Especialistas debatieron sobre la atenuación del presidencialismo en la Constitución de 1994

En el marco del 25° aniversario de la reforma de la Carta Magna, abogados disertaron en la Cámara alta en un panel moderado por el senador Dalmacio Mera.

En el marco de las actividades que se realizan esta semana en el Congreso en conmemoración de los 25 años de la reforma constitucional de 1994, especialistas disertaron en el Senado sobre la atenuación del presidencialismo.

Fue durante un encuentro que se realizó en el Salón Eva Perón y que estuvo moderado por el senador justicialista Dalmacio Mera. Allí, el abogado Roberto Gargarella sostuvo que “sin dudas la Constitución argentina del ‘94 mejoró indudablemente lo que era la Constitución de 1853, en aspectos centrales como derechos y en el intento de moderar el presidencialismo”.

Para el sociólogo, hubo un avance muy importante en lo que respecta los derechos humanos, pero un “avance incipiente, moderado, en materia de atender los dramas generados por el hiper-presidencialismo y la inestabilidad política”.

Por su parte, el abogado constitucionalista Ricardo Gil Lavedra consideró que la reforma del ’94 fue “la más legítima que ha tenido la Argentina”. También destacó “la incorporación de los tratados internacionales en materia de derechos humanos; el habeas corpus; el amparo; y la cuestión del federalismo”.

Sin embargo, sobre la atenuación del presidencialismo expresó que “hoy en día nadie duda que este aspecto de la reforma no ha tenido éxito”, ya que en su origen “no hubo un consenso pleno, auténtico, sincero, entre los partidos políticos que establecieron los acuerdos necesarios para la reforma”.

Por eso, el exlegislador y exministro de Justicia dijo que se originó una “redacción defectuosa” y, en lo que respecta a la incorporación del jefe de Gabinete, hay una redacción “ambigua y confusa”. “Además, luego de sancionado, la práctica, la doctrina y también las propias conductas del Congreso de la Nación y Ejecutivo, terminaron de vaciar la figura” de este cargo, indicó.

A su turno, el abogado Alberto García Lema destacó que desde la reforma del ’94 “no ha habido ninguna amenaza más importante de acudir a las armas como manera de dirimir los conflictos políticos que existen en Argentina. Las grietas culturales, políticas, económicas o sociales pueden existir, pero se debaten y resuelven en las urnas y en los gobiernos que surgen de las urnas”.

“No existe más la alternativa de la violencia política como una amenaza al conjunto del sistema y me parece que no es poca cosa”, enfatizó.

En cuanto a la temática del panel, el especialista recordó que “el justicialismo era fundamentalmente presidencialista y atendió una intención del radicalismo, siendo entonces los dos principales partidos del país, para generar algún camino de encuentro”.

“El justicialismo aceptó que la figura central de todo el sistema no es el presidente, por lo menos lo aceptó en las normas”, apuntó y enumeró el “mayor poder que se otorgó al Parlamento; el incremento del rol de la oposición en el Senado al incluir un senador por la minoría; establecer una reducción del mandato presidencial” y el balotaje, entre otros aspectos.

Foto: Twitter Dalmacio Mera

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password