Obtuvo dictamen el proyecto sobre acoso sexual callejero

La iniciativa busca incorporar el término al Código Penal como delito contra la integridad sexual y establece fuertes multas a los agresores.

La Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados dictaminó un proyecto de ley que tipifica el Acoso Callejero como delito penal con pago de multas. Gabriela Burgos, presidenta de la Comisión, afirmó que “es un gran avance en materia de género para luchar contra la violencia hacia las mujeres”.

Los proyectos de ley presentados por las diputadas Victoria Donda (Libres del Sur), Olga Rista (UCR) y Gabriela Troiano (Socialismo) proponen penar con multas de $3.000 a $15.000 al que ejerciere toda acción con connotación sexual a través de gestos o en forma verbal a toda mujer o persona que se autodefina como tal y que se lleve a cabo en lugares públicos que afecten la dignidad, libertad, integridad física y psicológica.

“Fue clave limitar el tipo delictivo ejercido sólo sobre las mujeres o sobre cualquier persona, llegando a un consenso amplio, agregando la frase “a toda persona basada en el género, identidad y/u orientación sexual”, explicó Burgos.

“La mujer no pide ni desea esta forma de violencia en los espacios públicos. No se discute que le gusta o no la mujer, sino el acto en el que el hombre por sí solo y sin respetar los derechos de ellas ejecuta con total liviandad causando degradación, humillación, traumas, trastornos, miedo e intimidación”, agregó la legisladora jujeña.

Por último, Burgos remarcó que “estas conductas están muy naturalizadas en la sociedad e impiden interpretarlas como una de las tantas formas de violencia que padecemos día a día. Esperamos que pronto logremos concientizar que muchas veces un comentario o un gesto puede significar un verdadero acto de violencia hacia una mujer”.

El proyecto dispone una multa “de tres mil (3.000) a quince mil (15.000) pesos” para “el que ejerciere toda acción, con connotación sexual y unilateral, llevada a cabo a través de gestos y/o en forma verbal, realizada por una o más personas hacia otra u otras personas, basadas en el género, identidad y/u orientación sexual, llevada adelante en lugares o espacios públicos, o de acceso público, que de manera directa o indirecta afecten y/o perturben su vida, dignidad, libertad, integridad física y/o psicológica y/o el libre tránsito, creando en ellas intimidación, hostilidad, degradación, humillación y/o un ambiente ofensivo en los espacios públicos, siempre y cuando no configure un delito más severamente penado”.

Si las personas afectadas fueran menores de dieciocho años la multa será de cinco mil (5.000) a veinticinco mil (25.000) pesos. El monto de dicha multa será destinado al Instituto Nacional de las Mujeres para el fortalecimiento de políticas públicas de prevención.

Además, se dispone la realización por parte del condenado de talleres y/o encuentros de concientización orientados a educar y concientizar a los agresores sobre el acoso sexual callejero, la violencia de género y su impacto en la sociedad, cuyo plazo de duración no podrá ser menor a los 3 meses.

El proyecto, que podría tratarse en el recinto antes de fin de año, incorpora el artículo 129 bis y 21 bis al Código Penal.

La diputada cordobesa Olga Rista afirmó que “el acoso sexual callejero es una de las manifestaciones más evidentes de la violencia de género en nuestra sociedad y vulnera de manera directa los derechos humanos de la víctima al atentar contra su dignidad, mientras restringe el principio de uso igualitario del espacio público por parte de todos los habitantes del suelo argentino”.

“Considero no sólo necesario sino imperante que el Estado ponga límites claros y demuestre que es inaceptable cualquier forma de intimidación o discriminación basada en el género para poder dar un paso real en la construcción de una sociedad sin este tipo de desigualdades”, agregó. En este sentido, señaló que “es lamentable ver cómo se naturaliza una manera tan explícita de violencia nombrándola con eufemismos como ‘piropos’ y condenando a la mitad de la población a sentir miedo y vergüenza cada vez que sale a la calle”.

“Sancionando el comportamiento violento y enseñando a las personas la importancia del respeto es cómo podemos cimentar esperanzas reales de que la igualdad de género y el respeto de los derechos de las mujeres sean una realidad en el futuro y leyes como ésta se vuelvan obsoletas”, finalizó.

El informe “Paremos el acoso callejero” que fue presentado en el Congreso por el movimiento Mujeres de la Matria Latinoamericana arrojó cifras que reflejaron el grave problema en que se convirtió el acoso en la vía pública argentina. En el relevamiento, se encontró que el 100% de las mujeres encuestadas sufrió algún tipo de acoso a lo largo de su vida (de mayor a menor, bocinazos, silbidos, comentarios sobre su apariencia) y el 50% recibió un comentario sexualmente explícito; al 47% las siguieron en la vía pública y al 37% un hombre le mostró sus partes íntimas; el 29% fue tocada con intención sexual en la vía pública.

A su vez, el defensor del Pueblo de la Provincia de Córdoba a través de su Instituto de Género y Promoción de la Igualdad encontró en un estudio realizado sobre el mismo tema que cerca del 60% de los hombres encuestados piensa que el modo de vestir de la mujer es lo que provoca el acoso.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password