Macri y Pichetto se presentaron en Córdoba haciendo un llamado al “futuro”

El presidente aseguró que “esta es una elección bisagra” porque “nunca estuvimos tan cerca de cambiar la historia”. En tanto, su compañero de fórmula lo elogió y dijo que “ha estabilizado la economía”.

Mauricio Macri y Miguel Pichetto se presentaron este viernes en la provincia de Córdoba haciendo un llamado al “futuro”. “Se vienen unos meses fundamentales, importantísimos, es una elección bisagra”, enfatizó el presidente, que ingresó al escenario luego de los discursos de su compañero de fórmula y de Mario Negri -primer precandidato a diputado nacional por ese distrito-.

Al ritmo de “Ahora mírame”, de Ulises Bueno, el mandatario apareció en escena ante dirigentes y militantes que se concentraron en el complejo Forja. “¡Qué alegría volver a estar acá en mi provincia, la provincia de Córdoba!”, expresó para algarabía de los presentes.

“Nunca antes un presidente vino en tres años y medio 19 veces”, continuó e hizo referencia a que fue en la provincia mediterránea -clave en su triunfo de 2015- donde “nació el cambio”. “Acá empezó esa fuerza que dijo basta al maltrato”, agregó.

Macri les pidió a los “defensores del cambio” salir “con convicción a defender lo que hemos hecho, pero lo más importante a defender este futuro. Nunca estuvimos tan cerca de cambiar la historia para siempre”.

“Hoy tenemos elementos concretos que nos permiten ser muy optimistas. No es relato, son hechos”, dijo y consideró que “en esta elección vale entrar en la mejor época, tal vez, de nuestra historia, o perder 25 años cayendo en lo peor que le puede pasar a nuestro país, que lamentablemente y con mucho dolor lo vemos y lo escuchamos de los venezolanos que vienen a nuestro país”.

Para el presidente, su gobierno ya pasó lo “más difícil y más duro que nos tocaba”, por eso arengó a continuar trabajando “unidos” y mencionó puntualmente la ruptura que Cambiemos tuvo en Córdoba durante las elecciones provinciales.

“Aunque haya habido problemitas entre las tropas…mi abuela decía sana, sana colita de rana”, sostuvo, teniendo a Negri a un costado y al radical Ramón Mestre en primera fila, quienes se enfrentaron con boletas separadas. Les pidió además tener “grandeza” como “la que tuvo el senador Pichetto al acompañarnos en esta tarea”.

Previo a Macri, Pichetto se encargó de ensalzar la figura del presidente: “Argentina tiene un líder político moderno, inteligente, que es respetado en el mundo, entre los principales líderes se lo valora y reconoce. Es un hombre valiente, que decide y que tiene coraje para enfrentar los grandes desafíos”.

El senador afirmó que Juntos por el Cambio “es el futuro de la política. Somos lo nuevo para dejar atrás los desencuentros, las frustraciones y el fracaso”. Insistió además con su idea de “construir en la Argentina un capitalismo moderno, inteligente, que defienda el interés nacional, una mirada dirigida a la economía”.

Aunque remarcó que el año pasado el país “tuvo un cimbronazo muy fuerte con las dos devaluaciones”, el rionegrino habló de “problemas estructurales que venían de arrastre desde 2015” y destacó que Macri y su gobierno “ha estabilizado la economía, ha logrado estabilizar el dólar, ha colocado en el mercado políticas de incentivo al consumo”. “Las paritarias también van a permitir en el sector privado recuperar capacidad económica y el sendero, que es un sendero de crecimiento”, continuó.

Nuevamente apuntado contra Axel Kicillof, el precandidato a vicepresidente dijo que “en el mundo nadie discute que la salida es por el capitalismo; aquí todavía algunos sostienen ideas muy viejas”. “Es muy importante escucharlo al que fuera ministro de Economía, Kicillof, decir que es una tragedia el acuerdo del Mercosur con la Unión Europea. Es inexplicable que pueda ser candidato de una provincia cuya potencia más importante es el agro, la ganadería”, apuntó.

Finalmente, y con discurso de polarización, Pichetto expresó que “hay que tener mucho cuidado con aquellos que dicen que defienden a los pobres, porque finalmente los terminan perjudicando. Una Argentina cerrada, con una intervención económica muy rígida significaría nuevamente el fracaso, la decadencia y la frustración”.

Por su parte, Negri subrayó que “Macri vino 19 veces a Córdoba. No viene hoy a enterarse lo que pasa en Córdoba sino a decir que se puede hacer mucho más”. “No viene como hizo otro recientemente a tratar de pedir perdón por lo que se lastimó a la provincia durante doce años”, disparó en alusión al paso de Alberto Fernández por Córdoba y su foto con el gobernador Juan Schiaretti.

El radical, que irá por un nuevo mandato en la Cámara baja, ponderó que “este presidente llegó y devolvió plata a las provincias ni bien asumió. No es extraño que esté hoy en Córdoba porque ya tiene una relación de ida y vuelta. Hay más de 460 obras terminadas”.

“Los cordobeses desde nuestra rebeldía natural frenamos el populismo en 2015. Les digo que no hay que esperar a octubre para ratificar el rumbo, hay que hacerlo en agosto porque no da lo mismo esta elección, tiene trascendencia histórica”, agregó el jefe del interbloque oficialista en Diputados.

Y le pidió a sus correligionarios que “independientemente de a quienes votaron en la provincia”, donde el peronista Schiaretti fue reelecto con más del 50% de los votos, “la decisión que tenemos por delante compromete el futuro de toda la Argentina. Por eso no hay que esperar a fin de año para ratificar el rumbo. Hay que hacerlo en agosto. ¡Nunca más atrás! ¡Hacia adelante y con todo!”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password