Y un día aparecieron las FARC

Por Jorge Luis Vidal. El especialista en Gestión Pública de la Seguridad señala el fallecimiento de un argentino, miembro del grupo guerrillero en Bolivia, y advierte la posibilidad de despliegues planificados.

En horas recientes, supimos que una de las víctimas de lo que está sucediendo en Bolivia es un argentino, quien fue herido de gravedad en las refriegas entre uno y otro lado de los simpatizantes de el expresidente Evo Morales. Facundo Molares Schoenfeld se llama este individuo, a quien identifican como alias Camilo.

Este Facundo, es el mismo que en disidencia con la cúpula de las FARC en Colombia, por los acuerdos de paz, desapareció de los ojos de la justicia de algunos de sus compañeros de armas para reaparecer ahora en Bolivia. Este Facundo no es cualquier persona, y no fue solo un “soldadito” de las FARC. Este Facundo, alias Camilo, fue el Jefe Político de la columna móvil “Teófilo Forero”, desde donde trabajo en la infiltración de guerrilla en universidades y protestas con violencia en Bogotá, capital de Colombia. Su puesto también lo destacaba como tercero al mando de esa columna de hombres bien armados y pertrechados.

Es aquí donde debemos preguntarnos si se trata de un “lobo solitario”, escindido de la organización, o estamos ante un despliegue planificado. Y si esto último fuera el caso, con los recientes desmanes que se observaron en países como Ecuador, y los limítrofes Chile y Bolivia, deberíamos buscar puntos en común y entender qué o quienes organizan y se benefician del ejercicio profesional de la violencia.

No señalo que las causas sean las mismas en todos estos países. Tampoco dejo de lado que la respuesta de los gobernantes de turno, muchas veces equivocadas, provocaron la ira de ciertas partes de la población. Sin embargo, resulta sintomático que en distintos países, ante el inicio de movilizaciones masivas con sesgo pacífico, en ciertos momentos los desmanes alcancen una envergadura inusitada. ¿Pura casualidad?

Volvamos por un momento a “Camilo, este ideólogo argentino de las FARC, ya que parte de su columna entregó las armas que le pertenecieron en la zona del Putumayo Colombiano, más exactamente en la vereda de La Carmelita. Allí se registró con la delegación de Naciones Unidas, pero de ahí en más, todo un misterio… hasta ahora.

Su jefe directo en esa columna guerrillera fue alias “el paisa”, aquel que hace unos meses integró el triunvirato que dijo retomar las armas de las FARC y volver a la lucha armada, y que junto a Iván Marques y al exdiputado Jesús Santrich leyeron el comunicado respectivo ante los medios de prensa. Él, Facundo, no es cualquier persona….

En Argentina sufrimos por varios años después de la dictadura militar, a quienes se convirtieron en “mano de obra desocupada” delictiva, que a través de sus vínculos con las fuerzas militares y de seguridad, organizaron grandes robos, secuestros extorsivos, redes de piratería del asfalto, entre otros.

Ahora vemos que algunos de quienes pertenecieron a las FARC, deambulan por países vecinos ejerciendo sus malos aprendizajes. Ya lo anuncié previamente, “ya están aquí…”, y así es. Ya están aquí apoyando con armamento, ideología e instrucción al EPP (Ejercito Popular Paraguayo), el PCC (Primer Comando de la Capital) de Brasil, al CV (Comando Vermelho) Brasil, sin contar los negocios de narco la guerrilla que los mantienen unidos. ¿Cuánto falta para que desplieguen sus enseñanzas entre nuestros narcos vernáculos?

Como siempre, estemos atentos. Si nos descuidamos, no podremos hacerles frente. Lo que sucederá mañana, ya está ocurriendo hoy.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password