Petri: “Los barrabravas han tomado de rehenes a los clubes de la Argentina”

Al defender las mayores penas, el diputado mendocino calificó a esos grupos como “asociaciones ilícitas agravadas” y sostuvo que terminan “pactando” con los dirigentes “una paz negociada”.

Sobre el final del debate del proyecto sobre barrabravas, el diputado nacional Luis Petri defendió el endurecimiento de penas que impone esta norma como método para contrarrestar este flagelo. “No alcanza -admitió-, pero esta ley es el instrumento que le tenemos que dar a jueces y fiscales para castigar a los violentos”.

A continuación, el diputado radical enumeró las características del proyecto impulsado, que agrava las penas de los principales delitos que ocurren en los espectáculos deportivos; eleva en un tercio las máximas y las mínimas, al tiempo que se establecen figuras delictuales “para terminar con las cajas que financian a los barrabravas”.

Petri destacó entre otras cosas que “evitamos que los barrabravas puedan someterse a la suspensión del juicio a prueba”, y resaltó también la protección brindada a los arrepentidos, como así también la creación de un Consejo Federal para la Prevención de Espectáculos deportivos y la Violencia.

PAE

“Es una buena señal agravar las penas a los funcionarios, dirigentes de los clubes, empresarios que lucran y protegen a los barras”, puntualizó Petri, que advirtió que “los barrabravas han tomado de rehenes a los clubes de la Argentina y terminan pactando con los dirigentes una paz negociada: no hay problemas a cambio de que el dirigente le entregue negocios”.

Así las cosas, el diputado radical calificó a las barras como “un verdadero cáncer para el fútbol argentino. No son hinchas apasionados, son mafias enquistadas en el fútbol para realizar pingües negocios. Son verdaderas asociaciones ilícitas, pero no cualquiera, son asociaciones ilícitas agravadas”.

En ese sentido señaló que cumplen tales características, pues tienen una estructura vertical y celular, tienen armas de fuego, conexiones con otras bandas y reciben apoyo de funcionarios públicos. Agregó que “estas estructuras para poder funcionar requieren de la colaboración de los dirigentes de los clubes, y también de parte de la dirigencia política sindical, empresaria… sino no podrían funcionar con el nivel de impunidad que operan”.

Por eso interpretó que “es trascendente que se establezcan fuertes agravantes”.

En otro orden, Petri dijo no compartir la tesis que sostiene que “los dirigentes son víctimas, porque sostener eso es como sostener que los funcionarios públicos son víctimas, en los casos de corrupción, de inescrupulosos empresarios”. Así las cosas, advirtió que “o cortan los vínculos promiscuos, o deben dar un paso al costado. Para eso establece esta ley una fuerte apoyatura a partir de la figura del arrepentido. No son víctimas, son encubridores y colaboradores”.

Para el final se guardó un par de chicanas dirigidas al kirchnerismo, al advertir a los que opinan que no se combate a las barrabravas desde la punición, se preguntó qué recomendaban. “¿Organizar una ONG, como Hinchadas Unidas Argentinas? O por el contrario las vamos a reivindicar, como hacía Cristina Fernández de Kirchner cuando defendía a las barrabravas”. Y concluyó recomendando para combatir a las barras “políticas de prevención, pero con fuertes sanciones”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password