidos.

Titular de la UOM de Rió Grande, el diputado Oscar Marínez justificó la decisión de acordar el congelamiento con una curiosa disyuntiva: “No nos dejaron alternativa -dijo-; era muerte o dunga dunga”.

Por su parte, el diputado del Pro Héctor Stefani, que en las últimas elecciones estuvo cerca de imponerse y no lo hizo por apenas un puñado de votos, cuestionó el acuerdo, criticando que la UOM hubiera aceptado no discutir paritarias entre 2018 y 2020 para evitar despidos. Stefani dijo que en el acuerdo firmado en Buenos Aires “en ningún lado se habla de congelar el sueldo de los trabajadores por dos años. Eso es un tema de los empresarios, que fueron los grandes ganadores del acuerdo, y del gremio que lo aceptó”.

En declaraciones a la agencia estatal Télam, con la reforma tributaria los industriales fueguinos “siguen manteniendo la misma base impositiva y sostienen un margen extraordinario de ganancias”, por lo que “no necesitan congelar salarios”. A su juicio, “antes de esta discusión, los productos electrónicos como celulares, monitores o televisores de procedencia importada pagaban el 17% de impuestos internos, y los fabricados en Tierra del Fuego tributaban un 6%. Ahora los importados pagarían un 10,5% y los fueguino 0%. Es decir que no pierden nada”.

Asimismo sostuvo que “quedó demostrado” que el proyecto de reforma tributaria “abría la discusión y no la cerraba. La reducción de los impuestos internos a productos electrónicos estaba pensada para beneficiar a 40 millones de argentinos y no para perjudicar a Tierra del Fuego. De todos modos se reunieron todas las fuerzas políticas de la provincia, se empoderó a la gobernadora y se consiguió un buen resultado”.

Por su parte, Oscar Martínez se defendió diciendo que “no nos dejaron alternativas ante las amenazas de despidos. Es como el chiste del prisionero que está condenado a muerte y acepta dunga dunga”, señaló por Radio 10, en declaraciones en las que culpó al Gobierno nacional de “extorsionar” a la provincia, admitiendo que el acuerdo establece “un recorte de nuestro salario y una pérdida del poder adquisitivo”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password