Hace falta una ley que en serio recupere lo robado

Por Mario Negri. El presidente del Interbloque de Diputados de Cambiemos reiteró sus críticas hacia el proyecto de extinción de dominio aprobado en la Cámara alta.

El Senado de la Nación modificó sustancialmente la media sanción de Diputados sobre extinción de dominio.

Uno de los principales reproches que se le formula a lo que votaron los Senadores de la oposición es que con estos cambios introducidos será imposible perseguir los bienes mal habidos de las causas ya iniciadas.

Si fuera ley lo aprobado ayer por el Senado, todos los bienes que figuran en los “cuadernos de la corrupción”, “la ruta del dinero K”, los hoteles en el sur, los bolsos de López y en tantos otros escándalos que conmocionan la vida pública nacional no podrán ser recuperados.

¿Por qué? Porque los senadores justicialistas idearon la acción de extinción de dominio dentro del proceso penal y esto presupone su irretroactividad.

El otro gran reproche que le hacemos a lo votado por la Cámara Alta es que atando la acción de extinción de dominio al proceso penal, la eventual captura de los bienes demora una eternidad a la espera de la elevación a juicio oral.

En el Senado se votó que la extinción de dominio exista dentro del proceso penal, sin comprender que lo que se necesita para recuperar lo robado es atacar el corazón de las organizaciones delictivas privándolos de los recursos que potencian su desarrollo.

Y ello debe hacerse rápido y contundentemente. Con una acción autónoma, en el fuero civil, con las garantías de todo proceso e independientemente de la responsabilidad penal del titular del dominio. Esto fue lo que votamos en Diputados. Es menester insistir en la media sanción original y rechazar los cambios introducidos en el Senado.

Hay antecedentes en todo el mundo de mecanismos de extinción de dominio y además existe una ley modelo elaborada por la ONU y en ella se basó, en líneas generales, la media sanción de Diputados.

Además, en la votación de 2016 previmos destinar los bienes recuperados a fortalecer la lucha contra el delito pero también a fines sociales relevantes, como la salud, la educación, el trabajo y la vivienda.

Existe una idea social de un “Nunca Más”, un punto de inflexión.

La Argentina atraviesa una segunda transición, con foco en la transparencia y en la lucha contra la corrupción.

Hay una clara percepción en la calle: la gente reclama que la evidencia se convierta en verdad y que la verdad se convierta en justicia.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password