Oficialismo y oposición rechazaron un pronunciamiento del embajador argentino en Londres

Carlos Sersale habló en su Twitter de “máximas autoridades” de Malvinas en referencia a isleños, ante lo cual legisladores de la oposición expresaron su repudio y reclamaron su desplazamiento. El oficialismo, con Elisa Carrió a la cabeza, se alineó con las críticas y acordaron suscribir una declaración conjunta y reclamar explicaciones del diplomático.

Un fallido tuit del embajador argentino en Londres, Carlos Sersale, referido a las “máximas autoridades” de las islas Malvinas, en referencia a los kelpers, generó una previsible reacción en la sesión de este martes en la Cámara de Diputados, donde oficialismo y oposición coincidieron en suscribir una declaración de repudio y convocar al diplomático a dar explicaciones ante los legisladores.

Cerca de las 22, antes de ser debatida la “ley Micaela”, el cuerpo votó a mano alzada y con más de los dos tercios necesarios el proyecto de resolución elaborado en ese sentido a lo largo de la sesión.

“Colaboración, agradecimiento y reunión cumbre en Malvinas: Eduardo Eurnekian fue recibido por las máximas autoridades de las islas”, fue el tuit escrito por el embajador argentino ante Londres, luego borrado, que disparó este martes la reacción inicial del jefe del interbloque Argentina Federal, Pablo Kosiner, el primero en presentar una cuestión de privilegio sobre el tema, al considerar “muy grave para la política exterior de nuestro país” semejante expresión, que a su juicio puede afectar los “derechos soberanos” argentinos en nuestras Malvinas.

“Lo que hizo el embajador argentino en Londres es una irresponsabilidad -dijo el salteño-, y este Congreso no puede convalidar un falso reconocimiento de soberanía por parte de un embajador, adjudicándole las islas al Reino Unido”. Advirtió en ese sentido: “Que un embajador diga que la máxima autoridad en las islas es un gobernador ilegítimo, institucionalmente no puede ser sostenido ni convalidado por este Congreso. La máxima autoridad que tienen las islas son las autoridades electas por el voto popular de los argentinos. Y la gobernadora de las islas Malvinas es Rosana Bertone”.

A continuación, el diputado nacional del Frente Renovador Alejandro Grandinetti señaló que no solo condenaba una “actitud irresponsable” del embajador argentino ante el Reino Unido, sino que iba un poco más allá, al pedir una “moción de repudio” a los dichos por el diplomático en su cuenta oficial, por lo que reclamó “la inmediata cesación de ese representante, porque no representa los intereses argentinos, porque reconoce la soberanía de los ingleses al decir que un empresario argentino fue recibido por las 'máximas autoridades'. No es un error que pueda ser pasado por alto por este cuerpo”.

“Esta acción irresponsable que compromete los reclamos históricos de nuestro país debe ser sancionada en forma inmediata, y así como el Senado votó su pliego como embajador, nosotros deberíamos votar en este momento una moción de censura y apartamiento de esa embajada de Carlos Sersale”.

Luego fue el turno del diputado kirchnerista Daniel Filmus, quien también pidió votar una declaración de censura de las palabras del embajador argentino, aclarando que si no lo hicieran “estaríamos dando por sentado que lo que plantea el embajador es lo que Argentina sostiene”. Agregó que “nunca un funcionario argentino en la historia se refirió a las autoridades de las islas sin agregarle ‘las ilegítimas autoridades’. Ese territorio es tan nuestro como el Obelisco”, puntualizó, para concluir que esas palabras del embajador “las anotan los británicos y van a ser usadas como antecedente si no hay respuesta del Congreso o el Ejecutivo”.

En el mismo sentido otro diputado kirchnerista, Guillermo Carmona, se sumó a los planteos y cuestionó que las autoridades del Poder Ejecutivo no hubieran rectificado al embajador. Habló de una “liviandad ofensiva contra la histórica posición argentina”, que atribuyó a que “el Poder Ejecutivo avanza en un sentido que ha sido duramente objetado por este Congreso sin ninguna reacción de este Congreso”.

El diputado mendocino insistió con una “política de desmalvinización que pone en riesgo la política argentina” respecto de las islas, y reclamó que en lugar de que esos planteos contra el embajador pasaran a la Comisión de Asuntos Constitucionales, se votara este mismo día en el recinto, para que “el llamado de atención llegue a este funcionario, que actuó con absoluta liviandad violando los más básicos códigos en materia de representación diplomática, y que demuestra no estar a la altura de las circunstancias”.

Habló entonces la diputada del oficialismo Elisa Carrió, que comentó que conocía al embajador Sersale y sus antecedentes. Recordó que había sido embajador ante Sudáfrica y que se trataba de un embajador de carrera “competente”, lo cual, admitió, “agrava su declaración, porque no la está diciendo alguien inexperto, sino alguien con absoluta conciencia de lo que escribe”.

Así las cosas, sugirió que podían citar al embajador a la comisión, como así también hacer una declaración de repudio y después llegar en caso de ser necesario a la interpelación al ministro de Relaciones Exteriores.

Intervino entonces la titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, Cornelia Schmidt-Liermann, quien consideró de “suma importancia” la cuestión planteada. Consideró “importante” citar al embajador para que dé explicaciones, y sugirió entonces trabajar durante la sesión en una resolución para ponerla a votación al final. “Creo que es un tema de reafirmar nuestra soberanía sobre las islas”, señaló, aclarando que “desconocer a cualquier autoridad (de las islas) que no sea argentina es de vital importancia”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password