El Senado reglamentó el control del presentismo: cómo es el nuevo sistema

El régimen de datos biométricos, que tiene carácter de obligatorio, entró en vigencia el 14 de mayo. Qué personal quedó eximido, cuáles son las sanciones y los incentivos.

Como coletazo de la polémica veraniega por la detección de alrededor de 200 “ñoquis” en la Cámara de Diputados, el Senado lanzó la semana pasada el control del presentismo a través de la huella digital. El nuevo sistema, de carácter “obligatorio”, entró en vigencia el 14 de mayo a través de la disposición 150/18, firmada por la vicepresidenta Gabriela Michetti, tras lo cual se dispuso su reglamentación.

Según el texto, al que accedió parlamentario.com., “los agentes deberán registrar su ingreso y egreso en los relojes de acceso” a través de la identificación de sus datos biométricos. Se toma como franja horaria el primer y último evento “sin importar la cantidad de veces que por razones de servicio el agente se retire y vuelva a ingresar al establecimiento”.

En el artículo 11 de la resolución de Michetti se estableció que por “inasistencias injustificadas”, se le descontará al empleado un día de sueldo por cada falta. Los “responsables primarios” del control del presentismo serán las autoridades máximas de cada dependencia, tanto del área administrativa como del área política.

Están alcanzados la totalidad de los agentes de planta permanente y temporaria, con dos excepciones: aquellos agentes de planta temporaria que “cumplan funciones a las órdenes de un legislador nacional, en un bloque político o funciones de asesoramiento en una comisión”; o aquellos agentes que “por razones debidamente fundadas” sean autorizados por sus superiores.

Además, quedaron exceptuados del control de presentismo por sistema biométrico el personal de Relaciones Oficiales afectado a servicios especiales en Aeroparque-; choferes dependientes de la Dirección de Automotores; y taquígrafos. Así se determinó en la reglamentación, contenida en la resolución 237/18 de la Dirección General de Recursos Humanos, a cargo de Pablo Roberto Casals.

En el artículo 2 de esa disposición se fijó una jornada horaria de 35 horas semanales, de lunes a viernes, con una carga horaria diaria de siete horas. Se estableció asimismo un régimen diferente para el personal de servicio de la Subdirección de Intendencias, Maestranza y Servicios, y para el personal de seguridad.

Si un empleado supera esa cantidad de horas, gozará de un franco compensatorio “en la jornada hábil inmediata posterior a la de su prestación extraordinaria”. Si esto no es posible, se le permite al agente acumular horas “para ser usufructuadas, como máximo, durante el mes en curso al de su prestación”.

Se concedió también un incentivo: “cuando la prestación de servicios extraordinarios sea brindada de lunes a viernes entre las 21 y las 7 del día posterior, o durante un día sábado, a los efectos de su compensación se le adicionará un 50%”, y “si la prestación tuviera lugar un domingo o feriado, se incrementa en un 100%”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password