La Legislatura debatió sobre la violencia en la infancia y adolescencia

Gracias a una iniciativa impulsada por el diputado Leandro Santoro (FdT), especialistas en materia de Derechos Humanos participaron de una jornada de debate sobre los avances y cuentas pendientes sobre derechos de la infancia y la violencia que estos sufren.

La Legislatura porteña realizó una jornada de debate sobre la “La Convención sobre los Derechos del Niño”, en la que especialistas en materia de Derechos Humanos analizaron los avances y cuentas pendientes sobre los derechos reconocidos para los seres humanos menores de 18 años y las violencias que estos sufren. La conferencia había sido impulsada por el diputado del FdT Leandro Santoro.

De esa manera participaron de ese panel de debate la presidenta de la asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela De Carlotto; la abogada especialista en Derechos Humanos y de Familia, Nelly Minyersky; la directora ejecutiva del Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CASACIDN), Nora Schulman; y, el abogado y Magister en Derechos Humanos, Claudio Espósito.

Durante el acto, Minyersky afirmó que “la escucha del niño es algo que tenemos que construir” y recordó que la Convención “es el tratado que ha sido más firmado por países, pero que más violaciones ha tenido”, ya que muchos niños sufren hambre en el mundo, como en Argentina.

Además reflexionó sobre “la Educación Sexual Integral, que no es reclamada” y afirmó que “así como las mujeres se están empoderando, los niños también deben hacerlo”; al mismo tiempo que valoró el Código Civil de 2015, que “nos trajo un nuevo modelo de familia”.

Por su parte Schulman contó la gravedad que significa que una niña sea abusada, al señalar que “cuando es violada y la obligan a tener un hijo, no es escuchada”, además de citar diversos casos ocurridos en distintos puntos del país.

Mientras que De Carlotto precisó que “las situaciones aberrantes que escuchamos” ya que se basan en la total “falta de respeto a los niños” y recordó su época como docente en Brandsen en la década de 1950, donde daba clases a “chicos sin recursos” y que “estas cosas ya pasaban” y quedaba muchas veces en el silencio, que era una forma de justificarlo. La diferencia es que “ahora hay una respuesta social interesada en contra del ocultamiento”.

Finalmente Espósito le cedió la palabra a Lautaro, un adolescente de 15 años que posee una discapacidad, quien afirmó que “los niños participan poco de las políticas públicas que les conciernen, ya que los funcionarios y políticos casi no nos convocan y entonces no podemos ser escuchados”.

FOTO: Comunicado Legislatura porteña

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password