Duras críticas al Gobierno por el cierre de ArBus

La empresa que prestaba servicios de transporte urbano de pasajeros entre el Aeroparque Metropolitano y el Aeropuerto Internacional de Ezeiza dejó de funcionar el pasado viernes, por lo que los legisladores de Unidad Ciudadana cuestionaron duramente la medida.

Pese a los intentos del Gobierno por reducir el déficit de ArBusque – la compañía que prestaba servicios de transporte urbano de pasajeros entre el Aeroparque Metropolitano y el Aeropuerto Internacional de Ezeiza-, la empresa terminó cerrando sus puertas el pasado viernes, por lo que los legisladores porteños de Unidad Ciudadana cuestionaron duramente la medida en las redes sociales.

El cierre de la firma estatal fue denunciada por los propios trabajadores y luego confirmada por el ministerio de Transporte que conduce Guillermo Dietrich, desde donde señalaron que la causa fue un déficit de 20 millones de pesos. El servicio, operado por la estatal Intercargo, funcionaba los 365 días del año entre las 6 y las 0, con una espera máxima de 30 minutos y tarifas accesibles que permitían viajar desde Aeroparque a Ezeiza y viceversa.

Al respecto, el vicepresidente segundo de la Legislatura porteña, Mariano Recalde, explicó que tras el cierre de la compañía “ahora los pasajeros tienen que optar entre Tienda León, que vuelve a tener el monopolio con precios tres veces más altos o tomar un taxi que promedia los 500 pesos. Nunca una buena para la gente” y recordó que “ArBus fue reconocido por la Agencia Nacional de Seguridad Vial por los controles de alcoholemia a sus choferes y pagaba un plus salarial a quienes no cometieran infracciones de tránsito; un servicio accesible, moderno, seguro y eficiente que los pasajeros ya no podrán disfrutar”.

Por su parte el kirchnerista Javier Andrade advirtió que “antes hacían negocios con el Estado, ahora los hacen desde el Estado” y se preguntó “¿mejorar la calidad de vida del pueblo? De eso que se ocupe el populismo”.

Cabe recordar que dicho servicio de transporte se había inaugurado durante el último mandato de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, se permitía que los empleados que trabajaran en el Aeroparque o en Ezeiza viajaran de manera gratuita, mientras que los pasajeros abonaban 20 pesos. Sin embargo, en 2016 el Gobierno anuló la gratuidad para los trabajadores y Aerolíneas Argentinas dio de baja el contrato que tenía con Intercargo para que sus clientes viajen gratis en ArBus.

Tras esos cambios, el ministerio de Transporte dijo que había logrado reducir el déficit de la compañía de colectivos en un 70%. El déficit de 20 millones anuales se explica en parte porque el costo mensual de la empresa era de 4 millones, pero sus ingresos de 2,5 millones. Además, afirman desde el Ministerio, la demanda no superaba la ocupaciones del 20% por colectivo: de 35 asientos, se vendían en promedio solo 7.

Respecto a los puestos de trabajo, desde la cartera de Dietrich aclararon que -según informó Ámbito- “de los 34 empleados que tenía ArBus, 11 fueron reasignados a nuevas tareas dentro de Intercargo mientras que otros 23 serán absorbidos por otras empresas de transporte. Mientras tanto todos están con licencia con goce de sueldo”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password