“Desde octubre se achicaron, se encerraron”, le enrostró Pichetto a Cambiemos

El jefe del bloque Justicialista definió al veto como “el fracaso de la política”, y aseguró que la aprobación de la ley sobre tarifas es “un mensaje de este Congreso”. “No haber acordado es un fracaso”, reprochó al oficialismo.

A la hora de los cierres del debate sobre tarifas, el jefe del bloque Justicialista, Miguel Pichetto, le reprochó al Gobierno no haber podido acordar con la oposición “un marco razonable” para las tarifas, y advirtió que el veto “es el fracaso de la política”.

El rionegrino arrancó su discurso asegurando que “hay gobiernos que destruyen la moneda y otros que destruyen el crédito; es lo que les está pasando a ustedes”. Reconoció a continuación que con el anterior Gobierno las facturas de luz, gas y agua tenían un fuerte componente de subsidios que favorecían al AMBA y que eran sostenidos por el interior del país. Así las cosas, admitió que “nunca afrontamos esa tarea que la expresidenta definió como de sintonía fina”.

Ahí reprochó que “hubo una fuerte resistencia en 2011 de todos los sectores políticos, y también los medios”. Así las cosas, admitió que “volvimos a una zona de confort en términos de no tomar decisiones, y mantuvimos los subsidios hasta el último día”.

Pichetto se preguntó cómo puede ser que ante los ojos del mundo “el Congreso y el Poder Ejecutivo no puedan acordar un marco razonable para que la gente no pueda afrontar el pago de los servicios públicos. ¿Cómo puede ser que esto concluya en un veto, que es el fracaso de la política?”.

Se quejó a continuación porque “nos colocan en una postura de desestabilización, que empezamos a hacer campaña… La campaña la lanzaron ustedes el 1° de febrero, cuando plantearon las relecciones del presidente de la Nación, la gobernadora de Buenos Aires y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”. Asimismo reprochó que “desde las usinas del poder alimentan la destrucción de los representantes del pueblo”, y en esas circunstancias le apuntó al consultor Jaime Durán Barba, de quien se ha confesado lector, pero del que remarcó que “habla con desprecio del Congreso, y hasta dice que las clases medias tienen capacidad de pago hasta el infinito”.

“Es cierto que hemos votado el Presupuesto en noviembre de 2017, cuando establecimos unas pautas que volaron por el aire el 28 de diciembre -sostuvo-. El propio Gobierno antes de terminar el año la lleva al 15%, fue un ajuste sobre la realidad”. Pichetto se refirió también a otra variable que “voló por el aire”: el dólar. Y recordó que el Presupuesto establecía un valor para 2018 de $19,3, y para 2019, $20,4.

Luego de apuntar que se habían planteado unas paritarias al 15%, dsetacó que acabamos de vivir una corrida financiera en la que se perdieron “10 mil millones de dólares alegremente, por mala praxis financiera y mal manejo del Banco Central”.

El jefe del bloque Justicialista insistió en que “todas las variables que votamos se modificaron sustancialmente”, y además “hubo una devaluación del 20% en el medio”. Y en ese marco, sostuvo que “lo único que se ha mantenido de manera inflexible, inmodificable fue el marco tarifario fijado por (Juan José) Aranguren y el Gobierno nacional. Eso no se modifica, no se pude ni hablar, analizar una propuesta alternativa”.

Al hacer referencia al debate de este proyecto en la Cámara de Diputados, destacó que allí el oficialismo tiene 109 diputados, ante lo cual “uno debe esperar que construyan políticas de alianzas para manejar la Cámara, pero no la controlan porque devaluaron la política, porque dejaron de lado al presidente de la Cámara”. Y concluyó: “Desde octubre se achicaron, se encerraron, no dialogaron”.

Pichetto recordó que cuando llegó el proyecto al Senado se estaba en vísperas del “supermartes” de las Lebacs, ante lo cual decidieron postergar el tratamiento. Al comenzar ese análisis, le pidieron al Gobierno una propuesta alternativa, para tratar de analizarla en conjunto. Recordó que esperaban “una propuesta razonable, (pero) esos días pasaron inútilmente… Hemos tenido muchos diálogos, pero nunca llegó ninguna propuesta”.

Se quejó porque en lugar de presentar una propuesta, el juego del Poder Ejecutivo fue “tratar de que no hubiera dictamen, presionar, como hicieron hoy”, aunque reconoció que “es legítimo, estamos dentro del juego de la política, cada uno hace lo que tiene que hacer”.

Reprochó luego que en el Gobierno “tienen un problema, que no explican los temas, porque no creen en los medios, no van a explicar las acciones del Gobierno”, y atribuyó esa actitud a Durán Barba.

A su juicio, “no haber acordado es un fracaso; además rompen el principio de que están abiertos, que quieren dialogar. Tienen un estilo que no soportan la frustración… Gobernar la Argentina es muy complejo”. Así las cosas, aseguró al oficialismo que “les espera una tarea realmente muy difícil, porque haber ido al Fondo Monetario implica condiciones, porque hay que hacer reformas estructurales en orden a la situación del país; y yo no creo que puedan solos, requieren de un gran acuerdo, de una gran convocatoria a los sectores públicos, y a los sectores del trabajo y de la empresa. Hay que hacer un diagnóstico correcto y determinar por donde va el camino… No sabemos adónde vamos”.

Y fundamentalmente, agregó, “no es recomendable romper los puentes, aun con la oposición más dura, la que cree que hay que oponerse a todo, con esa oposición también hay que hablar”. En lo que a ellos respecta, aseguró que “durante dos años y medio hemos expresado un nivel de construcción desde el primer día”.

Valoró de este Gobierno la salida del default, aunque reconoció como autocrítica que “deberíamos haber salido nosotros; podríamos haber salido. Así como el señor (Axel) Kicillof acordó la deuda con el Club de París en 6000 millones, como arreglamos con Repsol, como se arregló gran parte de la deuda argentina. No pudimos terminar ese tema de los buitres, porque nos quedamos atrapados también por las consignas. No cerramos un tema que hubiera sido un gran mérito para el gobierno que se iba. Hubiera sido un gran rédito incluso para nuestro candidato presidencial Scioli”.

Miguel Pichetto le recomendó al Gobierno que “retomen la calma, que desdramaticen este debate”, y comparó con lo que vivió el kirchnerismo con la 125. “Fue una cuestión de intereses económicos que estaban en pugna. Se podría haber acordado y no se acordó, y fue una derrota para el Gobierno”.

Luego el senador rionegrino aseguró que “no me gusta votar leyes para el veto, porque implican un fracaso de este Congreso, e insistió que “me hubiera gustado que hubiera habido una propuesta”.

Tras reiterar que ellos no iniciaron ese debate, sino que fueron los propios socios del Gobierno. Luego admitió que el presidente vetó en su momento la Ley Antidespidos, que reconoció que “fue también un mensaje de este Congreso; este es un mensaje de este Congreso: este camino no cierra, aun cuando veten la ley, deben repensar cómo gradúan las tarifas, porque la gente no va a poder pagarlas, y van a perder toda conexión con su electorado”.

Pichetto concluyó insistiéndole al Gobierno con la necesidad de reflexionar sobre “la relación con la oposición política democrática que han tenido; tienen desafíos muy importantes de cara al Presupuesto nacional”, y terminó volviendo con su propuesta de alcanzar “un gran acuerdo que permita llevar al país a un camino de crecimiento razonable”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password