Cristina: “No puedo pensar que la gente pueda siquiera imaginar 4 años más con estas políticas”

La exmandataria estuvo durísima con el Gobierno durante una nueva presentación de su libro “Sinceramente”. Insistió en denunciar un “blindaje mediático”, habló de medios “picasesos” durante su gestión, y aseguró que hoy la Argentina se parece a Venezuela.

Debe haber sido la presentación con mayor tono electoral de las que ha hecho Cristina Kirchner con su libro “Sinceramente”. La de este sábado en Mendoza tuvo referencias puntuales a la obra de la exmandataria, pero fundamentalmente se dedicó durante toda la misma a fustigar duramente al Gobierno nacional y su política económica. Y sin vueltas proclamó en un pasaje: “Si estas políticas siguen 4 años más, no van a quedar ni pasas de uva”.

“No creo que las sociedades se suiciden”, deslizó en otro pasaje.

Fue, como dijimos, en la tarde mendocina en la que hizo la senadora nacional una nueva presentación de su libro, junto al escritor Marcelo Figueras oficiando como siempre de presentador, y quien cada vez se toma más licencias, como para calificar al gobierno de Mauricio Macri como “marca Pindonga”.

La expresidenta volvió sobre el tema de las segundas marcas y la cuestión de la comida, y tomó como disparador la escasez de leche en el verano pasado, del que se enteró estando ella en Cuba. Trajo a colación el programa Precios Cuidados, y recordó que esta administración modificó esa denominación por la de “Precios Esenciales”. “Como dijo El Principito, que lo esencial es invisible a los ojos, será por eso”, ironizó Cristina, agregando que “el crecimiento es invisible” y apuntando luego: “Todo con esta gente es invisible, hasta la comida… No así los precios”.

“Que nadie se haga el tonto en la Argentina, que las segundas marcas son cuando las grandes empresas deciden bajar la calidad para mantenerte más o menos los precios y darte otra cosa con menor calidad. Esto es lo que está pasando hoy en la República Argentina”, sostuvo Cristina Fernández, que aseguró que “todos salieron a hacer una defensa de no se sabe qué cosa, porque qué triste cuando uno ve que gente que puede pagar por una buena leche sale a defender” las políticas oficiales.

“Yo no sé si los hijos del presidente, los hijos de la gobernadora (Vidal), toman leche que no es leche, o toman leche de la buena”, agregó la exmandataria, que se preguntó entonces “¿por qué alguien que puede seguir tomando un buen producto sale a militar el ajuste y decir que es bárbaro? Esto es lo que a mí me llega, la falta de solidaridad y el egoísmo, porque yo por ejemplo puedo seguir tomando la misma leche que tomé siempre, y mis nietos lo mismo, pero sabemos que hay otros que ni siquiera pueden tomar esa leche que no es leche”.

Con la senadora Anabel Fernández Sagasti, candidata a gobernadora de Mendoza por el kirchnerismo en primera fila, Cristina sostuvo que “uno tiene que ponerse en el lugar del otro y no justificar cosas que no tienen justificación”, al tiempo que habló de “blindaje mediático”.

No fue la única vez que aludió al periodismo este sábado. Cristina volvió sobre el tema al mostrar un articulo del diario La Nación correspondiente a 2015, titulado “Precios no cuidados cada vez más caros”, y citó algunos de los precios mencionados. “¿Se acuerdan del asado?”, disparó con ironía, mencionando que en ese programa el valor de la tapa de asado era en marzo de 2015 de 49,5 pesos. Citó también los precios de entonces de la mantea La Serenísima ($14,3) y la Sancor ($18), y dijo que en cambio ahora esas marcas no están más en ese plan. “Si criticabas esto, ¿qué tendrías que estar diciendo ahora? Esto es lo que yo denomino blindaje mediático”, apuntó.

En otro pasaje Cristina Kirchner habló de las modificaciones de comportamiento de la sociedad en sus pautas de consumo desde 2015, y remarcó que “no es justo, porque todo el mundo tiene derecho, y al gente quiere tener buenas cosas. Aspirar a tener las mismas cosas que tienen los que están mejor que yo, ¿qué tiene de malo?”.

Se preguntó luego si todo eso no corresponde a “un plan premeditado para ir horadando a la sociedad y que cada vez se contente con menos”.

Luego recordó las tarifas de los servicios bajas y aseguró que se llegó a convencer a la sociedad de que “pagábamos muy opco de luz. Fíjense qué cosa, han podido convencer a algunos de clase baja de que en realidad pagaban muy poco de tarifas, y sin embargo los más ricos de la sociedad andan diciendo que pagan muchos impuestos”.

“Terminan convenciendo de que hay que bajarles los impuestos a los ricos y que los otros tienen que pagar tarifas en dólares y más impuesto a las Ganancias”, sostuvo, para hablar luego de un “ataque mediático para que esto pueda calar en la sociedad”.

La senadora nacional aseguró en otro pasaje que “si estas políticas siguen 4 años más, no van a quedar ni pasas de uva, porque la verdad es que finalmente somos un país y por lo tanto son políticas nacionales y que finalmente terminan impactando en todos lados. Y es maltrato. Que la gente no pueda comer en un país como la Argentina, es maltrato. No estamos en Africa”, remarcó, recordando que “si producimos alimentos para 400 millones de personas, no podemos tener argentinos con problemas de hambre”.

Recordó un informe de la FAO que marcó a Guatemala, Venezuela y Argentina con problemas alimentarios y parangonó entonces a nuestro país con el caribeño. “¿Se acuerdan que decían que si nosotros seguíamos nos íbamos a parecer a Venezuela? Bueno, sorry”, ironizó, para agregar luego que “queremos volver a tener esa Argentina donde era posible soñar si habías nacido en un hogar pobre con llegar a profesional, a clase media. No pedimos demasiado, pedimos eso, no es mucho”.

A continuación habló directamente de Mauricio Macri, afirmando que el presidente “tuvo una oportunidad extraordinaria por el país que habíamos dejado”, y citó especialmente el desendeudamiento del país. “Nosotros habíamos logrado terminar con este problema estructural de la deuda. Néstor le había pagado al FMI, y desendeudamos al país con dos restructuraciones de deuda, en 2005 y 2010. Con lo cual lo que debíamos en moneda extranjera en dólares era el 13% del PBI”.

Sin embargo, sostuvo que con Macri “retornó la desocupación”, y afirmó que el 9 de diciembre de 2015 la misma ascendía a 5,9%. “No teníamos endeudamiento y habíamos logrado reabrir la cuestión industrial -afirmó-. Habíamos vuelto a poner en marcha la industrialización de la Argentina”.

No obstante, admitió que había problemas, que atribuyó al desgaste de tres períodos de gobierno consecutivos. “Algo que no puede evitarse jamás. Si a esto le sumamos lo que era la campaña ‘picasesos’ de los medios de comunicación…”.

Así fue que Cristina aseguro haber pensado que el presidente Mauricio Macri, con ese nivel de desendeudamiento “los medios de comunicación a favor y el changüí que tiene un gobierno nuevo, tenés que ser muy malo para chocarla toda. Y bueno… La chocaron toda, o están haciendo lo que vinieron a hacer. Es una discusión que no tengo saldada”.

Afirmó que “el desastre está hecho y a esto hay que salir a ponerle pecho y salir a decir que una Argentina mejor es posible”. Según Cristina, “la sociedad tendrá que hacer su introspección sobre Macri”, y disparó luego: “Han envenenado a la gente. El problema es cómo trabajaron sobre las mentes y los corazones de tanta gente, pero creo que es hora de analizar con mucha esperanza. Porque sinceramente no creo que las sociedades se suiciden, no puedo pensar que la gente pueda siquiera imaginar 4 años más con estas políticas, 4 años más yendo al supermercado con estos precios, cargando la nafta que aumenta siempre, con tarifas que ahora están contenidas porque hay elecciones…”.

“Tampoco me pone feliz tener estas expectativas, porque es a partir del maltrato y lo mal que la está pasando la gente, pero estoy convencida de que la gente este maltrato no lo va a seguir tolerando, que va a querer que la traten bien”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password