Claudia Piñeiro: “Del otro lado tenés rechazo, rechazo, rechazo”

Activista a favor del aborto, la escritora advirtió que “a partir del 8 de agosto, si no sale la ley, cualquier mujer que muera o tenga disfunciones en su aparato reproductor a partir de esto, la responsabilidad es de los que no lo votaron”.

Convencida pese a los números que se manejan de cara al debate del miércoles de que la legalización del aborto será aprobada, la escritora Claudia Piñeiro justificó su activismo a favor de la ley más allá del riesgo de que pueda llegar a perder lectores. “No me imaginé que iba a ser tanto, pero igual no me arrepiento”, confesó.

Admitió también haberse sorprendido “muy mal de muchos senadores de los cuales pensaba bien”. Citó a aquellos que obstruyeron el dictamen el miércoles pasado, porque “lo que hicieron fue una operación parlamentaria-reglamentaria para que no pudiera salir con firmas un dictamen que es el único que tenemos, que es de una ley a la que se llegó con consenso”.

“Hay dos extremos; los que rechazan y los que quieren la ley como era la de la campaña. Cada vez vamos acercando más, y ahora, gracias a la intervención de (Miguel) Pichetto, (Luis) Naidenoff y (Humberto) Schiavoni, un montón de senadores que quisieron encontrar un punto de encuentro con los cordobeses, con neuquinos que quieren firmar con cambios, con (Eduardo) Costa, que quiere firmar con algún cambio, se encontró un punto de encuentro”, detalló.

Entrevistada en el programa Sobremesa, de FM Milenium, Piñeiro resaltó el trabajo para encontrar un punto de encuentro: “Eso es la democracia”, destacó, mientras que sostuvo que “del otro lado tenés rechazo, rechazo, rechazo… Una pared y una pared que lo único que dice es rechazo”.

Fue muy recordada su participación en las audiencias del Senado, donde les dijo a los senadores que tienen miedo que los curas los reten. “Es que me lo dijeron ellos -aclaró-. O sea, vi que algunos periodistas que están muy cercanos a la Iglesia han dicho '¿pero cómo pudo decir eso de los curas?'. Lo único que repetí es lo que me dijeron los senadores y los diputados. Hay diputados que después de firmar a favor, se han comunicado con nosotros a ver qué tipo de ayuda le podemos dar por los ataques de la Iglesia”. Contó que “hay un senador/senadora -no lo voy a nombrar- que me dijo que igual va a votar a favor, pero que su hija es muy católica, va a misa y cada vez que va a misa el cura la mira a los ojos y le habla mal de ella. En el sermón de la Iglesia, entonces yo no estoy inventando nada. Y muchos senadores que me dijeron 'no, yo no puedo votar porque el obispo me llama cuando vuelvo a mi provincial'. Si alguno lo quiere desmentir que lo desmienta”.

Consultada sobre la postura de los radicales, que en el Senado votan mayoritariamente en contra, recordó que “el radicalismo es un partido de los derechos humanos, de los derechos de las personas. Alfonsín hizo el debate del divorcio, y se aprobó cuando él no estaba de acuerdo con el divorcio. Jamás se le hubiera ocurrido a Alfonsín decir que no iba a dar un derecho porque él no estaba de acuerdo. Todo lo contrario. Él propició que salga la ley de divorcio a pesar de estar en contra y a pesar de las presiones de la Iglesia, que excomulgó a todos los diputados que votaron a favor”.

“Me parece que lo que pasó en el radicalismo, que es lo que van a tener que estudiar ellos como partido, es que los que estaban en los lugares de representación son los que menos representan al radicalismo. En el sentido de que, una cosa es que vos pienses transversalmente, y me parece perfecto, pero vos no podés tener tantos senadores que votan en contra, ser el bloque que, más cuando se suman los a favor y en contra, ser el bloque que más vota en contra porque eso degrada al partido. Entonces me parece que lo que ellos van a tener que ver es a quiénes les dan los lugares de poder dentro del partido para que el partido tenga la representación que corresponde”, sostuvo.

Enumeró a quienes se pronunciaron a favor: Franja Morada, los comités de la Capital estaban todos iluminados de verde, los históricos Sánz, Alfonsín, Ricardo Gil Lavedra y Jesús Rodríguez hicieron un video apoyando la ley, las mujeres del partido radical tienen una tradición de haber batallado esta ley tremenda Lilita Puig, María Luisa Storani, comentó. Y agregó: “Ellos pueden pensar como quieran, lo que no puede traicionar es la tradición de un partido. Lo que ellos piensan no está en la tradición del partido”.

Después citó casos puntuales, como el del chaqueño Angel Rozas, que anunció que vota en contra. “Yo lo conozco a Rozas y es una persona de bien y es una persona que seguro debe estar pasando por un mal momento con todo esto. Lo que yo quise decir, y lo que dije y lo que sostengo, es que él en su declaración dice: 'no encontré caminos de acercamiento' y yo creo que Rozas es una persona que por sus características tiene que poder encontrar caminos”.

En cambio, aclaró que nó se lo pediría a las senadoras “celestes” Silvia Elías de Pérez o Inés Brizuela y Doria. “Ellas no pueden encontrar caminos, ya lo demostraron. O sea, viéndolas actuar en el debate demostraron que ellas no tienen posibilidad de encontrar caminos porque son tan fanatizados con una situación que viene de su creencia religiosa. ¿Yo que voy a modificar eso? Pero Rozas sí, Rozas es una persona sumamente inteligente, sumamente honesta y puede encontrar caminos”.

Con relación al expresidente Carlos Menem, habló de “hipocresía”. Aclaró que no lo decía con respecto al senador riojano solamente, “sino a varios que no vamos a nombrar pero que han tenido situaciones similares, en el sentido de que para ellos sí, pero para el resto no”.

“Nadie lo ha escuchado a Menem por qué vota en contra. Me gustaría escucharlo. Porque sino yo opino sobre una situación real que es: él hizo un aborto pero no quiere que los demás lo hagamos”, deslizó.

Con relación a la postura de Cristina Kirchner y su cambio de opinión respecto al tema, dio que le parece que “es válida en todos los casos y yo nunca pienso que sea oportunista, ni siquiera cuando Macri, el presidente, abrió el debate. Bueno, volvemos a esto, yo no pienso mal del otro, yo no pienso que es oportunista”.

En referencia a Elisa Carrió, consideró que esa es una situación “rara”. Comentó que “cuando fue la Convención, para cambiar la Constitución, ella en ese momento todavía no estaba en contra del aborto”.

Con respecto a Gabriela Michetti, comentó que la vicepresidente le había admitido en un programa de televisión la necesidad de encarar este debate. “Me parece que en el caso de Michetti tiene una tradición católica muy fuerte y no le ha permitido eso correrse a otros lugares. Me parece que cuando ella se dio cuenta que uno lo encuadraba mucho desde el lado del catolicismo empezó a decir yo soy humanista. En realidad ser humanista es otra cosa, no tiene que ver”, razonó.

En caso de empate, admitió que ella votará en contra, pero advirtió que “ese gesto político le impacta directamente a Mauricio Macri. O sea, si Michetti vota en contra y la ley no sale porque ella desempata como desempató Cobos —Michetti no es Cobos, que era lo contrario de Cristina, Michetti es Macri— entonces este costo político lo paga Macri”.

Piñeiro comentó que “Macri tiene muy claro eso, que si Michetti vota en contra el costo político lo va a pagar él”.

“Porque hasta ahora teníamos el problema de salud pública, y del aborto. y no sabíamos de quién era la responsabilidad. Ahora lo sabemos claramente. La responsabilidad es de quienes no saquen la ley. A partir del 8 de agosto, si no sale la ley, cualquier mujer que muera o tenga disfunciones en su aparato reproductor a partir de esto, la responsabilidad es de los que no lo votaron”, comentó la escritora, que insistió: “Si la que define esto es Michetti, la responsabilidad pasa directamente a Macri. A mí me parece que eso es algo que al gobierno no está en condiciones, ni en este momento ni nunca, de aceptar, porque el gobierno de Cambiemos es el que propició el debate, Macri podría quedar en la historia de la Argentina como el gobierno en el cual se propició el debate y le dio una solución de salud pública a este problema y termina quedando en el peor lugar posible. Nos llevó a nosotros a debatir una cosa, a llegar a esa instancia y nos vamos con las manos vacías. Gracias a él, que vota a través de Michetti, me parece el peor panorama para Macri. Creo que Cambiemos tiene que proteger a Macri de ese panorama, no sé cómo pero lo tiene que proteger, porque él no puede quedar en esa posición”.

Como sea, aclaró que no se imaginaba a Macri pidiéndole a Michetti cambiar su p osición, pero sí “pidiéndole a algunos senadores que no tienen el compromiso con la fe que tiene Michetti, que tienen otro tipo de pruritos”.

“Hay muchos de Cambiemos que van a votar en contra pero no están tan convencidos, esos tienen que proteger al presidente”, concluyó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password