Piden crear una tarjeta para comprar libros gratuitamente

El socialista Roy Cortina impulsó en la Legislatura un proyecto de ley para que la Ciudad implemente la “Tarjeta de Acceso Universal al Libro”, mediante la cual los jóvenes de hasta 18 años podrán adquirir sin costo tres libros por año.

A fin de promover el hábito de la lectura y la comprensión lectora, los diputados Roy Cortina y Hernán Arce (PS) impulsaron en la Legislatura porteña una iniciativa a fin de que la Ciudad implemente una “Tarjeta de Acceso Universal al Libro”, para que los niños y jóvenes de hasta 18 años puedan adquirir sin costo tres libros por año.

De acuerdo a la medida, los beneficiarios podrán elegir los libros de su interés en las librerías y editoriales que adhieran a la ley. La norma también prevé que se realicen convenios con librerías y editoriales que tengan sede en la Ciudad, los cuales podrán contemplar mecanismos que reconozcan otras facilidades para la adquisición de material bibliográfico, en formato papel o digital.

En los fundamentos del proyecto, los legisladores explicaron que “los beneficios neurobiológicos y sociales que se asocian a la lectura, sobre todo si se practica desde la primera infancia, son ampliamente reconocidos” ya que “su ejercicio activa amplias áreas de la corteza cerebral y al hacerlo, mejora el funcionamiento de procesos mentales como la percepción, la capacidad de atención, la memoria, la comprensión y el razonamiento”.

“Leer con frecuencia contribuye a desarrollar las habilidades lingüísticas y alfabetizadoras, además de generar una sensación de satisfacción que está directamente vinculada con la adquisición de saberes”, aseguraron.

Por otra parte, los socialistas advirtieron que “los distintos factores socio-económicos confluyen para afectar los procesos de alfabetización y el desempeño lector de las personas pertenecientes a los sectores más vulnerables de la población” y señalaron que “una investigación financiada por el CONICET y la Universidad Nacional de San Martín ha puesto en evidencia los obstáculos que enfrentan los niños que crecen en contextos de pobreza para acceder a la lectura y la insuficiencia de los recursos con los que cuentan esas familias para generar una red de apoyo a su desarrollo cognitivo”.

“Allí se demuestra cómo se profundizan las diferencias entre quienes ingresan al ámbito educativo con distintos niveles de conocimiento y se ponen en cuestión las interpretaciones que atribuyen las dificultades de aprendizaje a las capacidades de esos niños”, remarcaron y sentenciaron que la iniciativa que impulsaron “tiene potencial para difundir la lectura en el universo de la niñez y aportar a la reducción de las desigualdades que lo atraviesan”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password