La oposición y el oficialismo porteño se cruzaron por los incidentes en el subte

Diputados porteños de las bancadas opositoras cuestionaron duramente el accionar de la Policía de la Ciudad durante el paro de subtes del martes e insistieron con la necesidad de que el ministro de Seguridad, Martín Ocampo, brinde explicaciones al respecto.

Tras una semana intensa de reclamos por parte de los trabajadores del subte y de la intervención de la Policía de la Ciudad en la medida de fuerza del martes, los diputados porteños de la oposición y el oficialismo protagonizaron un tenso debate acerca de los incidentes que se produjeron en ese contexto.

Es así que durante la sesión de este jueves, los legisladores analizaron una serie de proyectos de declaración y resolución que proponían “repudiar” y de solicitudes de informes sobre el accionar policial presentados por Unidad Ciudadana, que encabeza Carlos Tomada, por Frente de Izquierda y los Trabajadores y por Autodeterminación y Libertad.

Las bancadas opositoras exigieron que el ministro de Seguridad de la Ciudad, Martín Ocampo, brinde explicaciones al respecto, sin embargo, la medida fue rechazada dado que recibió 13 votos afirmativos, 38 negativos y 5 abstenciones.

Asimismo, el parlamento rechazó -con 25 votos positivos y 35 negativos- el repudio a las sanciones persecutorias que la empresa Metrovías ha realizado contra trabajadores de base, delegados gremiales y miembros del secretariado ejecutivo de la Asociación Gremial (AGTSyP).

No obstante, la Casa aprobó un pedido de informes propuesto por la bancada Vamos Juntos en relación a la “represión” desplegada por efectivos de la Policía de la Ciudad contra un grupo de trabajadores del subte en la Línea H, con 46 afirmativos y 13 negativos.

En ese sentido, la oposición aseguró que la fuerza de seguridad “desplegó un operativo represivo contra los trabajadores que se encontraban en el lugar realizando una medida de fuerza gremial” y consideraron que “una vez más, la policía de la Ciudad actúa como brazo armado del Jefe de Gobierno, en oposición a los principios de uso de la fuerza consagrados en la Ley de Seguridad Pública de la Ciudad y atentando contra el derecho a huelga consagrado en la Constitución Nacional”.

Según informaron los propios metrodelegados la medida de fuerza estaba motivada por el rechazo del acuerdo paritario salarial de 15,02% y las más de 100 suspensiones a los trabajadores que, desde el 23 de abril, participan en las protestas.

Cabe destacar que en la sesión estuvieron presentes trabajadores del subte, quienes ingresaron al recinto por pedido de los diputados de la oposición. A lo largo del debate entonaron canticos y cuestionaron duramente a la bancada oficialista a la cual tildaron de “bruta” y “vende patria”.

El debate en el recinto

El debate lo abrió el diputado de AyL Fernando Vilardo, quien expresó su “más enérgico repudio a la detención y represión de los trabajadores del subte, esto representa un ataque a la huelga de los trabajadores” y consideró que “esto no es un hecho aislado, es parte de la política de ajuste que viene realizando el Gobierno desde que asumió hace poco más de dos años”.

“Nos hablan de achicar los gastos pero cuando hacen eso no lo hacen pensando en dejar de pagar la deuda externa, sino que siempre van por los trabajadores”, indicó y sentenció que “los usuarios no son rehenes de la huelga, sino que son rehenes de las responsabilidades del Gobierno y Metrovías”.

En ese mismo sentido, el legislador del PO Gabriel Solano manifestó su “máximo repudio contra esta agresión a los trabajadores del subtes y a la vez nuestro total apoyo” y señaló que “queremos decirle a Larreta que si no reconocen a los trabajadores del subte se convertirán un gobierno de facto; este sindicato está reconocido por el 90% de los trabajadores y el 10% por la burócrata de la UTA”.

“Quieren enfrentar a los trabajadores el subte porque los trabajadores del subte pueden quebrar el techo del 15% en la paritaria y por su histórica lucha por las condiciones de trabajo”, advirtió y llamó “al resto de las organizaciones sindicales un plan de lucha con un paro nacional contra el ajuste y la represión a los trabajadores que luchan”.

A su turno, el oficialista Ariel Álvarez Palma explicó que “la base de nuestra sociedad tiene que estar en el respeto a la ley, nuestra Constitución nos da derechos y obligaciones, ahí nos dan derecho a la huelga y libertad de expresión” y afirmó que “esos derechos nos dan obligaciones, en donde está expresó que el límite está en la ley y nosotros defendemos el interés general”.

“El martes prevaleció el interés particular y se tomó de rehenes a más de un millón de pasajeros que quedaron varados; muchos trabajadores perdieron el presentismo, ciudadanos perdieron turnos médicos y familias enteras estuvieron complicadas para llevar a sus hijos a la escuela”, precisó y remarcó que “se interrumpió un servicio, los trabajadores se tiraron a las vías y eso no lo podemos permitir”.

Por su lado, el diputado del PTS Patricio Del Corro aseveró que “los trabajadores eligieron como organizarse y Larreta no tiene ningún poder para decidir que sindicato es legal y cual no. Aquí los que están en la ilegalidad es el Gobierno que sanciona y reprime” e insistió en que “los ilegales y corruptos son los de Metrovias y el Gobierno de la Ciudad, que hacen negociados truchos y se los hacen pagar a los trabajadores. ¿Ahí no hay corrupción? Son unos mentirosos. Al oficialismo no le importa nada, la vida del trabajador no les interesa”.

Asimismo, el presidente del bloque Unidad Ciudadana, Carlos Tomada, consideró que “este es claramente un conflicto en el marco de un ajuste iniciado en diciembre de 2015, un ajuste sobre el salario, ajuste sobre el empleo, un ajuste sobre la seguridad social, sin olvidarnos que este ajuste es acompañado por la pretensión de una reforma laboral con flexibilización laboral que recorre Latinoamérica”.

“A esto se suma el acuerdo con el FMI que ya ha generado en toda la ciudadanía entre un 60% y 70% de rechazo en el pueblo argentino, un pueblo que ve negativo ese acuerdo para el futuro de los argentinos”, remarcó y aseguró que “con la mentira de que es un sindicato ilegal justifican la represión; Larreta es una gran mentira decir que en la Argentina hay sindicatos ilegales”.

En ese sentido, insistió en que “están muy mal asesorados: no es cierto que los trabajadores del subte no se puedan sentar en una mesa a negociar, los trabajadores del subte tienen legitimidad legal y legitimidad política para sentarse en cualquier mesa, porque los trabajadores del subte tienen inscripción gremial y esto los habilita para discutir negociar y buscar soluciones para sus representados”.

A su turno, el presidente de la Comisión de Justicia y diputado de Vamos Juntos, Daniel Presti, cuestionó duramente al kirchnerismo al afirmar que “nos llevaron al abismo y ahora nos quieren dar clases de cómo hacer las cosas. ¿Qué hicieron en los últimos doce años? ¿Por qué no nos dan sus formulas? Todos estos personajes, por no llamarlos de otra forma, están todos procesados y con causas en su contra” y remarcó que “dejaron un Estado con un déficit histórico, no tienen la cara de piedra tienen la cara de roca”.

“Los trabajadores no tienen la personería gremial, pueden sentarse a debatir paritarias pero no pueden ir a huelga”, agregó y concluyó: “la personería a los metrodelegados se la dieron el 26 de noviembre de 2015. Hablan de represión, no saben lo que es la represión, acá reprimían los milicos. ¿Qué nos vienen a hablar de represión?”.

Por su lado, el peronista Santiago Roberto señaló que “es difícil no entrar en la provocación, muchos hemos sufrido la represión y pido al oficialismo que nos traten con respeto a todos” y le respondió a Presti al indicar que “nosotros no tenemos cara de piedra y defendemos con toda nuestras fuerzas desde este bloque a los trabajadores del subte y manifestamos nuestro repudio a la represión a los trabajadores del subte que fueron reprimidos por su derecho a huelga”.

“La única forma de aplicar este plan económico de hambre y entrega es pegando, reprimiendo a los trabajadores, los sindicatos y a los movimientos sociales”, marcó y advirtió que “este conflicto no se soluciona con palos, se soluciona con el diálogo”.

Sobre la misma línea, el vicepresidente tercero de la Legislatura y socialista, Roy Cortina, argumentó que “lo que sucedió el otro día en el subte y la Ciudad fue grave, pero no sólo por los detenidos, las balas de goma y las corridas, sino por la incomprensión de la vida real” y consideró que “en un país con tanta fragilidad y precariedad, se argumenta para reprimir a los metrodelegados que no tienen personería gremial, cuando todos saben que obtenerla no es un trámite sino que es una política y hay intereses”.

“Se sabe que estos delegados son representativos, quieren jugar una pulseada formalista en vez de dialogar”, completó.
Por último, el diputado de Suma+ Juan Francisco Nosiglia manifestó “la preocupación por los hechos ocurridos el martes, estamos del lado del cumplimiento de la ley, de controlar el cumplimiento de las responsabilidades y de las responsabilidades del Estado” y subrayó que “el mismo martes le pedimos a Metrovías que revise las sanciones aplicadas y les pedimos a los metrodelegados que cambien la metodología de protesta para no perjudicar a los vecinos”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password