Habló la madre de una joven asesinada por su novio por negarse a abortar

Verónica Camargo, mamá de Chiara Páez, dio un fuerte testimonio. Sostuvo que una adolescente “no tiene la capacidad” para tomar la decisión y lamentó que se reclame por el aborto legal en las marchas de Ni Una Menos.

Entre los oradores en contra de la despenalización del aborto, uno de los testimonios más esperados era el de Verónica Camargo, mamá de Chiara Páez, la joven de 14 años asesinada el 10 de mayo de 2015 a manos de su novio por negarse a interrumpir su embarazo. Al exponer, la mujer rechazó la posibilidad que se legalice esta práctica y reclamó que los legisladores hallar “una respuesta humana”.

La mamá de Chiara, oriunda de Rufino -provincia de Santa Fe- demandó que la respuesta ante los embarazos no planificados sea “una buena educación pública”; “un mejor sistema de salud, donde se pueda recurrir para cuidar la vida en todos los momentos”, y “un buen sistema judicial que imponga penas severas en casos de abusos y maltrato, y que defienda la vida siempre, y no los derechos de los criminales”.

Camargo evocó el femicidio cometido por el novio de su hija, Manuel Mansilla, condenado a 21 años de prisión, con la complicidad de su familia -aún impune-. Chiara Paéz fue degollada y enterrada en el patio de la casa, donde al día siguiente los acusados comieron un asado. Estaba embarazada de ocho semanas, y la familia Mansilla ya le había manifestado que deseaba que abortara.

La madre de la adolescente también sostuvo que “una nena no tiene la capacidad para tomar una decisión así sola”. “No lo digo porque las crea menos o porque las quiera juzgar: lo digo porque yo lo vi en mi hija, vi todas las cosas que la presionaban y no estaba preparada para la situación que le tocó vivir”, expresó.

A su vez, Camargo señaló que “las chicas sufren presiones y violencia de los hombres que eligen no hacerse cargo, que prefieren no reconocer la vida del niño por nacer, y ese sentimiento puede trasladarse a la vida de la madre. Lo puedo asegurar, porque ese fue el caso de Chiara. Ella era fuerte, y no ibamos a obligar al chico a que se hiciera cargo del bebé si no lo quería”.

En otro tramo de su ponencia, lamentó ver “a muchas chicas que mezclan los pañuelos verdes con el ‘Ni Una Menos’, y se preguntó: “¿Tendrán consciencia del sentido de lo que significa cada cosa?”.

“Lo que se llevó la vida de Chiara no fue solo el bebé que crecía en su vientre. Fue el egoísmo de sus asesinos, que creyeron que ninguno de los dos merecía vivir. Fue el convencimiento de que cuando una persona es un obstáculo, es condición suficiente para no querer reconocer la humanidad del otro”, manifestó Camargo.

Dijo sentirse representada en la primera marcha de Ni Una Menos, en 2015, pero confesó que “ya no se siente parte de esas manifestaciones” porque “se utiliza también el reclamo para reivindicar el aborto”.

Finalmente, reclamó al Estado “asegurar una buena educación pública en todos sus aspectos; evitar que haya pobreza y generar fuentes de trabajo; mejorar la salud pública adónde se pueda recurrir para cuidar la vida en todos los momentos, desde la concepción hasta la muerte; y un buen sistema judicial que imponga penas severas en caso de abusos y mal trato y que defienda la vida siempre y no los derechos de los criminales”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password