Ricardo Gil Lavedra: “La maternidad es una opción, no una obligación”

El exlegislador y jurista criticó la criminalización de las mujeres y, además, aseguró que “no hay cepo constitucional ni convencional” para avanzar con la legalización del aborto.

El exlegislador y jurista Ricardo Gil Lavedra se manifestó a favor de la despenalización y legalización del aborto, y sostuvo que “la maternidad es una opción, no es una obligación”. Al exponer en el plenario de comisiones destacó el “formidable debate” sobre el tema.

Invitado a exponer en la última audiencia sobre interrupción voluntaria del embarazo, el abogado constitucionalista dijo que “nadie está en desacuerdo que el aborto es una circunstancia no deseable” pero “lo que aquí estamos discutiendo es si se deja sin efecto o no la despenalización”.

“No hay cepo constitucional ni convencional. Ni la Constitución Nacional ni los tratados internacionales de derechos humanos constituyen un obstáculo para la legalización, ninguno manda a criminalizar”, aseguró y señaló que la “compraventa de personas, rebelión, sedición, corrupción, son las únicas conductas que la Constitución exige que sean criminalizadas, en consecuencia, el resto es decisión del legislador”.

Gil Lavedra cuestionó que “la criminalización ha fracaso, no ha tenido efecto preventivo, disuasorio y además ha producido un fuerte impacto en la salud de las personas de menores recursos”.

El exministro de Justicia vinculó que detrás de la oposición al aborto se “esconde” un “estereotipo ancestral” que “tiene que ver con qué significa la mujer dentro de la sociedad”, el cual establece que “su función es la maternidad y debe soportarla de modo estoico”.

Luego de sostener que criminalizar a la mujer u “obligarla” a continuar con el embarazo, “viola” sus derechos a la “intimidad” y la “autonomía”, el exdiputado enfatizó que “la maternidad es una opción, no una obligación”.

“Nuestro derecho positivo admite ya la autonomía en el caso de la violación”, señaló y comparó dos embarazos -uno fruto de una violación y otro de una relación sexual consentida- en los que “el embrión es el mismo en los dos casos, la voluntad también es la misma”. Se preguntó entonces “en qué difieren” y “qué estamos castigando” para afirmar que “lo que castigamos es la relación sexual”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password