Buscan mejorar las veredas de la Ciudad

Las Comisiones de Protección del espacio público, Justicia y Obras y Servicios Públicos firmaron los dictámenes sobre el nuevo régimen para la gestión de aperturas y/o roturas en la vía pública y al proyecto de ley que regula sobre construcción y mantenimiento de veredas.

Las Comisiones legislativas de Protección del espacio público, Justicia y Obras y Servicios Públicos se reunieron este viernes para firmar los dictámenes al nuevo régimen para la gestión, administración y fiscalización de permisos de aperturas y/o roturas en la vía pública y al proyecto de ley que regula sobre construcción, mantenimiento, reparación y reconstrucción de veredas y aceras. Las dos iniciativas fueron impulsadas por el Ejecutivo porteño.

Nuevo régimen para la gestión, administración y fiscalización de permisos de aperturas y/o roturas en la vía pública

El proyecto de ley que pretende crear un nuevo régimen para la gestión, administración y fiscalización de permisos de aperturas y/o roturas en la vía pública es sustitutivo del instaurado por la Ley N° 2.634.

Actualmente la actividad que desarrollan las empresas autorizadas para la apertura en la vía pública repercute de forma significativa en el bienestar de la población, incidiendo negativamente ante el supuesto de cierres defectuosos o mal ejecutados entorpeciendo tanto el tránsito vehicular como peatonal. Este es uno de los motivos por los cuales el Ejecutivo propone agilizar la dinámica en la obtención de permisos, así como actualizar el registro existente; lo que permitirá incrementar la eficiencia en la ejecución de las obras, su fiscalización, la actualización de la información relativa al subsuelo, y la prevención del alto índice de siniestralidad que deviene de los cierres defectuosos.

En los fundamentos de la iniciativa se asegura que “el profuso número de incumplimientos al régimen de aperturas vigente ha dado origen a un sinfín de reclamos ante la Administración Pública por parte de los transeúntes, constituyendo además causal de accidentes en repetidas ocasiones” y agrega que “en este sentido, mediante la sanción del proyecto de ley que se propugna, se busca reducir los infortunios en la vía pública y mitigar el alto volumen de litigiosidad que aquellos acarrean”.

Asimismo sostiene que “el régimen actual establece la obligatoriedad de los inscriptos en el Registro de Permisionarios a constituir garantía suficiente en efectivo como requisito para poder realizar obras en vía pública para la eventualidad de un cierre defectuoso, lo cual, teniendo en cuenta los altos montos exigidos, resulta de difícil cumplimiento y antieconómico para los permisionarios” por lo que “el régimen que se propone dispone la obligatoriedad de garantizar los trabajos genéricamente, permitiendo a la Administración, por la vía reglamentaria, prever nuevos mecanismos o instrumentos que sean de fácil implementación para los solicitantes y que permitan perseguir con mayor eficacia el cobro de los gastos en los que pudiera incurrir la Administración ante el incumplimiento de la obligación de cierre o cuando aquel resultase defectuoso”.

Además, se buscará generar mayor coordinación entre las diferentes entidades involucradas, tanto públicas como privadas, para que no se realicen aperturas innecesarias en la misma locación en ocasiones sucesivas y reiteradas.

Propone implementar una nueva categoría de permisos que posibilitará abarcar situaciones que en la actualidad son reportadas como emergencia por parte de las empresas de servicios públicos cuando técnicamente no lo son.

Regulación sobre construcción, mantenimiento, reparación y reconstrucción de veredas y aceras

El otro proyecto sobre el que se dictaminó propicia actualizar el régimen jurídico que regula la construcción, mantenimiento, reparación y reconstrucción de las veredas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, actualmente regido por la Ordenanza N°33.721 -y normas concordantes- sancionada el año 1977.

“De la simple observación del estado de las veredas de la ciudad se infiere categóricamente que el régimen vigente -que data de casi cuarenta años y sucesivas modificaciones- ha fracasado en generar los incentivos e incorporar los elementos necesarios para alcanzar su propósito”, señala y añade que “actualmente, más del 50% de los frentes se encuentra dañado, lo cual apareja un alto nivel de insatisfacción por parte de los habitantes de la ciudad que se ve reflejada en la numerosa cantidad de reclamos que se remiten mensualmente a la Administración”.

Además destaca que “de ese porcentaje, casi la mitad se corresponde con los deterioros por el uso o transcurso del tiempo cuya reparación y/o reconstrucción corresponde al propietario frentista”.

Por otra parte, precisa que “el origen de la problemática radica en que, por una parte, el 75% de la ciudadanía desconoce su responsabilidad de mantenimiento y reparación de la vereda y, por otro, estriba en la falta de capacidad del frentista para asumir los costos que derivan de su obligación” es por esto es que “es indispensable prever nuevos mecanismos de financiación para la ejecución de este tipo de obras”.

Cabe recordar que en junio de este año el Ejecutivo porteño creó la Subsecretaría de Vías Peatonales dentro de la órbita del Ministerio de Espacio Público y Ambiente entre cuyas responsabilidades primarias se encuentran las de planificar las intervenciones en vías peatonales y subsuelo, la de ejecutar y proyectar obras de puesta en valor, recuperación y mantenimiento de vías peatonales y la de promover su mejora en la calidad técnica y estética.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password