Orgullo nacional

TEST: CHEVROLET CRUZE LTZ+ A/T. Andar, equipamiento y consumo, son los tres principales argumentos del tope de línea, que ahora está equipado con un impulsor hecho –como el resto del auto- en el país.

Por Roberto Nemec

La segunda generación del Cruze cuenta ahora con motores de producción nacional. Este sedán marca un punto de inflexión para la marca en el país, donde el modelo se comenzó a comercializar con unidades de la fábrica coreana y luego con las salidas de la planta de GM ubicada en Alvear, Santa Fe. Resultado de otra importante inversión, que permitió que se reemplazara al motor por otro idéntico al que venía de México, pero hecho acá. El modelo se destaca por una generosa dotación de elementos de confort y seguridad de tecnología avanzada.

El diseño actual se caracteriza por sus trazos angulosos, con los que logra un bajo coeficiente aerodinámico de Cx 0,29. El Cruze está disponible en cuatro versiones de idéntica mecánica, pero creciente equipamiento; LT manual, LTZ manual, LTZ A/T y LTZ+ A/T, esta última la que tuvimos oportunidad de probar.

El motor sigue la tendencia mundial al “downsizing”, es decir a la reducción de la cilindrada, pero sin que ello afecte y por el contrario acrecienta, a su capacidad de lograr excelentes performances con apenas 1.4 litros, lo que hasta no hace mucho tiempo atrás era privativo de autos de mucho menor tamaño que este sedán de 4,60 metros.

El llamado EcoTec es un avanzado turbo de inyección directa, de 16 válvulas con doble árbol de levas y distribución por cadena, de una eficacia muy destacable. Tiene una potencia máxima nada despreciable de 154 CV y un torque de 24,5 Kgm (a 2.000 rpm) y está asociado a una caja automática secuencial de seis marchas. En las pruebas de campo obtuvimos una velocidad máxima de 210,9 km/h y aceleró en el modo Drive de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos, llegando al kilómetro a casi 180 Km/hora. La elasticidad del impulsor también es notable: para pasar de 80 a 120 km/h necesitó sólo seis segundos, manifestando su agilidad. Entre sus características destacables, presenta el sistema de arranque y parada Start/Stop para mejorar el consumo en el uso urbano.

En lo que hace al rendimiento de combustible, los valores de que logramos resultaron apreciablemente moderados, ya que en el circuito urbano estableció 11,2 Km por litro, a 90 Km/h 18,8 km/l y a 120 Km/h, 14,6 km/l. Estos tres valores promedian 14,7 km/l. La caja de esta versión tope de gama mostró un impecable funcionamiento, acorde a lo evolucionadas que están hoy en día este tipo de transmisiones; poca caída del régimen entre cada paso de marcha y una aceleración progresiva desde el principio, con total obediencia a lo que manda el acelerador. Su buen funcionamiento y la ausencia de levas en el volante no invitan demasiado a utilizar el modo secuencial que, sin embargo, responde adecuadamente al mando desde la selectora. La apropiada asociación impulsor/caja permite que el Cruze viaje a 130 Km/h con el cuentavueltas fijo en las 2.500 vueltas. El equipamiento exclusivamente con el EcoTec significa que ya no se ofrece la opción Diesel, que estaba disponible en la primera generación

El Cruze actual se caracteriza por un buen equilibrio entre el confort de marcha y el comportamiento dinámico. En ciudad absorbe de manera adecuada las imperfecciones del suelo, al mismo tiempo que su despeje le permite, si se lo utiliza “civilizadamente”, transitar sin inconvenientes por lomos de burro y cunetas. Solo en asfaltos muy rugosos o abrasivos puede advertirse algún ruido de rodamiento que viene desde el eje trasero. Con el sistema de suspensiones, el Cruze muestra un buen trabajo en este sentido. En rutas y autopistas va muy firme a altas velocidades y se agarra bien en las curvas, sin evidenciar excesivos rolidos ni tendencias exageradas a irse de trompa por su tracción delantera. La dirección de asistencia eléctrica tiende a ser directa y se nota precisa en todas las situaciones de manejo. En cuanto a frenado, los cuatro frenos de disco detienen a los casi 1.400 kilos en 40,8 metros, cuando se accionan a 100 Km/hora.

Los materiales utilizados en su interior son de apreciable calidad y buenas mano de obra. El Cruze propone butacas delanteras muy confortables y una posición de manejo inobjetable, gracias a las múltiples regulaciones del asiento del conductor, que dispone de regulación eléctrica para la altura del cojín, y la barra de dirección se mueve tanto en lo vertical como en profundidad.

En el sector trasero, las dos plazas laterales otorgan gran comodidad a sus pasajeros, salvo que su talla supere el metro ochenta, ya que la cabeza casi rozará el techo por la marcada caída del techo. El pasajero del medio se verá afectado por la invasión de la gaveta central, que no le permitirá estirar las piernas. Con 440 dm3, el baúl tiene un volumen razonable para su franja.

Los elementos que conforman las dotaciones de confort y seguridad, son uno de los puntos más fuertes del Cruze. En el primero de los casos, y obviando lo que ya es esperable en un auto full de este segmento, el LTZ+ ofrece acceso y arranque sin llave, encendido remoto del motor, cruise control, sistema start-stop, tapizados de cuero, sensores de lluvia y de estacionamiento atrás y adelante, sistema avanzado de asistencia al estacionamiento (paralelo o perpendicular), tecnología My Link con pantalla táctil de 8 pulgadas, buen equipo de audio con seis parlantes, Bluetooth, entrada USB y auxiliar, cargador inalámbrico para la batería del celular y volante multifunción forrado en cuero. Curiosamente, el despliegue no incluye techo solar y el climatizador es de una sola vía. Y es destacable la inclusión del sistema de asistencia del mantenimiento OnStar.

Para seguridad, hay seis airbags (frontales y laterales para los de adelante y de cortina para los de atrás), controles de estabilidad y tracción, luces diurnas de Leds, faros de alta con control automático de anti encandilamiento, luces para niebla tanto adelante como atrás, alerta de punto ciego, medición de distancia con el vehículo que precede, alarma antirrobo, asistencia de permanencia en el carril, detección inmediata de colisión frontal, etc.

El Cruze está bien posicionado ante los numerosos y muy meritorios exponentes del segmento, ya sean de origen europeo, locales o brasileños. Esta versión full tiene un precio sugerido de 620.900 pesos (el del base LT M/T es de 509.900 pesos) y como en toda la línea la garantía es de tres años o cien mil kilómetros.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password