Especialistas internacionales aportaron evidencia para legalizar el aborto

En una jornada de debate acerca de la despenalización del aborto en Argentina, expertos de Colombia, México, Uruguay y Estados Unidos expusieron acerca de los resultados de investigaciones científicas y las experiencias en la implementación de políticas públicas en América Latina.

En el marco de las jornadas de debate que se realizaron en el Congreso acerca de la despenalización del aborto, cuatro especialistas de Colombia, México, Uruguay y Estados Unidos expusieron este miércoles os resultados de investigaciones científicas y las experiencias en la implementación de políticas públicas de acceso luego de procesos de legalización del mismo en países de América Latina.

La jornada de debate llamada “Evidencias y argumentos de salud pública para la legalización del aborto en Argentina” se dividió en dos paneles: el primero de ellos se centró en las “evidencias y argumentos”, mientras que el segundo se interiorizó en las “políticas públicas de acceso al aborto legal”.

De esta manera, el encuentro comenzó con el aporte de la exdirectora general adjunta de Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud Federal, Raffaela Schiavon (México), quien explicó que “el debate sobre el aborto se centra en dos pilares: el marco legal y acceso al servicio” y remarcó que “las consecuencias de un marco legal restrictivo son: la muerte materna, enfermedades y daño a la salud, criminalización, estigmatización y altos costos hospitalarios”.

Asimismo, la especialista precisó que “las mujeres de bajo nivel socioeconómico y rurales son quienes tienen nueve veces más de posibilidades de morir por un aborte clandestino” y detalló que las tasas de aborto -cada mil- entre mujeres de entre 15 y 44 años es de “44 casos en América Latina, 36 en Asia, 34 en África, 27 en países en desarrollo y 39 en países desarrollados”.

“En América Latina están los países más restrictivos del mundo y que criminalizan el aborto”, manifestó y consideró que “la criminalización no es efectiva en reducir el número y tasas de abortos, sólo genera abortos más inseguros”.

Por su lado, el investigador y gineco-obstetra Daniel Grossman (Estados Unidos) presentó una evaluación de la Academia Nacional de Ciencia, Ingeniería y Medicina (NASEM) acerca del aborto en Norteamérica durante los últimos 40 años , en el cuál el organismo concluye que el aborto es “efectivo y seguro”.

En este sentido, Grossman explicó que “los abortos con medicamentos presentan menos del 1% de complicaciones” e insistió en que “aunque los métodos son seguros, las leyes ponen obstáculos en el servicio; no sólo es necesaria una buena ley, sino que hay que poder implementarla”.

“No hay evidencia que un aborto produzca daño a la salud mental, tendencias sucidas o de estrés post traumático, tampoco de que las mujeres consuman alcohol, tabaco o drogas para lidiar con esa situación; sino que con el tiempo los síntomas de depresión y la ansiedad anímica disminuye”, argumentó y señaló que “el 95% de las mujeres que abortó creen que la decisión fue correcta”.

A su turno, el exsubsecretario del Ministerio de Salud Pública de Uruguay, Leonel Briozzo, hizo un breve repaso acerca de los cambios que produjo en el país la despenalización del aborto y aseguró que “el aborto cambia el rol de los ginecólogos, el aborto no lo hace el médico sino que lo realiza la mujer en la intimidad de su hogar”.

Sobre esa línea, remarcó que “con la legalización del aborto se logra disminuir la mortalidad materna, la mortalidad infantil, los embarazos no deseados, entre otras cuestiones” y argumentó que desde ese momento “ Uruguay es el segundo país de Ameríca Latina con menor tasa de muerte por abortos inseguros -con 14 casos-, sólo superado por Canadá –con 11 casos-“.

Finalmente, la fundadora del Grupo Médico por el Derecho a Decidir, Ana Cristina González Vélez (Colombia), recordó que en ese país se utiliza el aborto con el modelo de causales -un módelo similar al que se aplica en nuestro país- el cual “abarca tres excepciones: cuando constituya un peligro para la salud o vida de la madre, por una grave malformación del feto o cuando sea producto de acciones indebidas” y destacó que “pese a que fue declarado como un ‘derecho fundamental’ sigue siendo un delito”.

“El aborto inseguro es la cuarta causa de muerte materna, con 70 casos por año”, subrayó y agregó que “el 50% de las mujeres han enfrentado barreras al momento de busca ayuda; el 37% de los gineco-obstetras cree que el aborto está mal y el 34% enfrenta una sensación de culpabilidad”.

Finalmente, sentenció que “el modelo de causales es problemático porque es arbitrario y variable, falto de evidencia y articulado en torno a la vida biológica pero no a la biografía de las mujeres”.

El encuentro fue organizado por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), la Red de Acceso al aborto seguro en Argentina (REDAAS) y Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES); y contó con la presencia de funcionarios de Entre Ríos, la Ciudad de Buenos Aires, Rosario y Buenos Aires.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password