Cuatro meses sin sesiones en la Cámara joven provincial

La Cámara de Diputados bonaerense cumplió cuatro meses sin sesionar, un hecho inédito desde la vuelta de la democracia en 1983.

La Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires cumplió cuatro meses sin sesionar, un hecho inédito desde la vuelta de la democracia en 1983.

El año 2019 se encamina a ser, con apenas tres sesiones, el peor año en materia de trabajo parlamentario, superando a los dos períodos anteriores, donde se registraron solo nueve encuentros.

La Cámara baja quedó paralizada luego de que su presidente, Manuel Mosca, pidiera licencia en su cargo tras ser denunciado por acoso sexual. El 9 de mayo pasado el Cuerpo aceptó su pedido, y desde entonces el recinto no se volvió a abrir.

Según datos de la Secretaría Legislativa, que lleva el registro de sesiones de la Cámara, este “apagón legislativo” es el más prolongado desde la vuelta de la democracia en 1983.

Muy atrás quedaron los 79 días sin sesiones registrados en 2005, año en el que, pese a ello, hubo 16 encuentros.

Como siempre en los años electorales, el ritmo legislativo decae notablemente. Sin embargo, ahora esto se vio acrecentado por la situación institucional disparada a partir de la situación de Mosca.

No hay dudas que la cuestión institucional es un factor extra que profundiza la paralización, más allá de la definición política que se esbozó en los comienzos de la gestión del bolivarense, “esta será una Cámara que se caracterice por lo que no hizo más que por lo que hizo”, deslizaron a comienzo de 2017, luego de los desencuentros de 2016.

De alguna forma se está cumpliendo la premisa que, básicamente hacía referencia a la precariedad del acuerdo político alcanzado desde el arranque del periodo legislativo con un oficialismo que nunca tuvo quorum propio no control cabal del recinto.

Así las cosas, con apenas tres encuentros en casi siete meses, 2019 se encamina a ser el año con menos sesiones desde 1983.

A este ritmo, superaría el récord que, llamativamente o no, registran los dos períodos anteriores, cuando apenas hubo nueve convocatorias. De este modo, los legisladores que asumieron tras las elecciones de 2017 se sentaron en sus bancas tan solo 15 veces, incluyendo tres encuentros en diciembre de ese mismo año, a raíz de una conflictiva negociación por el Presupuesto.

El año con más encuentros registrados, de acuerdo a los datos de la Secretaría Legislativa, fue 1984, con 43 reuniones. En tanto, en 1986, 1988 y 1990 hubo 34 sesiones. Quienes terminan su mandato este año, por su parte, tuvieron hasta ahora 35 encuentros.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password