“Lo peor ya pasó y ahora vienen los años en los que vamos a crecer”

Al inaugurar las sesiones ordinarias, Mauricio Macri valoró el “esfuerzo” hecho “entre todos”, aclaró que “no hay atajos ni soluciones mágicas” y pidió a los que piensan distinto abrir su mente y corazón. Ratificó su postura a favor de la vida, pero celebró que en el Congreso se debata el tema del aborto. Abogó por el diálogo “sin patoterismo ni extorsiones”.

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, inauguró este jueves el 136° período de sesiones ordinarias, con un discurso de 42 minutos en el que aseguró que las transformaciones “empiezan a dar fruto”, dio detalles estadísticos de una mejora en la seguridad y confirmó que el proyecto de reforma laboral se dividirá en al menos dos iniciativas que serán enviadas por separado.

El mandatario reclamó la aprobación de la ley de extinción de dominio que está frenada en el Senado y sostuvo sobre el Código Procesal Penal que el centro de su reforma es “pasar del modelo actual a uno más rápido”. Asimismo abordó el tema del debate del aborto.

En el comienzo de la Asamblea, el presidente Mauricio Macri homenajeó a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, desaparecido desde el 15 de noviembre pasado. Con aplausos, todo el recinto se puso de pie. “Entregaron su vida cumpliendo su deber. Estamos con los familiares y quiero reiterarles que seguiremos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para encontrarlos”, expresó. Asimismo, dijo que está “seguro” que “todos los argentinos estaremos unidos en este reconocimiento”.

“Quiero iniciar diciendo gracias, gracias a todos los argentinos, los que están adentro y afuera”, sostuvo. En ese sentido, el mandatario agradeció por “comprender que este es un esfuerzo que hacemos entre todos, trabajando juntos; por entender que las cosas llevan tiempo y no hay atajos ni soluciones mágicas” y por “comprometerse con el diálogo”.

Macri consideró que “si hoy estamos donde estamos es gracias al esfuerzo de todos, pero lo peor ya pasó y ahora vienen los años en los que vamos a crecer”. “Las transformaciones que hicimos ahora empiezan a dar fruto”, afirmó, al tiempo que dijo que su Gobierno elige un “camino de desarrollo” con el que “estamos combatiendo la pobreza para que nadie quede atrás”.

PAE

“Detrás de cada propuesta, reforma, transformación, está la responsabilidad y el amor con el que he tomado esta tarea”, manifestó y aseguró que él “no” vino “a hacer lo que me conviene a mí o a mi gobierno”, sino que “vinimos a reducir la pobreza y asegurarnos de que ningún argentino pase hambre”.

Para el jefe de Estado, “si nada hubiese cambiado estaríamos como otro país hermano (en referencia a Venezuela) que está en una desintegración social”. En esa línea, defendió el “gradualismo” y resaltó: “Tenemos metas para bajar la inflación, para reducir el déficit fiscal, y como la vamos a cumplir, vamos a dejar de endeudarnos y se van a multiplicar las inversiones en un país confiable”.

Al momento de hablar de la “agenda de trabajo”, Macri dijo que está conformada por “desafíos concretos”. “Queremos un Estado al servicio de la gente”, manifestó, y destacó la simplificación de los trámites vía internet.

Pero además hizo énfasis en la “transparencia” y en un Estado que “muestra cómo gasta su plata y que tiene funcionarios obligados a tener un alto estándar ético”. “En estos dos años, los funcionarios nos pusimos límites como nunca antes”, remarcó y mencionó el decreto que prohibió el ingreso de familiares al Estado.

La inflación está bajando. La del 2017 fue menor a la de 2016”, resaltó al referirse a la cuestión económica. Seguidamente, enfatizó: “Queremos que nunca más (la inflación) sea un instrumento de la política, como lo ha sido durante más de 70 años”.

“La inflación castiga a la mayoría, dificulta la competencia y nos mantiene presos del corto plazo”, señaló, al tiempo que dijo que tampoco “podemos tomar crédito ni ahorrar”.

En tanto, pidió que el Congreso tenga a la media sanción de la ley de Financiamiento Productivo (Mercado de Capitales) “en sus prioridades para este año”. Cabe recordar que el proyecto ya fue aprobado en Diputados y aguarda su tratamiento en el Senado.

“Uno de cada 3 trabajadores está en la informalidad”, advirtió, anticipando que “vamos a presentar el proyecto de inclusión laboral para que miles de trabajadores informales puedan registrarse sin perder la antigüedad y los beneficios que les corresponden por sus años de trabajo”, y abogó porque sindicatos y empleadores estén unidos detrás de la meta de cuidar el empleo argentino. Asimismo hizo una señal inclusiva al señalar que “no podemos permitir que una mujer gane menos que un hombre, no es justo, no está bien y según el INDEC estas diferencias llegan hasta el 30%”. Expresó entonces su compromiso por un “salario igualitario sea una realidad”.

Uno de los anuncios del presidente fue el de extender la licencia por paternidad. “Sabemos lo importante que es estar en familia los primeros días” de un nacimiento.

“Los argentinos también tenemos derecho a vivir cerca de un lugar verde”, señaló en otro pasaje en el que anunció el envío al Congreso de un proyecto para que una parte importante de Campo de Mayo se transforme en parque nacional. Si sale esa ley, dijo, 2018 será “el año de mayor creación de parques nacionales de nuestra historia”.

“Persiste una tensión entre democracia y seguridad”, reconoció, aclarando que no cree en “que haya que caer en la mano dura o el abolicionismo para resolverlo”. “Creemos en un sistema que ponga en el centro a las víctimas de delitos”, remarcó, abogando por “penas proporcionales a los delitos cometidos”. Insistió sobre “sistemas republicanos que cuiden a los argentinos para que vivamos más seguros”, y reclamó “pensar en los que nos cuidan; nuestras fuerzas de seguridad se juegan la vida por nosotros y merecen todo nuestro respeto y admiración”.

En ese sentido recordó haber sufrido “en carne propia” a “la mala policía”. “Sé lo que se siente”, garantizó, señalando luego que “la seguridad y la lucha contra el narcotráfico son dos de las demandas más grandes de los argentinos; por primera vez tenemos una estrategia nacional. Lo mejor es que esta estrategia está funcionando”, destacó, afirmando que las incautaciones de droga “son récord, 300 toneladas; la cantidad de robos se redujo en un 11%; los homicidios se redujeron un 20% en estos dos años”.

A continuación, consideró “importante que avancemos en la extinción de dominio para que el Estado recupere los bienes del narcotráfico y el crimen organizado”.

En ese marco, habló de la necesidad de reformas como la del Código Penal, al que definió como “viejo, desordenado, emparchado mil veces”. Macri dijo que se espera que la comisión que está trabajando en el tema proponga uno nuevo en los próximos meses. Consideró que otra reforma importante es la del Código Procesal Penal: “el centro de la reforma es pasar del modelo actual, donde los jueces investigan y deciden, a uno más rápido y oral donde los fiscales tengan más protagonismo”.

“Les pido a los legisladores que le den a estos temas la importancia que merecen para cuidar a todos los argentinos”, agregó.

A continuación se refirió a los accidentes viales, alertando que el año pasado “murieron 5000 argentinos que no tenían que morir, es una tragedia nacional”. Por eso abogó por trabajar para bajar esas cifras y anticipó que además de buscar desde el Estado tener rutas más seguras, se buscará agravar las penas. “No puede ser que la irresponsabilidad al volante casi nunca termine en una condena efectiva”, dijo, anunciando la presentación de “un proyecto que por primera vez ponga penas fuertes a los conductores que ponen en riesgo la vida de los demás por manejar alcoholizados, o bajo el efecto de drogas, o superando ampliamente la velocidad permitida”.

En otro pasaje, el presidente habló de la malnutrición y la obesidad infantil, que afectan a los que menos tienen. Cuatro de cada diez niños están malnutridos, detalló, alertando que somos el país con mayor obesidad infantil de América Latina. Asimismo advirtió que “somos uno de los cuatro países que más azúcar consumen en el mundo”, preocupado porque “uno de cada tres chicos tienen sobrepeso u obesidad, y la obesidad infantil y la malnutrición son dos caras de la misma moneda”.

Al abordar el tema de la educación, el primer mandatario pidió “trabajar por la igualdad educativa, para que todos los chicos puedan acceder a una educación de calidad”. Recordó los resultados de la evaluación Aprender, preocupado por los mismos, pues “nos confirmó que no estamos preparando a nuestros hijos para el mundo que van a vivir”. Señaló que con la evaluación pudieron identificar qué escuelas tienen más dificultades y a cuales le van mejor, de modo tal que se abocaron a atender las necesidades de las escuelas que más problemas tenían. Se quejó entonces de que no se pueda saber “cómo le va a la escuela adonde van nuestros hijos”, porque “hoy está prohibido por ley que se publiquen los resultados por escuela”. Ante ello, pidió a los legisladores que “avancemos para cambiar esta norma”.

“No podemos hacer política con la educación de nuestros hijos; no podemos acordarnos de la educación solo en el momento de las paritarias”, disparó.

“Otro tema que tenemos que poner sobre la mesa es el embarazo adolescente no intencional -agregó-; hoy nuestro país muestra una situación crítica: cada año más de 100 mil chicas menores de 19 años quedan embarazadas, y 7 de cada 10 de esos embarazos no son intencionales”.

“Las vidas de esas jóvenes cambian para siempre; muchas abandonan la escuela, y eso afecta sus posibilidades de conseguir trabajo y desarrollar un proyecto de vida”, señaló, advirtiendo sobre la necesidad de contar con la educación sexual como “una herramienta que empodera a los jóvenes”. Por eso habló de una iniciativa integral para que en las escuelas, centros de salud y comunidades haya profesionales que acompañen y asesoren a los chicos en educación sexual, salud reproductiva y métodos anticonceptivos. “Solo con información van a tener la libertad de elegir qué quieren para sus vidas”, remarcó.

A continuación, hizo referencia al tema del aborto, ratificando que “estoy a favor de la vida, pero también de los debates maduros y responsables, que como argentinos tenemos que darnos”. Por eso, agregó, “vemos con agrado que el Congreso incluya en su agenda el debate este año. Espero que se escuchen todas las voces y se tomen en cuenta todas las posturas”.

En otro orden, aseguró que “los argentinos tenemos todo para crecer, depende de nosotros y de nadie más. Estoy convencido de que vamos a hacerlo. Todo lo que logramos juntos en estos dos años muestra que estamos creciendo. Vamos a seguir creciendo”. Hizo referencia entonces a que este enero tuvimos récord de ventas en cemento, asfalto, autos, motos, turismo, vuelos de pasajeros, para citar algunos ejemplos más visibles.

“Y febrero viene para que podamos decir que también en varios rubros es el bimestre más importante de nuestra historia”, garantizó, asegurando que “la construcción es uno de los sectores que más está creciendo”. En ese marco destacó que “los argentinos estamos madurando”, para señalar entonces que “nos dimos cuenta de que no sirve culpar a otros de lo que nos pasa, que crecer depende de nosotros, de nuestra capacidad de sentarnos a dialogar en una mesa, sin patoterismo ni extorsiones”.

Macri concluyó su discurso invitando “a todos, a los que piensan distinto, que por un minuto abran su mente y corazón y piensen que todo lo que les estamos proponiendo es de buena fe, que puede funcionar y está funcionando y los necesitamos a todos”.

“Nuestros verdaderos enemigos son la resignación, la indiferencia. Los argentinos unidos somos imparables”, concluyó dando a continuación por iniciado el período de sesiones ordinarias.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password