Los primeros objetivos del nuevo ministro de Economía

Giro del Gobierno al buscar con Lacunza diálogo y consenso para concretar una transición ordenada.

Teniendo en cuenta el tembladeral que se despertó en los mercados tras el triunfo kirchnerista en las elecciones primarias, el Gobierno resolvió dar un profundo giro en su estrategia económica y de diálogo político, con el nombramiento de Hernán Lacunza en reemplazo de Nicolás Dujovne al frente de Hacienda y con algunas decisiones que se están analizando para darle más tranquilidad al período de transición hasta las elecciones de 27 de octubre.

Según comentaron fuentes del nuevo gabinete económico, el objetivo central en este momento es estabilizar definitivamente el dólar, ubicándolo en valores que podrían oscilar entre los 55 pesos y no más allá de los 61 pesos.

“Este tipo de dólar está considerablemente por encima del punto de equilibrio e incluso a resguardo de la evolución de la inflación, que va a ser más alta en agosto y septiembre”, resaltó uno de los integrantes del gabinete económico.

El equipo de Lacunza, según comentaron las mismas fuentes, estuvo analizando en detalle los números fiscales y el impacto de la serie de medidas anunciadas por el presidente Mauricio Macri en los últimos días.

Las mismas fuentes comentaron que el impacto global de esas medidas sería de 120.000 millones de pesos, lo cual estaría cerca del punto de equilibrio de las cuentas públicas, considerando que hasta el momento hubo un superávit primario del 0,2 por ciento.

En la última meta renegociada con el FMI se estableció un “permitido” de un déficit mínimo para todo el año del 0,5 por ciento, con lo cual, según admiten en Hacienda aún hay algún margen para seguir adoptando algunas medidas que puedan darle más impulso al nivel de actividad económica y también generar condiciones de mayor estabilidad.

Una de esas medidas que se analiza es la posibilidad que el Gobierno pudiera plantear una recompra de alguna de la serie de bonos de corto plazo, lo cual implicaría una fuerte reducción en la tasa de riesgo país.

En el equipo de Lacunza considera que si se atenúa el nivel inflacionario, más las medidas que se han adoptado y que le darían un cierto impulso a determinadas actividades económicas y un balance fiscal dentro de lo programado con el FMI le daría margen para llevar adelante la idea de la recompra de algunos títulos.

“Tenemos que volver a tener niveles de riesgo país ante de las PASO, es decir entre 800 y 750 puntos básicos y no 1.800 o 1.900 como es ahora. Eso es necesario, no porque salgamos a tomar deuda del mercado, sino porque sería un referente concreto que afianzaría más la estabilidad cambiaria que queremos lograr”, puntualizó otra fuente.

Y justamente para dar señales políticas concretas, Lacunza se ha ido reuniendo en los últimos días con los referentes económicos de los principales partidos de oposición y en general el nivel de diálogo y coincidencia con el diagnóstico contribuyeron un poco a descomprimir la “locura”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password