Diputados porteños despidieron a Alberto Cortez

El cantautor y poeta falleció el 4 de abril a los 79 años. En la sesión de este jueves, la Legislatura expresó su pesar y envió sus condolencias a familiares, amigos y admiradores.

A una semana de su partida, la Legislatura porteña expresó -en la sesión ordinaria de este jueves- su profundo pesar por el fallecimiento del cantautor y poeta Alberto Cortez, el cual se produjo el pasado 4 de abril en el Hospital Universitario HM Puerta del Sur, en Móstoles, en las afueras de Madrid.

Cortez nació el 11 de marzo de 1940, en la localidad pampeana de Rancul. A los 21 años editó su primer álbum, que distaba mucho de la línea musical que el artista tomaría a partir de su tercer disco: “Poemas y canciones. Volumen 1”, en el que interpreta obras de Jaime Dávalos, Pablo Neruda y Atahualpa Yupanqui; una línea más testimonial. Tiempo después lanzó “Alberto Cortez canta a Atahualpa Yupanqui”.

Con su disco de 1969 “Alberto Cortez. El compositor… el cantante”, el artista da el paso que lo posiciona en el ámbito de los autores referenciales de la música popular argentina, con canciones que se convertirán en la base de su repertorio y que lo acompañarán durante toda su vida.

“Cuando un amigo se va”, “Mi árbol y yo”, “A partir de mañana”, “Te llegará una rosa, Callejero” y “En un rincón del alma” son algunos de esos títulos, a los que se suma “No soy de aquí”, un clásico de Facundo Cabral, con quien mantendría una sociedad artística que quedó registrada en los dos volúmenes de “Lo Cortez no quita lo Cabral”, publicados en 1994 y 1995, y en los dos de “Cortezías y cabralidades”, de 1998.

Dueño de un imponente caudal vocal, Cortez utilizó su vocación por el formato de la canción melódica para llevar a su estilo no sólo la obra folclórica de figuras como Yupanqui o Dávalos, sino también piezas como “Melodía de arrabal”, “Mi Buenos Aires querido”, “Volver” y “El día que me quieras”, en el disco “Gardel… Como yo te siento”, de 1984.

Radicado en España desde 1964, tomó la decisión de cambiar su nombre original, José Alberto García Gallo por Cortez. Esto generó que un cantante peruano que ya utilizaba el mismo nombre, le hiciera un juicio. Sin embargo, eso no detuvo su crecimiento artístico, que durante los años ochenta se reflejó en el aumento de su popularidad en la Argentina.

A mediados de los '90 Cortez sufrió un ACV debido a una obstrucción de una arteria carótida que lo puso al borde de la muerte. Tras su recuperación, el artista pudo regresar afortunadamente a los escenarios y produjo“Cortez al desnudo”, un combo de cinco discos en el que condensó una retrospectiva de su obra a través de 70 canciones.

En los años dos mil recorrió los escenarios, especialmente de Latinoamérica, y grabó en formato sinfónico y acústico. A la par, sus canciones eran versionadas por otros artistas jóvenes, como la banda punk argentina Attaque 77, que grabó su clásico “Callejero” en su álbum “Otras canciones”. La internación que derivó en su muerte lo había obligado a suspender una serie de presentaciones en República Dominicana y Costa Rica,

Alberto Cortez, quien trabajó también con Mercedes Sosa y con Estela Raval, y que fue definido como “el cantor de las cosas simples”, recibió a lo largo de su carrera diversos premios. Uno de los últimos, en 2015, fue una medalla de oro al Mérito en las Bellas Artes de España.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password