Rubinstein volvió al Congreso para analizar la “epidemia” de obesidad y sobrepeso

Fue en el marco de una jornada multidisplinaria que propone el abordaje integral de esa problemática.

En Argentina, el 60 por ciento de la población adulta tiene sobrepeso o sufre, directamente, cuadros de obesidad. Entre niños y adolescentes, esa “epidemia” afecta al 40 por ciento en nuestro país. Esos datos fueron remarcados por el ministro de la Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, en su visita a la Cámara de Diputados, con motivo de una jornada multidisciplinaria para el abordaje integral de esta problemática organizada por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Organización Mundial de la Salud (oficina regional para las Américas) y Organización Panamericana de la Salud (OMS/OPS) y la Cámara de Diputados, a través de la dirección general de Relaciones Internacionales, la dirección general de Recursos Humanos.

En ese marco, Rubinstein afirmó que “el problema de la obesidad en Argentina es serio, principalmente el sobrepeso infantil, que debe ser abordado desde una perspectiva multisectorial y multidimensional, para ver cómo mejorar la calidad de la alimentación saludable”.

“Por primera vez el tema ha entrado en la agenda, no sólo la del Ministerio, sino de toda la sociedad, como así también del Presidente de la Nación, que lo incluyó dentro de las diez prioridades de la actual administración. También en el G20, ya que es un problema global. Eso nos da un enorme espacio para poder impulsar políticas públicas en este sentido”, destacó el ministro.

Para luchar contra el problema de la obesidad infantil, el funcionario detalló dos grandes iniciativas que se van a llevar a cabo: el lanzamiento del Plan Nacional de Prevención del Sobrepeso y Obesidad Infantil. “El año pasado se decretó el 17 de octubre como el Día Nacional de Prevención de la Obesidad, y queremos aprovechar dicha fecha para darle un sentido concreto al lanzamiento del plan, que es multicomponente y lo vamos a trabajar con varios ministerios: salud, que va a coordinar la iniciativa; educación; desarrollo social y agroindustria”, explicó Rubinstein.

Además, desde la Organización Panamericana de la Salud (OMS/OPS), Maureen Birmingham señaló que la nueva Agenda 2030 tiene como objetivo “eliminar todas las formas de malnutrición para garantizar una vida sana y promover el bienestar para todas las edades”. Además, la representante de la Organización para Argentina indicó: “Argentina tiene la segunda tasa más alta de sobrepeso en menores de cinco años, respecto a América Latina y el Caribe”.

En el mismo sentido, la representante de UNICEF en Argentina, Ana Mendoza, sostuvo que “la nueva agenda 2030 para el desarrollo sostenible adoptada por la Asamblea General de la ONU plantea nuevos objetivos y desafíos para todos los países”.

En referencia, expresó: “Argentina tiene una oportunidad histórica en el contexto internacional por lo cual puede liderar el tratamiento de temas importantes, ya que estamos ante un problema gravísimo de salud pública”.

Desde la Dirección de Diplomacia Parlamentaria de Diputados, Luciana Termine expresó: “En nombre del presidente de ésta Cámara, Emilio Monzó, celebramos esta jornada como continuación de un camino que arrancamos el año pasado con la OMS Y UNICEF en temáticas tan importantes vinculadas a la niñez y la adolescencia desde una perspectiva de política pública”.

Luego, la directora de Promoción de Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles del Ministerio de Salud de la Nación, Verónica Schoj, manifestó “la necesidad de garantizar estándares recomendados de calidad basados en evidencia científica” y dijo que “existe una epidemia acelerada y hay entornos que elevan el riesgo de obesidad infantil, como la escuela”. “En el 85% de los colegios se venden bebidas azucaradas”, ejemplificó.

Además, la funcionaria describió cómo avanza el Gobierno en el etiquetado frontal de alimentos e informó que, conjuntamente con otros ministerios, como el de Producción y el de Agroindustria, “estamos elaborando una propuesta más concreta para que las etiquetas consignen clara y visiblemente si tiene alto contenido de azúcar, de grasa o de sodio”.

Sobre el perfil de etiquetado, Schoj afirmó que debe tenerse ciertas características: “Que sea visible, de fácil comprensión, que modifique el patrón de compra y sea comprendido por niños y personas de bajo nivel educativo”.

Por otra parte, Celina Moreno del Ministerio de Agroindustria de la Nación explicó que “el rótulo permite conocer las diversas características que posee el producto” y aseguró que “se busca avanzar en el ámbito nacional, regional e internacional” para el etiquetado de alimentos. “Hay que darle un abordaje integral relacionados con la salud y producción”, concluyó.

A continuación, el asesor regional en Nutrición y actividad física OPS /OMS, Fabio Da Silva Gómez, afirmó que “el etiquetado frontal debe ser fuerte para competir con los otros elementos persuasivos que tiene el producto, tales como las imágenes”.

En el panel sobre una nueva Ley de etiquetado y publicidad engañosa, los legisladores disertantes centraron su mirada en la generación de propuestas para evitar la vulneración de derechos que sufren los consumidores cuando adquieren productos alimentarios sin las especificaciones pertinentes.

La diputada del Frente Renovador Carla Pitiot, autora de varios proyectos consideró que “es urgente contar con normas que implementen el etiquetado frontal en alimentos y que regulen la publicidad engañosa”.

En el mismo sentido, Carla Carrizo, diputada de Evolución Radical, exhortó a que “debemos cuidar la infancia de la misma manera que lo hacen las naciones desarrolladas”.

Asimismo, José Luis Ramón, diputado del Partido Intransigente instó a los ciudadanos a “realizar denuncias colectivas que les permitan frenar con estos abusos”.

Por último, Sergio Wisky, diputado del PRO, destacó que “tenemos que lograr que esta política pública apunte a la eficiencia en prevención de la salud y a generar mejores hábitos alimentarios”.

Para concluir, se escucharon las voces de las organizaciones civiles de defensa de los consumidores. Consumidores libres, Consumidores Argentinos y Acción del Consumido (ADELCO) reclamaron mayor control del Estado sobre el cumplimiento de la normativa vigente, y coincidieron en que es necesaria una nueva ley que regule la información acerca de los productos alimentarios, tanto en el rotulado como en la publicidad.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password