Feliz cumpleaños Sindicato de Amas de Casa de la República Argentina

Por Pimpi Colombo. La titular del SACRA cuenta en primera persona los inicios de esa organización.

Era agosto de 1984. Hacía casi un año y medio que recorríamos las provincias argentinas invitando a nuestras compañeras a poner en acto la lucha que había quedado inconclusa tras la muerte de Eva Perón: “conquistar el reconocimiento del valor social y económico del trabajo doméstico a través del pago de jubilación y obra social a las amas de casa” y para eso habíamos dado el puntapié inicial en Tucumán el 12 de marzo de 1983, fundando el Sindicato de Amas de Casa.

A esa altura, se habían sumado las compañeras de Misiones, de Rosario, de la Capital Federal, de Salta, de Catamarca, de la Provincia de Buenos Aires, de Córdoba, entre otras. Y sobre todo, habíamos iniciado un camino maravilloso de contacto con miles y miles de amas de casa que nos recibían con los brazos abiertos, llenas de esperanzas, contentas de que, por primera vez, se pusiera en valor la tarea que cada día, convertía cada casa en un hogar.

El encuentro se hizo en el Hotel de la Federación de Luz y Fuerza, en la Avenida Callao casi Las Heras, nuestro traslado era posible porque el partido de Abelardo Ramos nos facilitaba los pases para viajar y hacer reuniones, el lugar nos lo habían facilitado los compañeros de LyF de Tucumán, lo demás lo arreglábamos alojándonos en las casas de las compañeras. Cada cosa era un obstáculo a sortear, el peor fue la amenaza de paro de los tripulantes de Aerolíneas, pero finalmente pudieron negociar y nosotras logramos viajar.

Ese sábado 18 de agosto de 1984 casi un centenar de mujeres, principalmente jóvenes de aproximadamente 30 años, nos reunimos para aprobar la constitución nacional de nuestro sindicado, su declaración de principios y formular su estatuto. Un año después, la Inspección de Justicia nos otorgó la personería jurídica con derecho a actuar en todo el país y comenzamos laboriosamente a crecer, provincia por provincia, ciudad por ciudad, barrio por barrio.

Con el lema “Señora no diga más yo no trabajo, diga SOY AMA DE CASA”, pusimos en marcha una reivindicación revolucionaria del trabajo que realizamos la enorme mayoría de las mujeres.

Treinta y cinco años después tenemos muchos logros para mostrar y sentirnos orgullosas, y también tenemos en claro la enorme tarea que todavía nos falta para que una Patria Justa, Libre y Soberana se concrete en la equidad de mujeres y varones, en la inclusión de una cultura de trabajo donde hayamos erradicado las supuestas jerarquías que colocaron al trabajo doméstico en una condición de “no trabajo”.

En estos años pudimos conquistar leyes provinciales de jubilación, la organización de nuestro SACRA en 18 provincias argentinas, la puesta en marcha de una Obra Social sindical que es OSSACRA y que ya está desarrollada en 13 provincias argentinas, cubrimos experiencias de autonomía económica de las mujeres a través de múltiples acciones de promoción de emprendimientos productivos urbanos y rurales, nos enorgullece tener en cada sede funcionando los programas para terminar la escuela primaria y secundaria.

Fuimos parte de las transformaciones sociales que implicó la moratoria previsional que impulsó Néstor Kirchner y permitiera incluir casi 3 millones de trabajadoras y trabajadores en el derecho a la jubilación, porque principalmente se destacó el hecho de que más del 80% de esas personas jubiladas fueron mujeres.

Acompañamos la puesta en marcha de esa ampliación del derecho al salario familiar que implicó la Asignación Universal por Hijo y sobre todo saludamos la decisión de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner de que fuera cobrado por las madres. Primera aproximación al sueño de Evita de que cada mujer al casarse debía recibir un ingreso que valorizara su tarea de constituir un hogar. Propusimos y defendemos que todos los salarios familiares por hijo sean cobrados por las mujeres: hacemos la tarea, tenemos la responsabilidad, debemos tener la posibilidad de administrar los ingresos con independencia.

Cuando se puso en marcha el programa Ellas Hacen, hoy conocido como Hacemos Futuro Juntas, fuimos barrio por barrio a buscar a esas compañeras, para invitarlas a pertenecer a la obra social pensada por mujeres para las familias argentinas.

Cada política de inclusión nos ha encontrado trabajando para que, construyendo esa identidad colectiva que es la de las amas de casa en su sindicato, podamos crecer juntas, solidariamente. Hemos puesto el mojón en cada caso para que la sociedad argentina comprenda que sólo podremos erradicar la violencia de género si construimos una convivencia de respeto, equitativa entre varones y mujeres y que garantice, valorizando el trabajo doméstico, que todas las mujeres podamos acceder a la autonomía económica.

Hoy nos enorgullece que por fin nuestra prédica empieza a tener una repercusión social importante: hemos logrado que se prorrogue por tres años la moratoria previsional y trabajamos para que todas las amas de casa la puedan utilizar, valoramos que la discusión sobre economía del cuidado ponga luz sobre lo que ocurre en los hogares y perseveramos en destacar que hay una “actora social” que protagoniza esa realidad y es el AMA DE CASA, nos enorgullece que muchas compañeras en distintas provincias asumen y asumimos responsabilidades políticas a las que enriquecemos con este compromiso colectivo desde nuestra pertenencia al SACRA.

Y finalmente, antes de desear el feliz cumpleaños compañeras, y sigamos adelante, como siempre, más que siempre, porque la Patria nos lo demanda y las amas de casa lo necesitamos, quiero decir que también siento un gran orgullo de decir que aquellas jóvenes de 1984 hoy somos el núcleo de la conducción de nuestro sindicato, que seguimos juntas y que con nosotras hay una gran cantidad de jóvenes compañeras que retoman nuestra lucha y la enriquecen con su energía juvenil.

Evita, como vos soñaste, hemos tomado tu nombre y, con todas las mujeres argentinas, vamos a llevarlo como bandera a la victoria; por Salario, Jubilación, Obra Social y Sindicato para las Amas de Casa.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password