Abrevaya pidió que la “Ley de Talleres Domiciliarios” se extienda a todo el país

El legislador del GEN revalorizó la sanción de esa normativa y explicó que a través de la misma “miles de trabajadores independientes pueden legalizar sus tareas y productos”. Al mismo tiempo que abogó por una ley nacional que regule la actividad de los emprendedores.

A casi un mes de su sanción, el diputado porteño del GEN Sergio Abrevaya destacó la implementación de la “Ley de Talleres Domiciliarios” en la Ciudad de Buenos Aires y pidió que dicha norma se extienda a nivel nacional, a fin de regular la actividad de los emprendedores y “legalizar sus tareas y productos”.

En ese sentido, Abrevaya indicó que dicha normativa “es una herramienta importante para que miles de trabajadores independientes puedan legalizar sus tareas y productos, para una mejor inserción en los mercados, tener su jubilación y un espacio de trabajo seguro para ellos y para sus empleados” y destacó que la misma da “un marco para legalizar el domicilio como espacio para producir bienes y servicios de manera legal; mucho se ha hablado de las empresas de garage, pero para eso hay que poder habilitar el garage para que la actividad sea legal”.

“En los países con salarios bajos, las producciones se realizan en grandes factorías con cientos de personas haciendo tareas repetitivas; recordamos el derrumbe en Bangladesh de una fábrica que dejo mil muertos y dos mil heridos. Pero en los países con salarios altos, la forma de producir es en pequeñas unidades de negocio, que se entrelazan entre sí para hacer productos para las grandes marcas de indumentaria; por ejemplo, Italia tiene una Ley de Artesanato que no es muy diferente a la Ley de Talleres implementada en CABA”, añadió.

Sobre esa misma línea, el legislador explicó que la implementación de esta normativa “permitirá que si alguien sabe hacer tortas y las quiere hacer en forma comercial y venderlas en las confiterías del barrio, lo podrá hacer habilitando su cocina y teniendo las normas de higiene correspondientes para que todos se sientan seguros” e insistió en que “reparar computadoras o teléfonos celulares, coser ropa a medida, hornear galletitas personalizadas, tener una tapicería, taller de carteras o aparado de calzado son algunas de las tantas actividades que pueden desarrollarse”.

“Ahora es necesaria una ley nacional para estos emprendimientos, donde las relaciones laborales no son de un empresario a un trabajador, sino que son entre trabajadores, donde haya un sistema simplificado para el pago de las cargas sociales, más parecido al del trabajo domiciliario que a la de una gran empresa, siempre manteniendo los derechos del trabajador y el trabajo dentro del convenio que le corresponde”, concluyó.

FOTO: tourf.com.ar

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password