El Senado se encamina a aprobar el régimen de promoción de la “economía del conocimiento”

Se trata del proyecto que otorga beneficios fiscales al software y ahora incorpora nuevas industrias. Críticas del kirchnerismo por el "desmantelamiento" del sistema de ciencia y tecnología a manos del Gobierno.

El Senado se encamina a convertir en ley, con un buen grado de apoyo, el proyecto que otorga beneficios fiscales al software y otras industrias de la denominada “economía del conocimiento”.

La iniciativa fue promovida por el Gobierno y busca ampliar el régimen de promoción del software a la industria del conocimiento, incorporando numerosos rubros, como los servicios informáticos y digitales, la producción audiovisual, biotecnología, biología, bioquímica y microbiología.

También se verán contemplados los servicios geológicos, la nanotecnología, las industrias aeroespacial, satelital y nuclear, los sectores de videojuegos y robótica, servicios de electrónica y comunicaciones, la industria del 4.0 y todos los servicios profesionales que tengan por objeto la exportación.

“Estas políticas deben trascender gobiernos, deben tener estabilidad en el mediano y largo plazo”, sostuvo el presidente de la Comisión de Presupuesto, Esteban Bullrich, quien explicó que la ley tiene “un foco muy claro en crear empleos”.

El senador macrista precisó que en 2020 la ley tendrá un costo fiscal de 12.192 millones de pesos, de los cuales casi 9.000 millones corresponden a la economía del conocimiento.

“Este proyecto debe ser un ejemplo de lo que debemos hacer como Senado y como argentinos: mirar al futuro, dejar el pasado, dejar las divisiones y la mirada del espejo retrovisor, y mirar hacia adelante”, resaltó Bullrich.

Por su parte, Mario Pais, del interbloque Argentina Federal, consideró que “no es la ley ideal” y marcó falencias de redacción en cuanto a la falta de una definición detallada sobre los servicios contemplados.

Además, advirtió: “Espero que esta ley esté dirigida a los microemprendimientos que incorporen ciencia y tecnología. Temo que la norma termine beneficiando a los grandes grupos concentrados, como laboratorios internacionales o empresas de explotación minera”.

Muy crítica se mostró Anabel Fernández Sagasti (Frente para la Victoria-PJ), quien denunció que “esta iniciativa es totalmente aislada de la política del Gobierno, porque mientras tanto se está desmantelando el sistema científico y tecnológico en toda la Argentina”.

“Esto es una pantalla, y espero que no sea para beneficiar a aquellos actores que no necesitan ser promocionados”, sugirió la mendocina, quien denunció el “vaciamiento” del INTA, el INTI y fundamentalmente, del Conicet.

Sobre este último organismo, dijo que recibió nominalmente entre un 20% y un 40% menos de fondos que en 2017, sin tener en cuenta la inflación.

Foto: Comunicación Senado

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password