Detallaron los últimos contactos con el ARA San Juan

En el marco de una nueva reunión de la bicameral del submarino perdido, el comandante de la Fuerza Submarinos recordó que en el inicio del problema el capitán de la nave contó que estaban navegando en superficie por un cortocircuito en la batería de proa.

La Comisión Bicameral que investiga la desaparición del submarino ARA San Juan, realizó un nuevo encuentro en el Salón Auditorio del Edificio Anexo del Senado de la Nación.

Presidida por el senador José Ojeda (FpV-Tierra del Fuego) y Guillermo Montenegro (Cambiemos-Buenos Aires), presidente y vice, respectivamente, de la Comisión Bicameral Especial Sobre la Desaparición y Búsqueda de Rescate del Submarino ARA San Juan, y con la presencia de familiares de las víctimas, durante más de seis horas se escuchó el informe de especialistas y las respuestas que éstos entregaron a las preguntas de familiares y legisladores.

En primer término habló el capitán de navío Claudio Villamide, comandante de la Fuerza Submarinos. El marino realizó una reseña de las 15 navegaciones que el ARA San Juan realizó entre el año 2015 y el 2017. También se refirió a las comunicaciones mantenidas con la tripulación y los inconvenientes reportados desde el 14 de noviembre de 2017 hasta el comienzo de su búsqueda.

Villamide recordó que el submarino debía realizar un “reporte cada 48 horas” y que “el último recibido fue el día 14 de noviembre a las 22 horas”. El capitán afirmó que cerca de esa medianoche, el teniente de navío Villareal, jefe de Operaciones del submarino ARA San Juan, se comunicó “diciendo que se encontraban navegando en superficie a raíz de lo que creían había sido un cortocircuito en la batería de proa y que estimaban que fue por un ingreso de agua de mar”.

También manifestó que luego de ese intercambio, “nos comunicamos con el comandante del submarino, capitán Fernández, que me informó que estaban navegando en superficie por un cortocircuito en la batería de proa con un principio de incendio presumiblemente por ingreso de agua de mar a la batería a través del sistema de ventilación”.

Villamide comentó que “le ordené cancelar la patrulla y que pusiera rumbo de regreso a puerto (Mar del Plata). Me dijo que lo iba a hacer en cuanto volviera a inmersión, ya que en ese momento se encontraba navegando con un rumbo 080 y cargando aire. También me dijo que producto del temporal que estaban padeciendo en ese momento, había bajado al interior el oficial de guardia y el vigía, y que tenía la escotilla cerrada”.

El capitán Villamide puntualizó que tuvo un intercambio de opinión con el comandante de la nave, “porque él me indicó que su intención era volver a inmersión, inspeccionar el estado en que se encontraba la batería, desconectar lo que fuera necesario y volver a conectar la batería”, y yo consideraba que no era conveniente porque él no iba a saber el grado de afectación. Y lo que normalmente debía hacerse es revisar todo y lavar con agua destilada”.

Villamide confirmó que el 15 de noviembre hubo un radiollamado de un operador “a las 07.33 horas. Y 08.27 horas nosotros le mandamos el cambio de AVISS, estimamos que lo recibe porque 08:36 es el último dato del registro pero nunca reportó el recibido de ese mensaje”.

El tiempo límite para que desde la nave enviaran un mensaje de seguridad era el día 16 de noviembre a las 00.00 horas. Villamide dijo que “como eso no aconteció, envíe un mensaje para que se comunique urgente con el Comandante del submarino a las 09:26 horas y otro a las 11:09 horas”. El oficial de la marina aseguró que había “ordenado a todas las estaciones de comunicaciones que buscaran en todas las frecuencias”.

“Di la orden de que se comunicara a las familias que habíamos perdido contacto con el submarino”, recordó Villamide, quien también aseguró que la nave “estaba habilitada para navegar y así lo había calificado su dotación”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password