Un nuevo esquema tendrá la industria cervecera en el país

La Secretaría de Comercio habilitó al grupo AB InBev la compra de Budweiser de SAB Miller a cambio de ceder a la empresa CCU el producto Isenbeck y otras marcas.

El grupo empresarial cervecero más grande del mundo AB InBev, que controla Quilmes en la Argentina, llegó a un acuerdo con SAB Miller para la venta de Budweiser, en una operación que podría llegar hasta los 400 millones de dólares y a cambio cederá Isenbeck y otras marcas a la empresa CCU.

Según el comunicado de la Secretaría de Comercio que conduce Miguel Braun la operación se llevó a cabo “con el objetivo de asegurar la competencia en el mercado de la cerveza y un impacto positivo para los consumidores”.

La operación se hizo a instancias de un análisis de mercado realizado por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia en donde se aprobó la propuesta de desinversión de 7 marcas por parte de AB InBev a CCU Argentina que comercializa Schneider, Imperial y otras marcas de cerveza.

Cabe destacar que la operación de adquisición de SAB Miller por AB InBev fue una operación internacional que se formalizó en 2016 y en cada país tuvo revisiones por autoridades de defensa competencia, por caso EEUU y la UE establecieron condiciones para su aprobación.

En Argentina, si la operación se hubiera aprobado sin condiciones, la participación de las marcas de AB InBev podría haber alcanzado hasta el 85% del mercado, destacaron desde la Secretaria de Comercio.

Para llevar adelante la operación las empresas presentaron una propuesta a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, que fue aceptada y que tiene las siguientes características:

CCU Argentina incluirá en su portafolio las marcas Isenbeck, Iguana, Norte, Diosa y Báltica; e incorporaría las licencias de las marcas Warsteiner y Grolsch.

A cambio, CCU Argentina devolverá la marca Budweiser, de propiedad de AB InBev a nivel global, y recibirá pagos de hasta 400 millones de dólares en un plazo de hasta tres años.

Esta transacción no incluye la planta productiva de Cervecería Argentina S.A. ISENBECK ubicada en Zárate, Argentina, que continuará operando bajo la titularidad de AB InBev.

El mercado de las cervezas en Argentina tendrá una nueva configuración. Es que la Secretaría de Comercio impuso condiciones a la compra de SAB Miller (Isenbeck y otras marcas) por parte de AB Inbev (que controla Quilmes). Para evitar una posición dominante se llegó a un acuerdo mediante el cual AB InBev, la cervecería más grande del mundo, se quede con Budweiser, en una operación que podría llegar hasta los u$a 400 millones y a cambio cederá Isenbeck y otras marcas a la empresa CCU.

Para llevar adelante la operación las empresas presentaron una propuesta a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, que fue aceptada y que tiene las siguientes características:

CCU Argentina incluirá en su portafolio las marcas Isenbeck, Iguana, Norte, Diosa y Báltica; e incorporaría las licencias de las marcas Warsteiner y Grolsch.

A cambio, CCU Argentina devolverá la marca Budweiser, de propiedad de AB Inbev a nivel global, y recibirá pagos de hasta u$s 400 millones en un plazo de hasta 3 años.

Esta transacción no incluye la planta productiva de Cervecería Argentina S.A. ISENBECK ubicada en Zárate, Argentina, que continuará operando bajo la titularidad de AB Inbev.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password