Peña defendió la “decisión preventiva de acudir al FMI” y llamó a los “consensos” en el tema tarifas

En su exposición inicial, el jefe de Gabinete ponderó las políticas tomadas por el Gobierno en el plano económico y dijo que “ya pasó la etapa más difícil” de la corrida cambiaria.

Al comenzar su informe de gestión ante la Cámara de Diputados, Marcos Peña defendió la “decisión preventiva de acudir al FMI” para la obtención de un préstamo y dijo que recurrir al organismo internacional “no es para reducir nuestra soberanía” sino “nuestra volatilidad”. También, consideró que “ya pasó la etapa más difícil” de la corrida cambiaria.

El jefe de Gabinete destacó las políticas tomadas por el Gobierno en el plano económico y, además, llamó a los “consensos” en el tema tarifas. Al referirse a la “discusión de la coyuntura económica”, ponderó el “camino de gradualismo” de “ir logrando el equilibrio fiscal y así reducir nuestra vulnerabilidad externa”.

Para el ministro coordinador “en estos dos años y medio hemos podido avanzar en muchas cuestiones” y, por eso, aseguró que hubo “siete trimestres de crecimiento”. “Teníamos un desafío particular en materia de ese sendero estrecho, sendero de confianza que necesitábamos y necesitamos como país para que ese camino gradual pueda ser financiado por aquellos que nos prestan dinero”, expresó.

El funcionario subrayó entonces que el financiamiento es “para evitar un ajuste más veloz, de un día para el otro, que tendría muy negativas consecuencias”. Reconoció el “enorme esfuerzo” de la ciudadanía para “acompañar la normalización de la economía”, pero remarcó que “una serie de factores internos y externos contribuyeron para la situación de inestabilidad cambiaria, que nos indicaba que reducíamos un escalón en materia de esa confianza como país, despertando algunas dudas de coyuntura y estructurales”.

“Gracias a las medidas que fuimos tomando en el diseño del programa económico y en el fortalecimiento, centralmente, de nuestro Banco central, contamos con las herramientas para amortiguar el impacto de esa volatilidad”, afirmó Peña.

Y, seguidamente, justificó que tomando “plena conciencia” en “la necesidad de tomar medidas concretas institucionales, económicas y políticas para adoptarnos a ese nuevo contexto” es que “tomamos la decisión preventiva de poder acudir al FMI, no para redefinir nuestra política económica, no para reducir nuestra soberanía, sino para conseguir reducir nuestra volatilidad a través de un prestamista”.

El jefe de Gabinete señaló que la decisión de pedir un préstamo al organismo dará “una mejor circunstancia para navegar ese mundo incierto” el cual “todas las estimaciones indican que continuará en su volatilidad” y “por nuestra dependencia externa estamos en los primeros lugares de la fila de los impactos que pueden ocurrir”.

Insistió que el acuerdo con el Fondo “nos va a permitir tener más previsibilidad y herramientas” para “cruzar este camino” que, a su entender, “ya hemos pasado por la etapa más difícil”. El ministro coordinador enfatizó luego que este contexto “nos exige un mayor esfuerzo en términos de capacidad de construir los acuerdos necesarios para lograr una mayor velocidad en nuestro camino hacia el equilibrio fiscal”.

En ese llamado a la dirigencia política, dijo que desde el Gobierno lo harán “priorizando el valor del diálogo, de trabajar todos juntos en una dinámica de responsabilidad, priorizando poner la verdad por encima de los simbolismos”.

En cuanto a la suba de tarifas, Peña afirmó que “hay que seguir dando la discusión en algunos temas donde evidentemente no estamos de acuerdo; encontrar consensos en materia de subsidios, tarifas y servicios públicos”.

“Queremos honrar el mandato y el sentido, que se ha planteado muchas veces en el debate político, de lograr un esquema tarifario más justo nivel federal, donde los que más tienen no sean subsidiados por lo que menos tienen”, expresó y pidió la “responsabilidad” de “los ciudadanos, como parte esencial de una democracia, de la dirigencia y, por supuesto, la responsabilidad que asumimos como gobierno”.

Hacia el final de su discurso, el ministro coordinador, que mantuvo un tono moderado y no tan enfático como suele presentarse en Diputados, ratificó el “compromiso y convicción” de que “Argentina está por el camino correcto del desarrollo, de poder superar trabas y dilemas que llevamos décadas sin poder resolver”.

“Si hay una visión alternativa a que nuestro déficit fiscal se puede financiar por otra vía, la escucharemos. Ahora, rechazaremos la demagogia de plantear al mismo tiempo ‘no se endeuden, reduzcan el déficit, reduzcan los impuestos’, porque creo que eso es subestimar a los argentinos. No vamos a ceder con el compromiso de decir la verdad”, cerró.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password