La Ciudad adhirió un plan para prevenir los suicidios

En la última sesión ordinaria del año, la Legislatura aprobó por unanimidad la adhesión a la Ley Nacional Nº 27.130, a través de la cual se busca prevenir y asistir a personas que se encuentran en riesgo. También brindarán asistencia a familiares de víctimas de suicidio.

En una sesión maratónica y gracias a una iniciativa impulsada por los legisladores de Evolución, la Ciudad adhirió -este jueves- por unanimidad a la Ley Nacional Nº 27.130 de “Prevención del Suicidio”, con el objetivo prevenir y brindar asistencia a personas en riesgo y a familiares de víctimas de suicidio a través de la atención biopsicosocial, la investigación científica y epidemiológica.

La medida se basa en cuatro ejes centrales: “la detección y atención de las personas en riesgo de suicidio y la asistencia a las familias víctimas del suicidio”, “el abordaje interdisciplinario e interinstitucional de la problemática de suicidio”, “la elaboración de estadísticas sobre el suicidio en la Ciudad e investigaciones que ayuden a entender y atender el problema de suicidio” y “la formulación y desarrollo de acciones, estrategias y programas integrales orientados a la prevención, atención, posvención y detección temprana del suicidio”.

Asimismo, establece que el sistema de salud pública y sus respectivos efectores, hospitales y Centros de Salud porteños, así como también a la Obra Social de la Ciudad de Buenos Aires (Ob.S.B.A.) deben brindar cobertura asistencial a las personas que hayan sido víctimas de intento de suicidio y a sus familias, que comprende la detección, el seguimiento y el tratamiento de acuerdo a lo establecido por la autoridad de aplicación.

PAE

Los fundamentos de la medida presentada por Leandro Halperìn, Inés Gorbea y Patricia Vischi, sostienen que “en la Argentina 3.139 personas se suicidaron en 2016 según datos de la Dirección de Estadística e Información en Salud (DEIS)” y destacaron que “por cada suicidio, hay muchas más tentativas de suicidio cada año; asimismo, no podemos dejar de tener en cuenta que el suicidio tiene un impacto negativo para las familias, personas de su entorno e instituciones cercanas”.

“Entre la población en general, un intento de suicidio no consumado es el factor individual de riesgo más importante, es por ello que, en la prevención del suicidio hay que tener en cuenta la modalidad clínica con la que se presenta”, manifestaron los diputados y sentenciaron que “en ningún caso hay que banalizar el intento suicida, ya que el 20% de las personas que lo intenta una vez, vuelve a realizarlo al cabo de un año y el 50%, luego de cinco”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password