Aníbal Ibarra renunció a la defensa de CFK

Una semana después de haber anunciado que se haría cargo de defender a la exmandataria en el juicio por el supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA, el exjefe de Gobierno anunció su decisión.

Apenas una semana duró Aníbal Ibarra al frente de la defensa de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Es que el exjefe de Gobierno porteño había asumido esa tarea el lunes pasado, con el fin de defender a la actual senadora nacional en la causa del encubrimiento del ataque a la AMIA a través del Memorándum con Irán, ya elevada a juicio oral y público.

El propio exlegislador se encargó de difundir la noticia a través de un comunicado que publicó en sus redes sociales, en el que anuncia su decisión de renunciar a la defensa de Cristina. Y lo justifica en que “han puesto en marcha una operación mediática y política para golpear sobre CFK utilizando -una vez más- la tragedia de Cromañón a esos fines”.

“En lo personal he pasado por amenazas a mis hijos menores de edad, por irrupciones frente a mi domicilio particular en varias oportunidades”, reseña, agregando también “agresiones” hacia él mismo y daños a su domicilio. “Todo ello sin perjuicio de las veces que intervinieron en actividades políticas y actos de campaña”, agrega.

Según Ibarra, intentaron que personas allegadas a él no pudieran trabajar en medios informativos, y que él mismo no asumiera como legislador, como así también no pudiera ejercer una asesoría jurídica en el Consejo de la Magistratura de la Ciudad. “Todo eso a pesar de haber sido sobreseído por la Justicia de forma unánime por todos los jueces intervinientes, en tres instancias distintas”, puntualizó.

Si bien Aníbal Ibarra asegura que nunca mencionó esas cosas públicamente, ahora no se trata de su persona, sino de la expresidenta, “a quien debo profesionalmente y por compromiso político defender y cuidar”. En esas circunstancias, agrega, considera que “no es justo ni posible que además de defenderse ella de la persecución política y judicial a la que es sometida tenga que ocuparse también de todo esto”.

Aclara Ibarra que seguirá acompañando al doctor Roberto Boico en su trabajo profesional “en lo que sea necesario, sin ninguna vinculación formal como abogado defensor”. Y también compartirá la defensa de Oscar Parrilli, a quien define como “perseguido político en esa causa y en otras”.

El comunicado del exlegislador porteño concluye expresando públicamente su orgullo por “haber recibido la confianza de CFK para defenderla de esa persecución que ofende los valores democráticos de nuestra sociedad”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password