Acuerdo Mercosur-UE: grandes oportunidades, mayores desafíos

Por Julio Cobos. El legislador radical destaca la importancia del acuerdo para el desarrollo industrial del país, y pondera el liderazgo de Macri para llevarlo a cabo.

El día viernes 28 se logró la firma en Bruselas de un histórico acuerdo de “Asociación Estratégica”, que establece las bases de la estrategia destinada a fortalecer las relaciones entre el Mercosur y la Unión Europea. Esto representa un avance importante en el posicionamiento argentino en la escena internacional, permite reforzar la agenda comercial de Argentina y dota de una vitalidad que parecía olvidada a nuestro bloque regional, el Mercosur.

Hasta el día de ayer, el Mercado Común del Sur, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, contaba con un mercado de casi 260 millones de personas. El bloque, en sus 28 años de vida, había logrado sólo 3 tratados de libre comercio, con el Estado de Israel, con la República Árabe de Egipto y con el Estado de Palestina, lo que supuso, en su momento, la incorporación al mercado de otros 111 millones de personas.

El acuerdo de ayer vincula comercialmente a nuestro bloque con 28 países y más de 500 millones de personas. Crea un mercado de bienes y servicios de 800 millones de consumidores y casi una cuarta parte del PBI mundial. Garantiza acceso a un mercado con un PIB per cápita de USD$ 34.000. Genera calidad institucional, al establecer un vínculo político, cultural y económico estratégico y permanente con la Unión Europea. Presenta reglas claras, una normativa transparente, consensuada y da previsibilidad.

En este orden de ideas, es necesario felicitar a los negociadores de ambos bloques que pudieron concluir un acuerdo que comenzó formalmente el 24 de noviembre de 1999 y que tuvo una serie notable de idas y vueltas, llegando inclusive a un “punto muerto” en 2004, y retomándolas en 2010. El liderazgo de la diplomacia argentina, como presidente Pro Tempore del Mercosur, fue determinante. Nuestros funcionarios supieron aprovechar el contexto internacional que tiende a una bipolarización entre China y EE.UU., para cerrar una negociación con la UE, cuya Comisión Europea, terminará su mandato el 31 de octubre dándole el paso a una nueva Comisión más proteccionista y menos proclive a este tipo de acuerdos.

El presidente Mauricio Macri puso como uno de sus objetivos fundamentales en política exterior el cierre de este acuerdo y lo logró, alcanzando así la resurrección del Mercosur en un contexto donde se ponía en duda la idoneidad del mismo.

La firma del acuerdo representa el principio del fin de la negociación, ahora es necesario que los congresos de los países parte del Mercosur lo aprueben, como así también el Parlamento Europeo. Este proceso será largo, y daremos el tiempo necesario para el debate de todos los puntos del acuerdo, para así lograr una mayor transparencia.

Hoy podemos decir que una gran etapa del tratado está cumplida. Falta un largo camino por recorrer, pero no podemos soslayar que el acuerdo del 28 de junio nos permite y permitirá vislumbrar de forma más cercana la integración necesaria para que nuestra sociedad y la del Mercosur especialmente, pueda salir adelante con mayor competitividad y productividad. Nuestras sociedades necesitan de una mayor integración para poder abordar los temas complejos que la realidad nos exige, y si estamos juntos, integrados, podremos desarrollarnos mejor, generando así el crecimiento sostenido que nuestra región necesita.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password